La pérdidas por las sequía en Alicante ascienden a 80 millones de euros, según La Unió

42
0

La Unió de Llauradors i Ramaders ha cifrado este martes en 80 millones las pérdidas por la sequía y la falta de precipitaciones en el campo de la provincia de Alicante, una cifra que "ha superado las previsiones", según ha indicado el secretario comarcal de La Unió en El Comtat, Gonzalo Cots.

En un comunicado, ha apuntado asimismo que "existen otras muchas pérdidas no cuantificables y se ha mantenido el fuerte déficit de lluvias durante los últimos meses".

Cots ha indicado que, ante esta situación, "los productos no han podido desarrollarse en plenitud y han registrado, en términos generales, un menor calibre del que se esperaba", de modo que "las producciones han bajado notablemente", al igual que los precios.

Asimismo, existen otras muchas pérdidas no cuantificables

La Unió alerta de que "una amplia mayoría" de cultivos de la provincia "se encuentra en estado crítico" y que, mientras que las comarcas del norte, como La Vall de la Gallinera (Marina Alta) o Confrides (Marina Baixa), han acumulado 400 litros por metro cuadrado, en las áreas de Elche, Orihuela o Novelda apenas se han rozado los 60.

Por cultivos, el cereal presenta una situación "desastrosa desde hace meses" y en el interior norte de Alicante "se ha recogido un 20 por ciento de la cifra habitual, entre 600 y 1000 kilogramos por hectárea" por la mayor incidencia de las lluvias, pero en el resto no se ha recogido, y los precios "se han quedado lejos de lo que se esperaba".

El olivar "ha registrado una enorme disminución en la producción" y, según Cots, los árboles "se encuentran a mitad de su ciclo y tienen su desarrollo vegetativo parado", y lo que más preocupa a los agricultores es el "futuro comprometido" de este cultivo, ya que el olivo "a duras penas puede ya mantener el fruto, que presenta un tamaño reducido".

A su vez, el almendro mantiene un estado similar y, en secano, su producción ha disminuido "entre un 50 y un 60 por ciento, con un rendimiento mínimo", aunque "mantienen un buen precio debido a la calidad óptima de la almendra española en relación a la americana".

En cuanto a la uva de mesa, presenta "precios ruinosos, de hace 30 años", por las pérdidas registradas tanto en las variedades tempranas de las zonas de regadío, de un 50 por ciento, como el 65 por ciento menos de producción en variedades tardías y de secano.

Los frutales del interior de la provincia, como el melocotón, presentan "producto de menor calibre y bajadas de precio de un 20 por ciento con respecto a años anteriores", aunque los de montaña "han mantenido una producción similar con respecto a otras cosechas".

Desde La Unió indican que "el predominio y la persistencia de fuertes vientos de poniente han contribuido a la evaporación de la poca agua de lluvia que había en el suelo y han ayudado a que la tierra esté aún más seca" para estos cultivos de secano, por lo que muchas áreas "perderán algunas de sus plantaciones o, al menos, parte de ellas" y "ya no podrán recuperarse".

Exigencia de ayudas a las instituciones

Ante las repercusiones que tiene la sequía "tanto para las zonas de secano como para las de regadío", La Unió ha exigido a las administraciones públicas competentes la "ayuda necesaria para que los agricultores alicantinos puedan continuar con su labor profesional".

Entre los gastos que deben afrontar los agricultores, La Unió ha apuntado que "se ha producido una disminución del nivel de los acuíferos y una salinización de los pozos de riego en las zonas litorales, un aumento de las plagas, el incremento de los riegos y el consiguiente aumento del coste energético".

Comentarios