El pantano de Elche: un bien cultural que reclama su protección

234
1
  • pantano Elche: bien cultural que reclama protección

Sobre la Entidad

IUACA
El Instituto Universitario del Agua y de las Ciencias Ambientales tiene como finalidad propiciar el mejor conocimiento y la gestión de los recursos hídricos y analizar todos los aspectos asociados con la conservación y mejora del medio ambiente.

La idea de la construcción del pantano de Elche tiene su origen entre 1586 y 1589, planteada por los aguatenientes del bajo Vinalopó y siendo su causa principal el control de las frecuentes avenidas de agua ocasionadas por lluvias torrenciales. El Concejo de Elche, observando las construcciones análogas de Tibi y Almansa, solicitó la colaboración del arquitecto y autor de la presa de Almansa, Joanes del Temple, quien junto a Domingo Chabarría, Pere Esquerdo y Miguel Sánchez realizaron un informe para justificar la ubicación de la presa.

Durante la década de 1640 y 1650 la presa de Elche retiene agua, aunque no está completamente finalizada. Además, en esa época, afloran problemas de aterramiento y salinización que llegan a comprometer la obra. Desde mediados del siglo XVII se planteó la necesidad de construir una acequia que desvíe las aguas del pantano para evitar su evaporación y salinización, canal que no se construirá hasta 1914.

El 3 de septiembre de 1793 una histórica riada dañó e inutilizó la pared ―cuyo núcleo está formado por rellenos y el revestimiento externo con terminación de sillería trabada, de similares características geométricas―, que apenas pudo retener agua hasta su reconstrucción en 1843.


Infografía del pantano de Elche

Se trata de una presa de arco, aunque su planta curva en un radio de 62 m, ligeramente ataluzada, y sus 23 m de altura la convierten en casi en una presa tipo bóveda, características que dotan a la construcción de una gran estabilidad para vencer los inconvenientes derivados de una cerrada rocosa.

El vaso del pantano se encuentra protegido como Zona Húmeda nº 48 del Catálogo Valenciano de Zonas Húmedas y desde el punto de vista ambiental, el aspecto más singular de este sistema es el carácter salobre de las aguas del Vinalopó, lo que impone la presencia de comunidades adaptadas, con especies de alto interés conservacionista.

Entre 2003 y 2004, el pantano de Elche y sus infraestructuras asociadas ―la presa, las acequias, las huertas y las fábricas― fueron objeto de un procedimiento para su declaración como Bien de Interés Cultural con categoría de monumento por parte de la Generalitat Valenciana. El expediente caducó y once años después, ante la situación en la que se encuentra el conjunto paisajístico y cultural, se han elevado voces y peticiones para una pronta y efectiva intervención administrativa.

Referencias:

Melgarejo, J. (2015): Los Pantanos de Época Moderna de la Provincia de Alicante. Diputación de Alicante e Instituto del Agua y de las Ciencias Ambientales (IUACA). Futura: Elche.

Artículo elaborado por Patricia Fernández Aracil, Ingeniera de Caminos, Canales y Puertos (Máster en Economía Aplicada), investigadora predoctoral del Instituto Universitario del Agua y de las Ciencias Ambientales (IUACA).

Comentarios