Aqualia
Connecting Waterpeople

El principal problema de la provincia de Alicante: El déficit hídrico

551
1
(0)
  • principal problema provincia Alicante: déficit hídrico

Sobre la Entidad

IUACA
El Instituto Universitario del Agua y de las Ciencias Ambientales tiene como finalidad propiciar el mejor conocimiento y la gestión de los recursos hídricos y analizar todos los aspectos asociados con la conservación y mejora del medio ambiente.
Sofrel
Bentley Systems
551

Con motivo del 75 aniversario del diario Información, Joaquín Melgarejo (Catedrático de Historia e Instituciones Económicas y Director del Instituto del Agua y de las Ciencias Ambientales) nos describe los recursos hídricos de la provincia de Alicante.

Las precipitaciones registradas en el sureste peninsular son escasas y poco eficaces (imagen de portada, de elaboración propia), pues a menudo son de fuerte intensidad y las aguas circulan rápidamente hacia el mar. Además, la insolación y la persistencia de los períodos de sequía favorecen una elevada evapotranspiración potencial y una característica aridez. Todos estos factores hacen que la garantía del suministro sea un reto de difícil consecución en estas tierras, que se encuentran, en gran medida, bajo unas condiciones de escasez estructural, como se distingue en el mapa siguiente (extraído del Libro Blanco del Agua en España, 2000). Esta falta de agua permanente ha sido y, en buena medida continúa siendo, un factor limitante para el crecimiento y el desarrollo económico de la provincia de Alicante.

Las demandas totales de la provincia de Alicante ascienden a unos 1.300 hm3, mientras que la totalidad de los recursos disponibles, sin contar la sobreexplotación de acuíferos, ascienden a 655 hm3. Tenemos por tanto un déficit estructural de 645 hm3, que se agudiza en épocas de sequía como viene sucediendo desde el año 2014 hasta la actualidad, cuando ese déficit alcanza cifras superiores a los 850 hm3/año.

En efecto, la oferta de recursos disponible, además de escasa y limitada, está sujeta a intenso aprovechamiento, lo que ha desencadenado graves problemas de sobreexplotación, degradación y contaminación tanto de las aguas superficiales como de las subterráneas.

A los recursos aportados por el río Segura y por la explotación de acuíferos, se han unido durante las últimas décadas los proporcionados por la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, el Trasvase Tajo-Segura y los derivados de la creciente utilización de fuentes no convencionales, en las que se incluye la reutilización de residuales y la producción de aguas desaladas.

Los sistemas generales de abastecimiento de agua potable

En la provincia de Alicante conviven diversos sistemas generales de abastecimiento de agua potable, aparte de aquellos municipios que gestionan el abastecimiento de forma autónoma. En la siguiente figura (elaboración propia) se observa la procedencia de los recursos suministrados a abastecimientos urbanos en la provincia de Alicante de entre los citados sistemas:

  • El Consorcio Aguas de la Marina Baja, CMBaja (7 Municipios).
  • El Consorcio de Aguas de la Marina Alta, CMAlta (18 Municipios).
  • Sociedad del Canal de la Huerta, C.Huerta (4 Municipios).
  • Canal del Cid, AMAEM, AMA (8 Municipios).
  • Mancomunidad de Canales del Taibilla, MCT (35 Municipios).

La Mancomunidad de los Canales del Taibilla se ha convertido en una entidad esencial para entender las dinámicas territoriales de las últimas décadas en la provincia de Alicante. En la actualidad, un total de 35 municipios, incluyendo a los tres mayores municipios de la provincia en cuanto a número de habitantes (Alicante, Elche y Torrevieja), integran el área abastecida por la MCT en la provincia de Alicante. El área suministrada, por tanto, excede la propia delimitación de la demarcación del Segura, e incorpora a municipios pertenecientes a la del Júcar.

