Connecting Waterpeople

La ampliación de la EDAR de Porreres costará hasta un máximo de 2,6 millones de euros

0
41
  • ampliación EDAR Porreres costará máximo 2,6 millones euros
  • El Consell de Govern autoriza a la Agencia Balear del Agua y la Calidad Ambiental a contratar las obras.
  • La capacidad de tratamiento aumentará un 45% y dará servicio a 8.000 habitantes.

Sobre la Entidad

Govern de les Illes Balears
El Gobierno de las Islas Baleares es la entidad que ejerce el poder ejecutivo en la comunidad autónoma española de las Islas Baleares.
Bentley Systems
· 41
0

La Agencia Balear del Agua y la Calidad Ambiental (Abaqua) ya dispone del visto bueno del Consell de Govern para iniciar el expediente de contratación de las obras de ampliación y remodelación de la depuradora de Porreres por un máximo de 2.661.655,15 €.

Se cumple así el Convenio de colaboración entre Abaqua y el Ayuntamiento, que responde al aumento de los caudales de entrada de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) y de las cargas contaminantes en la depuradora, la previsión de crecimiento poblacional y la necesidad de mejora de la calidad del efluente derivada de las exigencias normativas.

Las obras, que se ejecutarán en el plazo de un año, una vez licitadas, permitirán aumentar un 45% la capacidad de tratamiento con respecto al diseño actual, pasando de un caudal de 825 m3/día a 1.200 m3/día, cosa que permitirá dar servicio a una población equivalente a 8.000 habitantes, mientras que hasta ahora daba a 4.500.

El proyecto también incluye la sustitución del colector general, que transporta las aguas residuales desde la salida del núcleo urbano y a lo largo de unos 500 metros en paralelo a la carretera Porreres-Felanitx, y un tratamiento terciario del efluente.

Estas obras están cofinanciadas en un 50% por el programa operativo FEDER 2014-2020 de las Illes Balears y cofinanciadas con el fondo para favorecer el turismo sostenible correspondiente al plan anual de 2016.

La redacción recomienda

06/10/2017 · Abastecimiento · 8 0

El Govern resol, amb el nou emissari a Talamanca, un problema històric