"El proyecto inicial de la Solución Sur aprobado por el Ministerio, no era viable"

473
8
  • " proyecto inicial Solución Sur aprobado Ministerio, no era viable"

Sobre la Entidad

IIAMA
El IIAMA-UPV se creó en 2001 para impulsar la investigación orientada a la transferencia de tecnología y colaboración con empresas y organismos públicos, promover la docencia y asesoramiento en temas de agua.
473

Hoy se cumplen 60 años de la famosa “Riada de 1957” que anegó la ciudad de Valencia causando al menos 81 muertos además de cuantiosos daños materiales. Como respuesta, desde las instituciones se articuló la “Solución Sur” que significaba desviar el cauce del Turia a la zona sur de la ciudad, dotándolo de una capacidad que se calcula en 5.000 m³/s, además de otras obras menores de regulación del río.

Nuestro protagonista, Don Vicente Fullana formó parte activa del proceso, en primer lugar, como ingeniero de la Confederación encargado de reformar el proyecto y posteriormente, como Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de València, responsable de la supervisión de las obras.

Para Don Vicente, el paso de los años ha confirmado que la “Solución Sur” fue un auténtico éxito, tanto en el diseño como en su construcción. Por ello, recuerda con nostalgia las principales anécdotas y dificultades encontradas en la ejecución de esta obra, que supuso un antes y un después para Valencia y marcó un hito en la ingeniera civil nacional.

- ¿Cómo participa usted en el proyecto?

Cuando se conceden las obras a la empresa Cubiertas y Tejados, me entero que Don Juan Aura -con el que mantenía una gran amistad-, había sido nombrado director de la CHJ. Entonces hablo con él, y le comunico que quiero formar parte del proyecto por lo que solicito el traslado de la Comisaría de Aguas del Júcar –donde me encontraba trabajando- a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) y me es concedida una plaza de ingeniero en agosto de 1963.

De este modo, soy nombrado miembro del equipo de dirección -compuesto por cuatro personas- encargado de gestionar la reforma del proyecto de la Solución Sur.

- Se aprueba el decreto de reconstrucción en 1958, pero ¿por qué no empiezan las obras de la Solución Sur hasta febrero de 1965?

La razón fue que hasta 1963 no se subastaron las obras del Plan Sur y que el proyecto aprobado por el Ministerio no era viable, era una declaración de intenciones. De hecho, no se habían realizado estudios sobre la superficie, ni las corrientes de agua que podrían aparecer, entre otros aspectos.

"Imagínate en qué condiciones llevamos a cabo el proyecto, que nos tuvimos que ir a Grenoble para hacer el ensayo final de la Solución Sur"

Hoy en día realizar el estudio hubiera sido diferente, mucho más fácil gracias al uso de nuevas tecnologías. Imagínate en qué condiciones llevamos a cabo el proyecto, que nos tuvimos que ir a Grenoble (Francia) para hacer el ensayo final de la Solución Sur. En España no había ningún laboratorio lo suficientemente grande para reproducir los 12 kilómetros de cauce de la Solución Sur a escala 1:100.

- ¿Qué conclusiones se obtuvieron de los estudios realizados en Grenoble?

Realmente el estudio realizado en Grenoble fue fundamental para el devenir de la Solución Sur. En el laboratorio estudiamos las características del río, qué ocurría si se socavaba el cauce, qué tipo de piedras eran necesarias para su cimentación y el blindaje del lecho. Observamos que apisonando la tierra y poniendo muros, cuando se soltaba el agua, la superficie no resistía y se derrumbaba. Por tanto, necesitábamos blindarla poniendo piedras que actuaran de defensa.

Por este motivo, hicimos una partida adicional de 400 millones y trajimos las piedras de la cantera de la Serra Perenxisa en Torrent. Acabamos el estudio definitivo en 1965.

"La principal dificultad del proyecto, fue que en el tramo de Castellar y Oliveral empezaban los terrenos de marjal que tenían la superficie firme a 30 metros de profundidad"

- A la hora de efectuar el estudio, ¿cuál fue la principal dificultad que se encontraron?

A la altura de Castellar y Oliveral, empezaban los terrenos de marjal que tenían la superficie firme a 30 metros de profundidad. Esto era un problema tremendo para la ejecución de la infraestructura.