Las tarifas han ido creciendo conforme se necesitaban más recursos para financiar los distintos proyectos de ampliación y para cubrir los gastos corrientes de funcionamiento de la MCT. Se ha pasado de una tarifa de 0,30 c€/m3 en 1945 a la actual, establecida en 2013, de 69,05 c€/m3. La utilización a partir de 2003 de aguas desalinizadas ha traído consigo incrementos notables de la tarifa pasando de 36,59 c€/m3 en 2006 a 69,05 c€/m3 en la actualidad.

Por su parte, el Consorcio de la Marina Baja, creado en 1977, constituye une entidad jurídica pública local, de carácter asociativo e institucional. El Consorcio, en colaboración con la Confederación Hidrográfica del Júcar, estudia las necesidades de abastecimiento de agua y saneamiento, proponiendo y ejecutando las obras e instalaciones. El Consorcio elabora los planes de reutilización de las aguas residuales que afectan a la zona. Además es el encargado de explotar y conservar todas las obras e instalaciones de distribución en alta. Son miembros del Consorcio, la Diputación Provincial de Alicante, la Confederación Hidrográfica del Júcar, y los Ayuntamientos de Alfàs del Pi, Altea, Benidorm, Finestrat, Polop, La Nucia y La Villajoyosa. La población total abastecida por el Consorcio de Aguas de la Marina se cifra en unos 159.000 habitantes, con puntas estivales que oscilan entre los 234.000 y los 600.000 habitantes.

A grandes rasgos, el Consorcio de Aguas de la Marina Baja, tiene acuerdos con agricultores de la zona (Comunidades de usuarios), en virtud de los cuales estos entregan aguas limpias para abastecimiento a cambio de compensaciones económicas y asistencia para la modernización de las explotaciones, todo ello, además, acompañado por la recepción de caudales para su reutilización en sustitución de los caudales naturales.

En 2002, se suscribió un convenio entre la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales de la Comunidad Valenciana (EPSAR), el Ayuntamiento de Benidorm y la Comunidad de Regantes del Canal Bajo del Algar para la construcción y explotación de la estación regeneradora de aguas (ERA) de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Benidorm. Las obligaciones asumidas por las partes eran las siguientes: el Ayuntamiento de Benidorm se comprometía a proporcionar a la EPSAR los terrenos para la ubicación de la ERA. Por su parte, la EPSAR se obligaba a realizar, financiar y explotar las infraestructuras proyectadas. Por último, correspondía a la Comunidad de Regantes del Canal Bajo del Algar consumir los caudales regenerados para que las nuevas instalaciones alcanzasen el rendimiento adecuado. Se acordó que el volumen a desalinizar y, por tanto, a consumir seria de 25.000 m3/ día. En 2015 las comunidades de regantes han pagado un precio total de 0,30 €/m3. El coste del tratamiento terciario se carga directamente a los agricultores.

La producción de aguas desaladas

En cuanto a la desalinización, en 2010, la provincia de Alicante disponía de una capacidad de producción instalada de agua desalinizada de unos 85 hm3/año distribuida en 67 plantas construidas a partir de 1990. Por comarcas la que más agua desalinizaba era la de l’Alacantí (con un 38% de la capacidad total de producción) al contar con las desalinizadoras del Canal de Alicante I y II, seguida de la Marina Alta (33%), que cuenta con las desalinizadoras de Jávea, capacidad 27.000 m3/día (10hm3/año) y Denia (9 hm3/año). En 2015 entró en funcionamiento la desalinizadora de Mutxamel-Campello con una capacidad de producción de 50.000 m3/día (28 hm3/año) y la de Torrevieja, con una capacidad de producción máxima de 240.000 m3/día (80 hm3/año), la mayor de Europa, de esa potencial producción 40 hm3 son para regadío y 40 para abastecimientos. Los costes de producción de estas plantas por metro cúbico se sitúan en torno a los 0,71 €/m3 y su consumo energético se sitúa en torno a los 4 kWh/m3. Los decretos de sequía de 2015-2016 y 2017 están permitiendo subvencionar el agua desalinizada para los regadíos del trasvase Tajo-Segura, de forma que a los agricultores les cuesta a 0,35 €/m3 puesta en el embalse de La Pedrera.

