Ezcároz estrena su nueva depuradora

40
0
(0)
  • Ezcároz estrena nueva depuradora

Sobre la Entidad

Gobierno de Navarra
El Gobierno de Navarra es la institución de carácter ejecutivo en que se organiza el autogobierno de la Comunidad Foral de Navarra (España).

La consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde, acompañada del alcalde de la localidad, Juan José Layana, y del director gerente de NILSA, Iñaki Urrizalki, ha inaugurado la nueva depuradora de Ezcároz, que dará servicio a cerca de 400 personas.

Esta nueva instalación esta incluida en el plan estratégico de la empresa pública del Gobierno de Navarra NILSA (Navarra de Infraestructuras Locales, SA), que tiene prevista una inversión de 29,2 millones de euros hasta año 2022 para construir 42 nuevas depuradoras en las poblaciones más pequeñas de la Comunidad.

En la actualidad, el 98% de la población navarra cuenta con depuradoras biológicas que tratan sus aguas residuales. Queda pendiente llegar a los núcleos más pequeños, casi todos localidades dispersas de menos de 200 habitantes, que no están cubiertas por estas instalaciones y que precisan de servicios equivalentes a los de ciudades y pueblos de mayor tamaño.

Esta instalación incluida en el Plan se une a las que se están construyendo en Lizarraga-Ergoiena, Anoz y Ziordia, junto a dos más de próxima inauguración (Liédena y Pueyo), y a otras cinco que se prevé iniciar este año, con el objetivo de que en 2022 toda Navarra cuente con este tipo de dotaciones.

Tras la inauguración, se ha celebrado una jornada de puertas abiertas a la instalación para la población de Ezcároz, que ha contado con las explicaciones del equipo educativo de NILSA (Navarra de Infraestructuras Locales, SA), empresa pública del Gobierno. Durante el recorrido, el personal especializado ha explicado el ciclo del agua, y ha subrayado la necesidad de incorporar hábitos eficientes en el consumo diario.

Características de la depuradora

La construcción, cuyo presupuesto es de 987.000 euros, ha sido financiada con cargo al canon de saneamiento que toda la ciudadanía paga a través del recibo del agua, y que gestiona NILSA.

Hasta el momento, esta localidad de 363 personas vertía sus aguas residuales al río Salazar. En 2011 NILSA comenzó el estudio de las diferentes soluciones posibles para unificar los cinco puntos de vertido existentes (cuatro en la margen izquierda y un quinto en la derecha). La instalación actual es capaz de tratar 1,21 litros por segundo de media y alcanzar una capacidad máxima de 8,45 litros por segundo.

La depuradora cuenta con un tanque IMhoff, un lecho bacteriano y un decantador, elementos mecánicos que imitan el proceso de depuración que el agua sigue en el cauce de un río. En este sentido, cabe destacar que todos los sistemas de tratamiento de agua residual en Navarra son biológicos, lo que implica que no se utiliza ningún producto químico.

Comentarios