Tuvimos que agujerear la superficie, que era de cieno y rellenarla con pilares de arena de 30 metros de profundidad. En los laterales en lugar de poner hormigón pusimos piedras para apoyar los muros sobre esos pilotes cada 3 o 4 metros. El fundamento de los muros del cauce en los últimos tramos, está hecho con pilares de arena de 30 metros de profundidad. Si tú observas el último tramo del cauce, no existen muros de hormigón.

- ¿Cuánto tiempo estuvo trabajando en el proyecto?

Para la CHJ yo estuve trabajando en el proyecto de la Solución Sur durante los años 1963,1964 y 1965, hasta que el alcalde de la ciudad pidió a la Asociación de Ingenieros de Caminos, que designaran a un ingeniero para que le asesora y supervisara todo el proceso de construcción del proyecto.

De este modo, como yo había sido miembro de la dirección de la solución técnica, la asociación me propuso y me designaron concejal por este motivo, ya que no se pudo crear en ese momento una plaza para ingenieros en el consistorio.


Don Vicente Fullana en el campus de la UPV, durante la entrevista

- ¿Entró en política sin saberlo?

Al no haber plaza de ingeniero de Caminos en el Ayuntamiento, no podían trasladarme de la CHJ y me nombraron concejal.

"El alcalde no se fiaba del Ministerio, y por ello, me designó supervisor de las obras de la Solución Sur"

- Fue nombrado teniente de alcalde para supervisar las obras, ¿había desconfianza entre las administraciones y empresa?

El alcalde no se fiaba del Ministerio, y por ello, me designó supervisor de las obras de la Solución Sur. De hecho, tenía razón. Un ejemplo: en un principio el plan era construir el cauce y tres colectores de aguas pluviales que se ubicarían en la zona Norte, Sur y Centro. Sin embargo, el ministerio nos los desagregó del presupuesto argumentando que no tenía dinero. Fue un disgusto enorme.

- ¿Qué solución plantearon?

Fui junto al alcalde a Madrid, a reunirnos con los técnicos del Ministerio para abordar una solución. Nosotros necesitábamos construir al menos un colector y no podíamos permitir esta situación. Por ello, les planteamos crear un impuesto sobre el agua, que consistía en gravar con una peseta cada metro cubico de agua potable.

Los técnicos del Ministerio autorizaron esta medida y nos convertimos en el primer Ayuntamiento de España que implantaba este tributo, aunque con el dinero que recaudamos solo pudimos hacer el colector Sur. En la actualidad, esta medida está presente en todos los consistorios.

- Pero, ¿no se gravaban las cartas y paquetes postales que se remitían desde Valencia para sufragar la obra?

Eso no daba dinero, era limosna.

"Con la perspectiva del tiempo, era la solución que necesitaba Valencia, se realizó un estudio perfecto. Mira si han pasado años, que actualmente no mejoraría nada"

- ¿Algún desencuentro más con el gobierno central?

Otro gran enfrentamiento que tuvimos fue en relación a la construcción de los puentes que cruzan el cauce. El Ministerio solo quería construir dos o tres. De hecho, el ministro le dijo en persona al alcalde para qué queríamos construir tantos. Por este motivo, redactamos un recurso contra el mismo Ministerio que prosperó y nos permitió hacer los 18 puentes.

Sin embargo, y con el paso del tiempo, creo que este proceso se podía haber articulado mejor, y lo asumo como un error personal. Debimos hacer un concurso internacional para que cada puente fuera diseñado por un autor. Hubieran venido arquitectos e ingenieros de todo el mundo, y se hubiera convertido en algo innovador, pero el contexto era el que era.

- Con la perspectiva que ofrece el paso del tiempo ¿cómo valora la obra?

Era la solución que necesitaba Valencia, se realizó un estudio perfecto. Mira si han pasado años, que actualmente no mejoraría nada. Hoy en día, la única diferencia es que tardaríamos menos tiempo.

Décadas más tarde, realicé un estudio junto a otro ingeniero de Castelló, donde analizábamos si Valencia tenía suficiente defensa con la Solución Sur. Llegamos a la conclusión de que Valencia tendría suficiente defensa para riadas, en lo que en el ámbito técnico denominamos “500 años de periodo de retorno”, por lo que no es necesario llevar a cabo cualquier otro tipo de actuación.

Comentarios