La reutilización de aguas residuales

En la provincia de Alicante había un total de 153 EDAR instaladas hasta el año 2007, con un caudal total de depuración de 139,33 hm3/año. Como se observa en el mapa siguiente (fuente: Instituto Universitario del Agua y de las Ciencias Ambientales), la mayor parte de las EDAR están situadas en la comarca de la Marina Alta con un total de 49 depuradoras, seguida de la Vega Baja con 31 depuradoras y El Comptat con 26 depuradoras. Respecto al caudal tratado, el mayor volumen de depuración se produce en las comarcas de la Vega Baja (38,8 hm3/año) y L’Alacantí (34,2 hm3/año). Respecto a la reutilización, los mayores caudales corresponden a las comarcas de la Vega Baja (16,2 hm3/año), Baix Vinalopó (14,0 hm3/año), la Marina Baixa (9,8 hm3/año) y L’Alacantí (7,3 hm3/año). Cabe destacar que en el Baix Vinalopó se reutiliza prácticamente el 100 % del agua depurada.

En 2015, el 31% del agua depurada en la Comunitat Valenciana (133 hm3) fue tomada directamente de la planta depuradora para ser reutilizada, el 28% (122 hm3) se reincorporó a los cauces naturales y el 41% (176 hm3) fue vertida al mar. Por usos, la reutilización para fines agrícolas es la dominante, alcanzando el 97% del total. Los precios del agua depurada regenerada, incluido el coste de depuración, ascienden a un 0,33 €/m3 (0,27 €/m3 del tratamiento secundario y 0,06 €/m3 del tratamiento terciario). Teniendo en cuenta el coste de reutilización, el precio del agua regenerada asciende a 0,68 €/m3 (0,27 €/m3 del tratamiento secundario, 0,06 €/m3 del tratamiento terciario, 0,25 €/m3 del tratamiento avanzado y 0,1 €/m3 de la distribución).

Los trasvases

Joaquín Melgarejo se refiere a los trasvases que están operativos en la provincia para finalizar este somero repaso a los recursos hídricos de la provincia de Alicante. Al menos desde 1420 se viene pensando en trasvasar aguas desde el río Júcar, en la provincia de Valencia, al río Vinalopó, en Alicante, por lo que podemos afirmar que se trata de uno de los proyectos de trasvase entre dos ríos más antiguos en España.

El Pacto del Agua entre los gobiernos regionales de Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana en 1997 quedó plasmado en el Plan Hidrológico de la cuenca del Júcar en el que se recoge la reserva de 80 hm3/año para paliar la sobreexplotación de acuíferos en el Vinalopó y garantizar los abastecimientos en el Campo de Alicante y en la Marina Baja.

La obra del trasvase se inició en 2002, para ello contó con la declaración de impacto ambiental favorable, dispuso del informe favorable del Banco Europeo de Inversiones y de financiación europea a través de los Fondos FEDER, que debían financiar las obras junto con las aportaciones del Ministerio de Medio Ambiente y, lo que fue más original, con el compromiso financiero de los usuarios. El trasvase se encomendó a la sociedad estatal Aguas del Júcar S.A., con la que la Junta Central de Usuarios del Vinalopó, Alacantí y Consorcio de Aguas de la Marina Baja suscribió un convenio de financiación y explotación de la obra.

