Grupo Soil, con el agua como referencia

551
0
  • La calidad, la atención permanente a las necesidades de sus clientes, el rigor de su equipo de profesionales, y una constante actualización tecnológica constituyen las claves del éxito de SOIL en estos últimos años, en los que ha emprendido un ambicioso proceso de internacionalización.

Sobre la Entidad

GRUPO SOIL
El GRUPO SOIL es un conjunto de empresas que ofrece servicios especializados en instalación, construcción e integración de tecnologías para el tratamiento de aguas, residuos y otras instalaciones medioambientales.

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 7
551

Temas

Grupo Soil lleva más de veinte años trabajando en la mejora del medio ambiente, especialmente en el ámbito del tratamiento de las aguas industriales. Su actividad no ha sido inmune a la grave crisis económica de nuestro país, pero ha sabido hacer frente a la misma con una gran dosis de realismo, un notable esfuerzo de gestión y una creciente presencia en el exterior.

El Grupo es un auténtico referente en los procesos de tratamiento de aguas industriales, minería y lixiviado

Gracias a ello, SOIL ha salido reforzada y hoy es un grupo de empresas líder en el diseño y construcción de instalaciones para el tratamiento de aguas, residuos y otras infraestructuras medioambientales. Dispone, además, de una completa línea servicios de operación y mantenimiento (O&M) y explotación de plantas. Entre sus clientes se encuentran importantes empresas de todo el mundo, y muchas de ellas son referentes de sus respectivos sectores.

La importancia de su actividad en materia hidráulica se refleja en las más de 500 plantas de tratamiento de aguas instaladas en sectores como el energético, el agroalimentario, el petroquímico o la siderurgia, y la presencia en importantes proyectos en más de veinte países. Además, en la actualidad el Grupo es un auténtico referente en los procesos de tratamiento de aguas industriales, minería y lixiviado. Ejemplo de ello son el Complejo Minero de Cobre las Cruces, al que se hace referencia más adelante, o dos de los vertederos más grandes del mundo.

El diseño de soluciones para los problemas de contaminación más complejos es la especialidad de SOIL, contando con referencias en diseño y construcción de plantas de tratamiento de aguas ácidas, aguas radiactivas o plantas de “vertido cero“, entre otras.

Cuenta, además, con una línea de aguas urbanas, especializada en el desarrollo de estaciones de depuración de aguas urbanas, así como de soluciones para estaciones de potabilización de aguas. El asesoramiento y el suministro de productos químicos para el ciclo integral del agua o la consultoría medioambiental son también parte de las actividades desarrolladas por las empresas del Grupo.

Su decidida apuesta por la innovación es otro de los pilares sobre los que se asienta la estrategia de SOIL. Su permanente actualización tecnológica le permite ofrecer soluciones eficaces y competitivas. Dispone para ello de un Departamento de I+D encargado de la búsqueda de nuevas aplicaciones y la mejora de los rendimientos de las tecnologías existentes.

Internacionalización

La amplia experiencia acumulada a lo largo de los años en materia de tratamiento de aguas industriales en nuestro país le ha permitido abrirse a nuevos mercados emergentes, dando paso a un proceso de internacionalización, que no ha dejado de crecer, y que constituye un aspecto clave de su planteamiento estratégico.

El Grupo SOIL ha desarrollado proyectos en más de veinte países de cuatro continentes y espera continuar creciendo

En muchos casos, este proceso ha ido de la mano de las grandes empresas españolas que, en el desarrollo de grandes proyectos industriales especialmente en el sector energético, han contado con el apoyo de SOIL para acometer los procesos del tratamiento de aguas. Pero su estrategia a nivel internacional pasa por aprovechar estos proyectos, como punta de lanza, para la entrada en países emergentes y poder sumar a la construcción de plantas los servicios de operación y mantenimiento.

Esta decisión se hizo efectiva con la apertura de su filial en Colombia en el año 2013, donde en la actualidad cuenta con un equipo de más de treinta profesionales dedicados a la operación y mantenimiento de plantas para empresas de sectores como el energético o el agroalimentario. En la misma línea se enmarca su reciente desembarco en México, país en el que ya estuvo presente en el año 2011 para el desarrollo de diversos proyectos de consultoría, y que está llamado a convertirse en uno de sus referentes a nivel internacional.

