Continúan los trabajos en la red de abastecimiento de Boquiñeni tras el vertido de gasoil

28
0

Sobre la Entidad

Gobierno de Aragón
Aragón es una comunidad autónoma de España, resultante del reino histórico del mismo nombre y que comprende el tramo central del valle del Ebro, los Pirineos centrales y las Sierras Ibéricas.

Que los vecinos vuelvan a tener agua potable  en sus casas con las máximas garantías a la hora de su consumo. Este es el objetivo de los trabajos que la firma Aqualogy ha iniciado en la localidad zaragozana de Boquiñeni para limpiar de restos de gasoil -tras la fuga ocurrida como consecuencias de la crecida del Ebro-  la totalidad de la red de abastecimiento, de unos 6 kilómetros de longitud. 

En estos momentos, aproximadamente un 30% de la red puede considerarse limpia de cualquier tipo de sustancia.

El trabajo de limpieza en la red de abastecimiento es continuación de la limpieza ya efectuada en los tres depósitos de agua de que dispone esta población para dar servicio a sus 900 vecinos.

El propio director del Instituto Aragón del Agua (IAA), Alfredo Cajal, junto a técnicos del Instituto, siguieron sobre el terreno los trabajos de limpieza. El propio Alfredo Cajal explicó que la técnica empleada, conocida como ice pigging, para la limpieza integral de la red de abastecimiento de agua de Boquiñeni. “Se trata de aplicar hielo picado en la red, una especie de granizado, una vez que se ha dividido en distintos sectores. Con el hielo, que cuenta con un 5% de sal, al introducirlo en las tuberías produce un efecto desincrustante muy superior al de los drenajes con agua u otros sistemas convencionales. Se congelan las parafinas, uno de los componentes del gasoil, que son arrastradas al pasar el hielo por la propia red y terminan por desaparecer. Es un método rápido, efectivo y respetuoso con el medio ambiente, sin ningún componente químico”.

La técnica utilizada en Boquiñeni cuenta con una amplia trayectoria desde hace una década en casos ocurridos en algunas poblaciones de Estados Unidos y fue aplicada hace unos meses por primera vez en España en la localidad castellonense de Xilxes, cuya red de abastecimiento también se vio afectada por la contaminación de gasoil.  El hielo picado es producido por la propia empresa (10 metros cúbicos diarios), que se sirve de un camión especial que ha desplazado a Boquiñeni. La operación de limpieza se prolongará por espacio de aproximadamente dos meses.

De forma simultánea, se está efectuando la limpieza de las tuberías en cada uno de los domicilios que en los días de la crecida, hasta que se suspendió el suministro, consumieron agua a través de la red.  En este caso se aplica vapor de agua. Por su parte, la  limpieza de los depósitos se llevó a cabo aplicando agua a las paredes con una presión de 2.000 por centímetros cuadrado. Posteriormente, se procedió al recubrimiento interior de PVC para su impermeabilización. Boquiñeni cuenta con tres depósitos de 600 m3, 150m3 y un tercero de reserva de menores dimensiones (50 m3).

El gasoil que ha afectado a la red de abastecimiento de agua de Boquiñeni empezó a salir a la superficie en una nave abandonada a apenas 100 metros de la planta potabilizadora de esta población. Una vez que el gasoil salió a la superficie, la corriente de agua lo trasladó hasta los depósitos de agua de la planta potabilizadora de Boquiñeni, en la que se encuentran ubicados tres depósitos, un primero de tratamiento del agua bruta (con unos 150 metros cúbicos) y un segundo ya con el agua tratada, que abastece a la red, éste último con una capacidad de 600 metros cúbicos. Existe un tercer depósito de reserva que apena se usa.

El gasóleo circuló por la red de distribución hasta que las bombas de impulsión dejaron de funcionar por el contacto con el agua de la crecida del Ebro. El problema se detectó en la mañana del lunes 2 de marzo, momento en que se alertó a la población de que el agua de la red no era apta para el consumo humano para, de forma inmediata, suspenderse el suministro de agua potable. 

Mientras culmina esta operación de limpieza, los vecinos de Boquiñeni se abastecen a través de los depósitos que ha trasladado la empresa pública SARGA. SARGA tiene instalados en el casco urbano de Boquiñeni 11 depósitos de plástico con una capacidad de 1.000 litros, que repone a través de un camión cisterna que, a su vez, capta el agua de la red de Zaragoza capital.

Comentarios