Las Elecciones Generales de marzo de 2004 significaron un cambio de Gobierno y un viraje extraordinario de la política hidráulica seguida hasta el momento por el Ministerio de Medio Ambiente. La primera víctima fue la cancelación del trasvase del Ebro en junio de 2004, que dejo a la provincia sin al menos 400 hm3 previstos para Alicante. La segunda víctima, pese a que se había ejecutado ya más del 52 % del presupuesto de las obras en julio de 2005, fue la Conducción Júcar-Vinalopó, cambiando el punto de toma y el trazado del trasvase, desde Cortes de Pallás a Cullera, lo cual ha tenido repercusiones sobre la disponibilidad de caudales, la calidad del agua trasvasada, los costes de construcción y explotación, la financiación tanto de la UE como de los particulares, y en los plazos de ejecución y puesta en servicio de la infraestructura. El trasvase desde Cortes de Pallás habría permitido evitar las situaciones de precariedad e insostenibilidad actuales, reduciendo el riesgo de abandono de tierras de cultivo por falta de disponibilidad de recursos a corto plazo, y la recuperación de los acuíferos sobreexplotados. El nuevo trazado desde Cullera imposibilita, por razones de calidad, aportes de agua para el abastecimiento en el Vinalopó y Marina Baja. El presupuesto de la infraestructura desde Cortes de Pallas ascendía a 231 millones de euros, el nuevo trazado desde Cullera ascendió a 351 millones de euros. La altura neta de elevación desde Cortes es de 250 m.c.a. mientras que desde Cullera es de 800 m.c.a, lo que repercute directamente en el coste energético y en la inviabilidad económica para los usuarios, si no es con ayudas directas de la Administración

El Trasvase Tajo-Segura es una infraestructura estratégica de extraordinaria importancia en la ordenación hidráulica española. Es fruto de una política de ordenación del territorio impulsada por el Estado que ha permitido la consolidación de un sector agrícola de enorme vitalidad en el sureste español y, a su vez, ha garantizado la subsistencia hídrica de los abastecimientos urbanos de numerosas poblaciones de la provincia, incluidas grandes capitales como Alicante, Elche, Torrevieja y Orihuela. Entorno al 60% del agua de la MCT viene del Trasvase, lo que lo convierte en el sostenedor del sistema del abastecimiento.

La superficie regada con los caudales del trasvase Tajo-Segura ocupa el 61,65% del regadío provincial. El riego por goteo está instalado en el 92% de ese espacio cultivado. El valor económico bruto de las zonas regables del Acueducto Tajo-Segura en la provincia es superior a los 500 millones de euros al año, lo que representa el 62% de los ingresos brutos que obtienen los agricultores en el conjunto del regadío provincial. Las tarifas del trasvase, que incluyen la práctica recuperación de costes por parte de los usuarios, es de 0,9 €/m3 para el regadío y de 0,11€/m3 para los abastecimientos. El coste energético del Trasvase y Postrasvase es de 1,1 kWh/m3, que hace que sus aguas sean insustituibles para el regadío, ya que las posibles alternativas son cuatro veces más costosas energética y ambientalmente.

En conclusión, nos encontramos en un tiempo de encrucijada e incertidumbre. Los problemas hídricos son especialmente importantes en la captación de las aguas subterrráneas, que pueden terminar con nuestro modelo de crecimiento. Este problema sólo puede ser corregido a través de una conjunción de soluciones que pasan necesariamente por la traída de aguas de otras cuencas; el mantenimiento y consolidación del trasvase Tajo-Segura; el trasvase Júcar-Vinalópó, con agua de calidad, es decir, desde Cortes de Pallás; la reutilización de aguas depuradas regeneradas; y, complementariamente, con la desalinización. Si todo ello se aplicara, conseguiríamos restaurar el equilibrio hídrico y nos hallaríamos en el camino de resolver el principal problema ambiental, económico y social que en estos momentos tiene la provincia de Alicante: el déficit de recursos hídricos.

Referencias

Melgarejo, Joaquín. Los recursos hídricos: el déficit estructural del agua en la provincia. Diario Información: sección especial. Viernes, 28 de octubre de 2016. https://iuaca.ua.es/es/documentos/documentos/prensa/informacion-deficit-estructural-provincia-2016.pdf

Artículo realizado por Patricia Fernández Aracil, Ingeniera de Caminos, Canales y Puertos (Máster en Economía Aplicada), investigadora predoctoral del Instituto Universitario del Agua y de las Ciencias Ambientales (IUACA)

La redacción recomienda