La genética, herramienta clave para la identificación de bacterias filamentosas

417
0
  • En las estaciones depuradoras de agua residual la proliferación excesiva de bacterias filamentosas genera numerosos problemas de explotación. Su detección inequívoca y rápida ayuda en la erradicación de dichos problemas. Iproma da respuesta a sus clientes con la técnica FISH.

Sobre la Entidad

IPROMA
INVESTIGACIÓN Y PROYECTOS MEDIO AMBIENTE S.L. es una empresa dedicada a laboratorio de análisis y asesoramiento medioambiental y de higiene industrial.

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 4
417

Las estaciones depuradoras de aguas residuales son el ejemplo más conocido de aplicación de la biotecnología ambiental. A diferencia de la biotecnología clásica o algunos procesos productivos de la industria química, la materia prima (agua residual bruta) presenta una alta variabilidad, tanto en cuanto al caudal como en cuanto a su carga. Esto añade dificultad en el control de un proceso cuya eficacia se basa en el adecuado equilibrio de las poblaciones bacterianas responsables de la remoción de la materia orgánica y nutrientes inorgánicos. 

El día a día lleva al técnico de explotación de una estación depuradora de aguas residuales, a supervisar y controlar un proceso microbiológico con información macroscópica. Para velar por el equilibrio ecológico del microecosistema, el reactor biológico de la depuradora de aguas, se precisa también de información que permita identificar cualquier alteración del microecosistema que pueda dar lugar a pérdidas de calidad del efluente. 

Ante un desequilibrio que origine la proliferación excesiva de microorganismos filamentosos, es necesario actuar. Actualmente, el problema radica en el diagnóstico de “la enfermedad” de la estación depuradora, en conocer con certeza qué organismos filamentosos son los que se desarrollan y asociar estos desequilibrios con las causas que los generan. El bulking (esponjamiento del fango) y el foaming (formación de espumas de origen biológico) en sistemas de lodos activados ocasionan a menudo importantes problemas operacionales al afectar a la separación sólido-líquido. Es por ello esencial una identificación exacta de las bacterias filamentosas implicadas y ocasionadoras de estos fenómenos para la prevención de desórdenes operacionales. 

El primer paso para dar solución a un problema pasa por conocer las causas que lo originan. Conocer la bacteria o bacterias que generan el problema nos ayudará a identificar las causas que favorecieron su desarrollo y así modificar las condiciones de operación para reducir eficazmente su impacto en el proceso.
La identificación de microorganismos filamentosos supone la realización de tinciones y observaciones microscópicas complejas y tediosas que requieren de equipamiento específico y, sobre todo, de personal cualificado.

Ante estas circunstancias, IPROMA, entidad a la vanguardia de innovación, pone a su disposición el servicio de análisis y determinación de organismos filamentosos mediante técnicas FISH. La hibridación “in situ” con sondas fluorescentes (FISH por sus siglas en inglés) ha abierto numerosas vías de investigación para la determinación precisa de microorganismos.

Mediante esta técnica IPROMA proporciona a sus clientes un servicio rápido de identificación de microorganismos filamentosos orientado principalmente a la identificación de aquellas causantes de problemas de separación sólido-líquido. 

La técnica se basa en la hibridación directa de la bacteria diana con una sonda complementaria de una región del gen 16S rDNA o 23S rRNA. El elevado número de moléculas de rRNA, de 103 a 106, supone una ventaja en la aplicación de la técnica de hibridación al aumentar su sensibilidad. Una secuencia de DNA (sonda) puede unirse con una secuencia de ARN complementaria (16S rDNA o 23S rRNA) produciéndose un híbrido DNA: RNA. La sonda está marcada de tal forma que los híbridos formados se pueden detectar con un microscopio de epifluorescencia. La especificidad de las sondas nos permite ajustar a diferentes niveles taxonómicos (dominio, clase, familia, género y especie) la identificación de las bacterias en sus diferentes comunidades naturales.

IPROMA pone a disposición un servicio de análisis que le permitirá conocer el microorganismo causante de los problemas de operación en las estaciones depuradoras de aguas residuales, aportando información clave en la definición de estrategias de control.

IPROMA: Análisis y asesoramiento medioambiental especializado 

Con más de 22 años de experiencia, IPROMA se ha convertido en un laboratorio de referencia nacional en el análisis, control y asesoramiento medioambiental. Actualmente la empresa cuenta con 6 laboratorios distribuidos por la península (Castellón, Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza y Pontevedra), de forma que
permiten una atención próxima y rápida a los clientes. 

IPROMA está acreditada por ENAC según la norma UNE-EN-ISO 17025, con más de 8.000 combinaciones de parámetros, métodos y matrices acreditadas, incluyendo parámetros físico- químicos, microbiológicos, metales, sustancias prioritarias, contaminantes emergentes, drogas y fármacos, radioactividad e indicadores biológicos en matrices medioambientales (aguas, vertidos y lixiviados, lodos, sedimentos, organismos, aire ambiente, etc.).

Actualmente la empresa cuenta con una plantilla de más de 165 personas, formada en su gran mayoría por titulados superiores - ingenieros, químicos, biólogos, ciencias ambientales - y técnicos, con formación y experiencia en análisis, inspección, realización de estudios ambientales y consultoría medioambiental.

La I+D+i es una de las principales estrategias de la empresa para desarrollar nuevas metodologías analíticas, como el FISH o el análisis de contaminantes emergentes, lo que permite a IPROMA estar a la vanguardia en el análisis y control medioambiental.

Comentarios