En total, el Grupo SOIL ha desarrollado proyectos en más de veinte países de cuatro continentes y espera continuar creciendo, con la vista puesta tanto en Latinoamérica, como en los países árabes.

SOIL, que confía su futuro al crecimiento orgánico, a la adquisición de empresas y al desarrollo internacional, apuesta en especial por impulsar su área de tratamiento de aguas industriales, que ha sido clave en su crecimiento durante los últimos años, y que se está consolidando como una empresa de referencia a nivel internacional.

Cobre Las Cruces: ejemplo de gestión eficiente en el sector minero

Cobre Las Cruces, S.A. (CLC) es un complejo minero de extracción de mineral rico en cobre (calcosina) a cielo abierto y tratamiento por hidrometalurgia. El área de actuación se encuentra situada entre los municipios de Gerena, Guillena y Salteras en la provincia de Sevilla. En junio de 2009 comenzó la fase de producción que prevé una media anual de 72.000 toneladas de cátodos cobre con un 99,999% de pureza. El accionista total de CLC es First Quantum, multinacional canadiense de minería con sede en Vancouver.

El uso eficiente y sostenible del agua es una máxima de compromiso en CLC y está implícito en todos sus procesos. Esta máxima se plasma en los siguientes objetivos básicos: máxima garantía de seguridad en el cumplimiento de los requerimientos de protección del medio ambiente y calidad de las aguas; maximización de la reutilización; minimización del vertido; minimización de la detracción del recurso hídrico; y minimización de los aportes externos de agua.

Para el cumplimiento de estos objetivos, el sistema de gestión de aguas de CLC se estructura como sigue:

  • Dado que la actividad minera se desarrolla por debajo del nivel freático, las aguas deben ser drenadas perimetralmente y reinyectadas (sistema SDR). Esta reinyección debe realizarse con muy altos niveles de calidad, para ello las aguas drenadas son tratadas mediante ósmosis inversa. Adicionalmente, el rechazo de la ósmosis se reutiliza en el proceso metalúrgico.
  • Las aguas de contacto (AC), recogidas en el fondo de la corta y afectadas por su contacto con el mineral, se tratan en otra instalación de ósmosis inversa de muy alto rendimiento para su utilización como agua para el proceso metalúrgico. 
  • También son reutilizados para el proceso metalúrgico los drenajes procedentes de los depósitos de estériles de mina y planta, previo tratamiento de neutralización.
  • Las posibles necesidades de aporte externo de aguas al complejo se cubren mediante agua reutilizada procedente de una de las depuradoras municipales de la ciudad de Sevilla (EDAR San Jerónimo).
  • Finalmente, los efluentes del proceso son tratados para cumplir con las condiciones de vertido al Río Guadalquivir

Las instalaciones de tratamiento de aguas de CLC implementan tecnologías de tratamiento de máxima fiabilidad y eficiencia, pues no sólo deben garantizar el cumplimiento estricto de todos los parámetros de calidad, sino hacerlo con los máximos niveles de recuperación y, por tanto, mínima detracción del recurso hídrico.

En concreto, las instalaciones de tratamiento de las aguas– diseñadas, construidas y operadas por SOIL- implementan tecnologías de ósmosis inversa, reconcentración y evaporación que permiten alcanzar recuperaciones superiores al 90% en SDR y al80% en AC.

El proceso para el tratamiento del SDR incorpora un sistema de pretratamiento por ultra-filtración, tres líneas independientes de operación para tratarel 100% del caudal mediante ósmosis inversa (576 m3/h), una unidad de concentración por tratamiento fisicoquímico, una etapa adicional de reconcentración por ósmosis inversa y una unidad de evaporación de 6 efectos para tratarel rechazo final.

Por su parte, el proceso para tratar el AC consta de una unidad físico-química de acondicionamiento previo, un sistema de pretratamiento mediante ultrafiltración, dos líneas independientes (144 m3/h) de ósmosis inversa de membranas de platos de alta presión y un evaporador 6 efectos.

El diseño y ejecución de las instalaciones de tratamiento de agua se completa con un sistema de operación y mantenimiento, sobre la base de la mejora continua, que permite a CLC alcanzar los máximos niveles de disponibilidad y cumplimiento de las exigencias de calidad y recuperación.

El modelo de gestión, los objetivos alcanzados, los estándares de exigencia y el uso de las mejores tecnologías convierten a Cobre las Cruces en un referente mundial en el uso eficiente del agua en minería.

Comentarios