Estrategia Nacional de Regadíos: Un instrumento rector y orientador de la política agrícola en España

340
0
  • Begoña Nieto durante su intervención.
    Begoña Nieto durante su intervención.
  • Subraya que la Estrategia, en cuyo diseño trabaja el Ministerio, será “el instrumento rector y orientador de la política nacional de regadíos”
  • Destaca el crecimiento continuado del riego localizado, que supone ya el 48% de la superficie total de regadío en España, “una evolución que se encamina a lograr una agricultura sostenible y eficiente”
  • Afirma que la modernización de regadíos ha permitido el ahorro de agua del sector agrario de 17.681 hm3 en 1999 a 16.344 hm3 en 2011
  • Resalta las medidas impulsadas por el Ministerio para atenuar la subida de las tarifas eléctricas

Sobre la Entidad

MAPAMA
El Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España es el departamento competente en el ámbito de la Administración General del Estado para la propuesta y ejecución de la política del Gobierno en materia de agua.
340

La directora de Desarrollo Rural y Política Forestal del  Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Begoña Nieto, ha asegurado que la Estrategia Nacional de Regadíos “será el instrumento rector y orientador de la política nacional de regadíos”. Una Estrategia, ha puntualizado, “que tendrá como finalidad, no sólo alcanzar la utilización racional de los recursos naturales, sino crear riqueza y empleo en una agricultura respetuosa con el medio ambiente”.

Así lo ha planteado en la inauguración de la Jornada  sobre el Plan Nacional de Regadíos, horizonte 2014 – 2020 que, organizada por la Comunidad General de Regantes del Canal de Aragón y Cataluña, se ha celebrado en Fraga (Huesca).

Nieto ha explicado que el propósito es disponer de un instrumento de planificación, que permita orientar la actuación de la Administración General del Estado en materia de regadíos a medio plazo “asignando unos objetivos y dotándola de unos criterios claros”. Para ello la Estrategia se centrará en materias  que son de su competencia, como  las bases y coordinación de la planificación de la actividad económica, la legislación, ordenación y concesión de los recursos en demarcaciones hidrográficas comunitarias, las obras de regadío de interés general y la estadística para fines estatales.

El regadío no debe entenderse como un fin sectorial en sí mismo, sino como un instrumento más parar promover un desarrollo rural sostenible

La planificación de regadíos, ha señalado la directora general, se realizará “en perfecta coordinación con la planificación hidrológica, teniendo en cuenta la participación de los distintos actores en el regadío español”. Entre ellos las Comunidades Autónomas en el proceso de planificación y ejecución, atendiendo a su régimen competencial; las Comunidades de Regantes en todo el proceso de modernización o  la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (SEIASA) por su papel en la ejecución y financiación de los proyectos.

Objetivos de la estrategia

Partiendo del principio de que el regadío no debe entenderse como un fin sectorial en sí mismo, sino como un instrumento más parar promover un desarrollo rural sostenible, Nieto ha explicado los principales objetivos de la Estrategia, teniendo en cuenta un punto de vista integrado y global.

Entre esos objetivos ha destacado la generación de empleo y riqueza, la mejora de la eficiencia en el uso del agua y la energía y el respeto al medio ambiente, así como una financiación eficiente, la mejora del marco normativo y de la gobernanza institucional y la innovación, formación y sensibilización.

Por cada uno de esos cinco objetivos estratégicos, la directora general ha señalado que se fijarán unas líneas de acción, así como sus directrices y prioridades. “Se trata de fijar los criterios objetivos para la declaración de interés general de actuaciones de regadío y los criterios para decidir la priorización de ejecución de las actuaciones”, ha subrayado la directora general.

Relevancia macroeconómica del regadío

En su intervención, la directora general ha repasado las principales cifras del regadío, tanto desde el punto de vista macroeconómico, como desde una óptica microeconómica. Así ha resaltado el hecho de que España es en la actualidad el país que mayor superficie de regadío posee en toda la Unión Europea, con una superficie regada que, según los datos del estudio ESYRCE, ha aumentado en 2013 un 0,51%, hasta un total de 3.540.560 hectáreas, “una tendencia al alza que se viene manteniendo desde 2006”.

En cuanto a la evolución del sistema de riego, ha destacado el aumento de la superficie de riego localizado, que ha pasado de 1.106.299 hectáreas en 2002 a 1.707.576 hectáreas en 2013, lo que supone un 48% de la superficie total de regadío de España. “Una evolución  hacia el riego localizado, sistema más eficiente, que refleja una coherencia con las políticas de regadío desarrolladas en los últimos años encaminadas a lograr una agricultura sostenible y eficiente” ha señalado Nieto.

Fruto de la modernización de los regadíos realizada en los últimos años, se ha producido también, según ha indicado la directora general, una racionalización del consumo de agua mediante el uso de las tecnologías más modernas. Así, el aumento del riego localizado y por aspersión, en detrimento de la superficie regada por gravedad, ha disminuido el consumo de agua del sector agrario que ha pasado de los 17.681 hm3 en 1999 a 16.344 hm3 en 2011.

Estas innovaciones, ha añadido Nieto, “son clave en el desarrollo rural, mejoran la gestión de los recursos naturales agua y suelo y contribuyen al desarrollo del sector agroalimentario”.

Tarifas eléctricas

Fruto de la modernización de los regadíos realizada en los últimos años, se ha producido también una racionalización del consumo de agua

La modernización en el regadío, ha señalado Begoña Nieto, ha implicado un coste energético mayor. Por ello, y para atenuar el impacto de la subida de las tarifas eléctricas, la directora general ha expuesto las gestiones realizadas por el Ministerio con otros Departamentos implicados.

Así, y en colaboración con el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, se han encontrado alternativas adecuadas en la figura de dos instrumentos fiscales, como la exención del Impuesto Especial sobre Electricidad y la actualización de los módulos del IRPF.

Con estas medidas, ha  explicado Nieto, “se da cumplimiento al compromiso del Gobierno y se equipara al colectivo regante con el resto de los sectores económicos en los que se refiere al impacto de a subida de los costes eléctricos”.

Entretanto, ha añadido, el Ministerio ha fomentado la agrupación de los regantes en centrales de compra, que permiten generar un ahorro en gasto de energía eléctrica de entre un 10% y un 14% anual. Una iniciativa que, según la evaluación de los propios regantes, supondrá más de 60 millones de euros al año en términos absolutos,  ha concluido la directora general.

Comentarios