Rivas dispondrá de una red de conducción de agua reutilizada para regar parques y jardines

74
0
74
  • Rivas dispondrá red conducción agua reutilizada regar parques y jardines
    Rivas (Wikipedia/CC).
  • Canal de Isabel II Gestión construye una canalización de 50 km y las obras durarán dos años y costarán 30 millones

La localidad de Rivas contará con una extensa estructura de canalización de aguar reutilizada que facilitará a Rivamadrid, empresa municipal, el riego de parques y jardines de la localidad sin emplear la red general.

Según expone el Ayuntamiento en un comunicado, la "ventaja medioambiental" de esta medida es que la localidad dejará de consumir agua potable para el riego, dándole así una "segunda vida al líquido elemento". También se producirá un importante ahorro económico ya que el coste, en este caso, es notablemente inferior al que genera el agua de uso domestico.

Las obras de canalización, que implican crear una red de transporte y distribución de 50 kilómetros, las está realizando desde finales de noviembre el Canal de Isabel II Gestión, entidad regional responsable del suministro en la Comunidad de Madrid. Los trabajos suponen una inversión de 30 millones de euros y la duración prevista es de dos años.

En las zonas urbanas de nuevo desarrollo ya existe una red exclusiva de riego, por lo que la nueva canalización sólo se construye en las zonas más antiguas del municipio, pues el agua reciclada no puede compartir tubería con el agua potable de consumo.

El agua reutilizada procederá de la depuradora sur-oriental situada en Rivas, en el Parque Regional del Sureste. Desde allí se transportará a un depósito que se está construyendo en el cerro del Telégrafo, el punto más alto de la localidad en territorio urbano, desde donde se distribuirá por las nuevas canalizaciones a todo el municipio.

Esta instalación permanecerá semienterrada para minimizar el impacto ambiental, con terraplenes que recuperarán la topografía original del paisaje y que serán repoblados por la empresa constructora.

La ejecución del proyecto cuenta con la aprobación del Ayuntamiento ripense que, basándose en un estudio de impacto ambiental, adaptó el proyecto para minimizar el impacto en el entorno.

Comentarios