¿Cómo luchar contra el cambio climático?

203
4
  • ¿Cómo luchar cambio climático?

Sobre la Entidad

Fundación Aquae
Fundación Aquae quiere ser centro de referencia, nacional e internacional, en torno al agua. 

Estos días se celebra en Bonn la COP23 o Cumbre del Clima de la ONU. Gobernantes, técnicos y expertos debaten sobre cómo frenar el cambio climático. Nosotros también podemos contribuir llevando a nuestra vida cotidiana los siguientes consejos:

1. Reduce emisiones

Usa menos el coche privado. Siempre que puedas utiliza medios de transporte sostenibles como la bicicleta o usa más el transporte público. Ante largas distancias, lo más sostenible es el tren, por encima del avión, causante de gran parte de las emisiones de CO2 emitidas a la atmósfera. Si tienes que utilizar el coche recuerda que cada kilómetro que aumentas la velocidad aumenta considerablemente el CO2 y el gasto. Cada litro de combustible que consume el coche supone unos 2,5 kilos de CO2 emitidos a la atmósfera.

2. Ahorra energía

No dejes el televisor y el ordenador nunca en stand by. Un televisor que permanece encendido durante tres horas al día (la media que los europeos ven la tele) y en stand-by las 21 horas restantes consumirá un 40 por ciento de la energía total en el modo de espera.

No dejes el cargador de tu móvil enchufado todo el tiempo, aunque no esté conectado al teléfono, porque seguirá consumiendo electricidad.

Ajusta siempre el termostato, tanto para la calefacción como para el aire acondicionado.

3. Vigila los electrodomésticos

Reclama que se tomen medidas hacia una vida más sostenible y que están en manos de los responsables políticos

Tapar la cazuela mientras cocinas es un modo de ahorrar mucha energía. Aún mejor son las ollas a presión y las vaporeras, que ahorran un 70 por ciento de energía. Usa la lavadora y el lavavajillas sólo cuando estén llenos. Si no lo están, usa programas económicos. No hace falta poner una temperatura alta, hoy los detergentes son eficaces incluso cuando es baja. Recuerda que si el frigorífico y el congelador están cerca de los fuegos o de la caldera, consumirán mucha más energía. Si éstos son viejos, descongélalos periódicamente. Los nuevos tienen ciclos automáticos de descongelación y son casi dos veces más eficientes. No pongas en la nevera alimentos calientes o templados: ahorrarás energía si dejas que se enfríen primero.

4. Cambia las bombillas

Reemplazar una bombilla tradicional por una de bajo consumo ahorra más de 45 kilogramos de dióxido de carbono al año. Cierto que la segunda es más cara, pero resulta más económica a lo largo de su vida. Una sola de ellas puede reducir hasta 60 euros los gastos de electricidad, según la Comisión Europea.

5. Pon en práctica las 3 ‘R’ de la sostenibilidad

Reduce: consume menos, de manera más eficiente. Reutiliza: aprovéchate de los mercados de segunda mano, para dar otraoportunidad a aquello que ya no usas o hacerte con algo que necesitas y que otra persona ha desechado. Ahorrarás dinero y conseguirás reducir el consumo. Practica también el intercambio. Recicla: envases, residuos electrónicos, etc. ¿Sabes que puedes ahorrar más de 730 kilos de CO2 al año sólo con reciclar la mitad de la basura que se genera en el hogar?

6. Evita mucho embalaje

Escoge productos con poco envase: una botella de 1,5 litros genera menos residuos que tres de medio litro. En la compra usa bolsas reutilizables. Evita las toallitas húmedas y de papel. Puedes evitar la emisión de 1.100 kilos de CO2 si reduces tu basura un 10 por ciento.

7. La dieta, mejor baja en carbono

Una dieta baja en carbono supone consumir de manera más inteligente. Reduce el consumo de carnes (la ganadería es uno de los mayores contaminantes de la atmósfera) y aumenta el de frutas, verduras y hortalizas. Compra productos de proximidad y de temporada: lee el etiquetado y consume aquellos que tengan un origen cercano, evitando las importaciones que suponen emisiones extra por el transporte. Consume también productos de temporada, para evitar otros modos de producción menos sostenibles. Intenta consumir más productos bio, ya que en su producción se usan menos pesticidas y otros químicos.

8. Actúa contra la pérdida de bosques

En la medida en la que puedas, evita lo que provoque riesgos de incendio. Si tienes que comprar madera, apuesta por aquella con certificación o sello que asegure su origen sostenible.
Planta un árbol. Cada árbol puede absorber hasta una tonelada de CO2.

9. Menos agua caliente

Es necesaria una gran cantidad de energía para calentar agua. Instala un regulador de caudal del agua en la ducha y evitarás la emisión de más de 100 kilos de dióxido de carbono al año. Lava con agua fría o tibia y ahorrarás 150 kilos de CO2. Ahorras agua caliente y gastas cuatro veces menos energía si en vez de un baño te das una ducha. Cierra el grifo mientras te lavas los dientes. Asegúrate de que tus grifos no gotean: el goteo de uno puede hacer perder en un mes el agua suficiente para llenar una bañera.

10. Exige a los gobiernos

Reclama que se tomen medidas hacia una vida más sostenible y que están en manos de los responsables políticos: promover las energías renovables, regular medidas como un correcto etiquetado de productos, promover un transporte público más sostenible, incentivar el uso de la bicicleta y otros transportes no contaminantes en ciudad, gestionar correctamente los residuos, etc.

Comentarios