"Queremos diseñar una técnica que nos permita generar energía a través de las algas"

471
4
  • "Queremos diseñar técnica que nos permita generar energía través algas"
  • Rebecca Serna García fue la ganadora de la segunda edición de los Premios IIAMA por su Trabajo Final de Máster “Desarrollo de una técnica respirométrica para la determinación de la actividad biológica de las microalgas”. El proyecto, dirigido por la catedrática de Ingeniería Química, Aurora Seco Torrecillas y el Técnico Superior de Investigación, Freddy Durán Pinazo, pertenecientes al grupo de Calidad de Aguas (CALAGUA) del IIAMA, fue seleccionado por el Comité Evaluador entre más de 40 trabajos académicos presentados por alumnos de todas las universidades españolas.
  • La razón de su éxito: su calidad técnica y científica, carácter innovador e impacto positivo en la sociedad y el medioambiente. En la actualidad Rebecca realiza el Doctorado en Ingeniería Química, Ambiental y de Procesos en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universitat de València (UV), tras cursar el Grado en Biotecnología y el Máster en Ingeniería Ambiental, obteniendo el Premio al Mejor Expediente Académico del Máster en el curso 2014-2015. 

Sobre la Entidad

IIAMA
El IIAMA-UPV se creó en 2001 para impulsar la investigación orientada a la transferencia de tecnología y colaboración con empresas y organismos públicos, promover la docencia y asesoramiento en temas de agua.

¿Cómo se despierta tú interés por la investigación?

Cuando estaba en Bachiller empecé a interesarme por la Biotecnología que era una parte de la asignatura de Biología. Entonces, pregunté a un amigo que estudiaba el tercer curso de Biotecnología en la Universitat Politècnica de València (UPV) y me explicó los contenidos, actividades que realizaban, áreas de estudio y me llamó mucho la intención.

¿Por qué decides completar tu formación con el máster de Ingeniería Ambiental?

La Ingeniería Ambiental es una rama de la Biotecnología y me había interesado durante la carrera, sin embargo pensaba que se había tratado poco la materia, ya que normalmente la gente se especializa en el área de Biomedicina. Entonces consulté los distintos másteres que ofrecían tanto la UV como la UPV, y observé que la mayoría profundizaban en aquellos aspectos que habíamos tratado durante el grado. Sin embargo, pensaba que el máster de Ingeniería Ambiental iba a ser totalmente diferente a lo que era el campo tradicional de la Biotecnología y acudí a la reunión informativa que se impartió en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería. En ella nos explicaron los proyectos realizados, el contenido del curso, la asociación existente entre la Biotecnología y la Ingeniería y me acabaron de convencer.

Durante el año pasado cursas el máster en la UPV, ¿cómo surge el tema del Trabajo Final de Máster?

Cuando me reúno con mi directora para hablar sobre el proyecto, yo le traslado que quiero investigar sobre algún tema que guarde relación con la Biotecnología y la Ingeniería Ambiental. Entonces ella me indica que trabajan con una planta piloto de microalgas en Alboraia y me sugiere la línea de investigación sobre la que realizo el trabajo. Desde el primer momento me pareció interesante, ya que respondía a mis intereses. De hecho, me ha servido para continuar con el doctorado que estoy realizando actualmente.

¿Cuánto tiempo comportó la realización de dicha investigación?

En total unos 9 meses. Realizar el trabajo experimental me ocupó unos seis meses, mientras que la redacción del proyecto tres más.

Explícanos a grandes rasgos en qué consiste el estudio.

De forma muy resumida, el Trabajo Final de Máster consiste en desarrollar una técnica que permite realizar un seguimiento rápido de la actividad de las microalgas, ya sea en una depuradora o en cualquier otro emplazamiento. Para ello, he llevado a cabo una serie de ensayos tanto en laboratorio como en la planta piloto de microalgas de la depuradora.

