Reflexiones tras el debate en el VII Foro Económico del Agua

110
1
(0)
  • Reflexiones debate VII Foro Económico Agua

Sobre la Entidad

Grupo INCLAM
Grupo internacional, dentro del Mercado Alternativo Bursátil, que se dedica al sector de la ingeniería del agua y el cambio climático. Gracias a su expansión dispone de delegaciones en Latinoamérica y Caribe, España, África Subsahariana y Asia.

La pasada semana tenía lugar en Madrid el VII Foro de la Economía del Agua, una iniciativa de la Universidad de Alcalá (UAH), liderada por un grupo de académicos con la premisa de abrir un espacio independiente de reflexión y diálogo sobre el ciclo urbano del agua.

El Círculo de Bellas Artes fue el edificio elegido para albergar este encuentro al que el Grupo INCLAM acudió junto a numerosos expertos con el objetivo de debatir sobre los diferentes desafíos a los que se enfrenta el sector no solo en España, sino en todo el mundo.

Rescatamos algunos de los puntos más relevantes del Foro,que se dividió en cuatro bloques temáticos.

El economista medioambiental W. Michael Hanemann, inauguraba el Foro, insistiendo en esta idea: “El reto fundamental está pendiente de resolver. Se necesita continuidad, perseverancia, coraje y voluntad política para resolver los problemas”.

Durante el primer bloque se le cedió el protagonismo a la gestión de sequías y la adaptación al cambio climático, señalando la especial importancia de la planificación a largo plazo: toma de medidas preventivas, regulaciones y restricciones que permitan disminuir la magnitud de estos fenómenos y permitan evitarlos. Se destacó el caso de Australia donde se ha acometido una gran reforma legislativa después de 14 años de sequía. O el ejemplo de California, una región con muchas similitudes con España, tanto en clima como en frecuencia y magnitud de las sequías como en el porcentaje destinado al uso del agua en agricultura, donde han tomado medidas no sólo reactivas sino también preventivas. Así lo indicaba Gonzalo Delacámara “Si esperamos a tener la sequía para tomar las decisiones es que ya hemos hecho mal las cosas”.

Como conclusión de este primer bloque lanzamos las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo vamos a pagar las infraestructuras?
  • ¿Podemos seguir invirtiendo en infraestructuras en ríos que ya están muy regulados?
  • ¿Cómo queremos el sistema de precios?
  • ¿Cómo podemos solucionar los problemas urbanos si no solucionamos las zonas rurales?
  • ¿Deben los proyectos de saneamiento y abastecimiento hacerse aisladamente?
  • ¿Está nuestro sistema energético preparado para absorber las mejoras en ahorro de agua?
  • ¿Cómo nos adelantamos?

En segundo lugar el tema se dedicó a la gestión del agua como elemento crucial en la adaptación al cambio climático de las ciudades, desde la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) aseguraban, tras un estudio, que uno de los grandes problemas en el acceso al agua es el envejecimiento de las infraestructuras, problema para el que afirmaron que se estima invertir 70 billones de UDS de cara al 2050.

Existen numerosas regiones poco pobladas pero con abundantes recursos y zonas muy pobladas con escasos recursos. Esto hace resaltar no solo esa falta de infraestructuras de transporte, desalinización o potabilización, sino también problemas de gestión a nivel de cuenca o administraciones políticas.

Esta inversión es especialmente importante y para que estos proyectos salgan adelante y cumplan con su cometido se necesita la coordinación de las políticas y de todos los agentes involucrados, gobiernos a distintas escalas, personas afectadas, gestores y la coordinación de usos y espacios.

Centrado la atención en la seguridad hídrica a largo plazo, tercer foco del foro, se planteó la diversificación de las fuentes del recurso agua, además de la superficial y subterránea y el establecimiento de unas prioridades de uso.

En ciudades como Londres o San Francisco, se han multado a las empresas gestoras por contaminación y se han subido los precios del agua/litro como medida preventiva ante la sequía.

Por último y cerrando, el programa del Foro tuvieron lugar las ponencias sobre Responsabilidad Social Corporativa, destacando el papel activo de las empresas e instituciones públicas en el establecimiento de una economía del bien común.

Ahora importa no sólo cuánto gana la empresa sino cómo lo gana, fomentando el desarrollo de proyectos verdes, y apostando por la innovación. En el ámbito público es aplicable por ejemplo, a ligar el gasto público con el desarrollo social y medioambiental.

Muchos son los temas debatidos y las preguntas que se plantean de cara a establecer un camino que nos lleve a una economía más sostenible que no sature nuestros recursos.

El Grupo Inclam, trabaja en ello desde sus inicios poniendo especial empeño en potenciar la eficiencia, sostenibilidad e innovación en todos sus proyectos sin dejar de lado el cuidado el medio ambiente.

Comentarios