Cantabria, una comunidad pionera en la gestión de sus aguas residuales

196
0
196
  • Miguel Ángel Palacio señala el control de costes como un objetivo "fundamental" en la prestación de este servicio

La directora de Aguas de la empresa pública MARE, Mónica Mallavia, ha destacado este lunes que Cantabria es una comunidad autonóma "pionera" en la gestión de sus aguas residuales, especialmente, desde el punto de vista de la innovación, el desarrollo y la investigación, consiguiendo "importantes" avances en los parámetros de eficiencia y calidad.

Mallavia es la directora del seminario 'Desarrollo sostenible y aguas residuales: experiencias y nuevos retos en la gestión del agua', que hasta el próximo viernes acoge la sede de los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) de El Torco, en Suances, con la participación de 37 alumnos.

Durante la inauguración, a la que asistió el director general de Medio Ambiente, Miguel Ángel Palacio, y la directora de la sede de El Torco, Ana Andrés, la responsable de Aguas de MARE resaltó que, en los últimos años, se ha conseguido dotar a Cantabria de "todos" los certificados de calidad, como la ISO 9000 para todas las plantas de depuración de la región de más de 5.000 habitantes.

Destacó de forma especial una nueva certificación nacional, obtenida en los últimos meses y que concede el grupo Aenor en Gestión de Riesgos, que sitúa a MARE "como la primera empresa en la región con este tipo de certificado y la cuarta a nivel europeo", según Mallavia.

El control de costes es un objetivo fundamental en la prestación del servicio de saneamiento de aguas residuales

La experta destacó también el proyecto 'Mejores valores', una iniciativa de responsabilidad social humanitaria para, de forma conjunta con operadores del sector público y privado, "afianzarnos" en qué personas en exclusión social, sin recursos o aisladas de un sistema de saneamiento "puedan tener las mismas posibilidades que las que viven en la ciudad o tienen recursos económicos".

Asimismo, puso en valor un proyecto "pionero" en el que trabaja MARE en la actualidad y que permite generar energía eléctrica a partir del residuo que se obtiene del agua y que posibilita reducir el 40 por ciento el coste de energía total que supone para el ciudadano y para Cantabria la gestión del saneamiento en la región.

Otro de los ámbitos por los que la comunidad autónoma destaca en gestión de aguas residuales, según Mallavia, tiene que ver con el aprovechamiento del agua limpia o de lluvia, de manera que se ha conseguido reducir, de un 40 o 50 por ciento de este tipo de aguas que eran depuradas a pesar de tener suficiente calidad, a un 15 o 20 por ciento, actualmente.

Gracias a "pequeñas inversiones", explicó, se ha pasado de tratar alrededor de 105.000 millones de metros cúbicos al año de agua residual, en 30 instalaciones de saneamiento y depuración, a hacerlo por debajo de los 100.000 millones de metros cúbicos en 90 instalaciones, algo que se ha logrado porque "estamos eliminando las aguas limpias o blancas de la red y estamos intentando incorporar, únicamente, las aguas residuales contaminadas".

Además, la directora de Aguas de MARE se refirió a la creación de una plataforma de control de vertidos, que estará terminada para el año 2016, que permitirá identificar "a tiempo real" cualquier problema o incidencia que pueda ocurrir en la red de saneamiento cántabra, "yendo al origen y evitando complicaciones que puedan llegar a ella, ya en el tratamiento final".

Para el futuro más inmediato, Mallavia apuntó la consecución del último certificado que "les queda" por obtener en lo que a sistema de gestión se refiere, que es el que acredita eficiencia energética.

Al respecto, destacó los ahorros conseguidos de más de 9 millones de euros en gestión del saneamiento de aguas residuales, aunque matizó que ahora "quieren ese certificado que les ayude a mejorar" en este ámbito.

Control de costes

Por su parte, el director general de Medio Ambiente, Miguel Ángel Palacio, apuntó al control de costes como un objetivo "fundamental" en la prestación del servicio de saneamiento de aguas residuales.

A este propósito, Palacio sumó la evaluación del coste del servicio, la identificación con "claridad" de los proyectos que son "urgentes" y "no pueden esperar" y el mantenimiento del rigor en la planificación "que exista o que se pueda hacer" y, como objetivos "permanentes", indicó la mejora del marco legal, del control de costes y de las condiciones laborales de los trabajadores.

Para el director general de Medio Ambiente, el acceso al agua es "un derecho humano fundamental" que, en su opinión, debe gestionarse como un derecho público, dado que, dijo, "el agua es un bien común que forma parte del patrimonio social, natural y cultural", cuya gestión, además de atender los criterios del mercado, debe tener en cuenta la situación social actua

Comentarios