En ellos, he estudiado la velocidad de producción de oxígeno de las algas que es un reflejo del proceso de la fotosíntesis y determina rápidamente si ha funcionado bien o no, es decir, si el alga está realizando su actividad biológica. Esto va acompañado de una serie de análisis (de nutrientes, sólidos…) que diagnostican el estado del cultivo. En definitiva, se han obtenido los objetivos iniciales que eran desarrollar la técnica y poder aplicarla.

Has estado hablando anteriormente, que el tema del Trabajo Final de Máster fue planteado por tu tutora, puedes señalar ¿cuántas personas han colaborado en la realización de tu estudio?

En la investigación yo he tenido dos directores. Por un lado, la doctora Aurora Seco quien me marcaba las pautas del proyecto y, por otra parte, el doctor Freddy Durán con quien he ido efectuando el trabajo diario del estudio.

¿Qué líneas de investigación estás continuando en el doctorado?

Ahora queremos diseñar una técnica que nos permita generar energía a través de las algas para de este modo cerrar un ciclo, que sería tratar el agua residual y encima producir energía. Por ello, queremos montar una nueva planta donde introduciremos tanto algas como fango procedente de otra planta, para hacer una codigestión que sería el siguiente paso, tratar el agua residual con las algas y a continuación, codigerirlas.

Tenías claro cuando realizas el Trabajo Final de Máster ¿que querías continuar con el doctorado?

Mi idea inicial cuando empecé Biotecnología era realizar un Doctorado. Sin embargo, cuando estaba estudiando la carrera me surgieron dudas porque un proyecto de este tipo requiere mucha dedicación. Son 4 años de investigación, sabes que vas a pasar por situaciones complicadas en que los resultados no salen como uno quiere… Fue con el máster, cuando definitivamente me doy cuenta que quiero dedicarme a la investigación, y el primer paso para ello, es el Doctorado.

¿Cómo te enteras de la convocatoria de los premios del IIAMA?

Fueron tanto Freddy como Aurora, quienes me informaron de la convocatoria y me animan a presentar el trabajo. Desde el principio ellos creyeron que el trabajo podía obtener algún premio ya que la investigación había salido muy bien obteniendo muy buenos resultados.

Cuando te comunican que has resultado ganadora de los Premiso IIAMA entre más de 40 participantes, ¿cómo reaccionas?

Yo en esos momentos me encuentro en el laboratorio y leo el correo de Inmaculada Romero, donde me comunica que había resultado ganadora de la segunda edición de los premios del lIIAMA. A consecuencia de los nervios y la emoción, entendí que había obtenido el segundo premio. Fue una compañera quien me dice que me estaba equivocando, que era el primero. Fue una satisfacción enorme por todo lo que conlleva esta distinción. ¡No me lo podía creer! ¡Había resultado ganadora de un premio que otorga el IIAMA, entre más de 40 candidatos! Era la recompensa al esfuerzo realizado.

¿Cómo ves el futuro de la ciencia en España? ¿Piensas que algún día se equiparara al resto de Europa?

Para que se equipare al resto de Europa, necesitamos años, aunque es necesario reconocer que hay determinados campos en que no estamos tan mal. En concreto, en el área de Medioambiente, hay mayor inversión y este es uno de los factores que me motivó a seguir. Pienso que en estamos bien posicionados y de hecho, el máster de Ingeniería Ambiental está valorado como uno de los cinco mejores a nivel nacional.

Háblanos de tus proyectos a largo plazo, ¿cuáles son tus planes de futuro?

No tengo claro lo que voy a hacer. Yo con el doctorado voy a realizar una estancia en el fuera de España y la verdad que yo siempre me he querido ir al extranjero. Tal vez haga el Post-Doc fuera de España, pero sinceramente en el largo plazo me gustaría quedarme aquí. Poder trabajar en la universidad sería genial, ya que compaginas la docencia con la investigación y eso es algo realmente positivo.

Comentarios