Connecting Waterpeople

Comienzan las obras de interconexión de la desaladora de Santa Eulària des Riu

25
0
(0)
  • Comienzan obras interconexión desaladora Santa Eulària des Riu
    (Wikipedia/CC)
  • Se dispone de un presupuesto de casi 2,7 millones de euros, de los cuales 1,9 millones se financian con el impuesto del turismo sostenible.
  • Se prevé que las tareas de conexión estén acabadas el mes de agosto, aunque se seguirán haciendo trabajos complementarios.

Sobre la Entidad

Govern de les Illes Balears
El Gobierno de las Islas Baleares es la entidad que ejerce el poder ejecutivo en la comunidad autónoma española de las Islas Baleares.
Sofrel

Esta semana han empezado las obras de conexión de la desaladora de Santa Eulària des Riu a la red de distribución en alta de Eivissa. Estas obras tienen un coste de 2.629.055,72 euros, de los cuales 1.939.287,16 se han financiado con del impuesto del turismo sostenible, que en la anualidad de 2016 priorizaba la mejora de las infraestructuras hidráulicas y del ciclo del agua.

Las obras consisten en la ejecución de una estación de bombeo y conducción para la conexión del depósito de la desaladora con la red general de abastecimiento, mediante una tubería de 450 metros de longitud, y la ejecución de un colector de evacuación de sobrantes del depósito actual que sirva también para el depósito de 5.000 m3 que se construirá para la red municipal de Santa Eulària.

Las tareas comprenden, además, la construcción de un edificio que acogerá los elementos de control y maniobra al nudo de sa Llavanera, donde se cruzan las arterias de distribución de agua potable en Eivissa, un dispensador de agua potable para camiones y una conducción para la evacuación y el drenaje de los depósitos de la desaladora. 

Se prevé que la conexión con el anillo esté acabada y en funcionamiento el mes de agosto, mientras que el resto de obras complementarias tienen un periodo de ejecución de doce meses.

La redacción recomienda

06/10/2017 · Abastecimiento · 7 0

El Govern resol, amb el nou emissari a Talamanca, un problema històric