El papel de la mujer en la Meteorología: En la ciencia desde los años 20

73
0
  • papel mujer Meteorología: ciencia años 20
  • En España la mujer presta servicio a la Meteorología desde la década de los años 20
  • AEMET desarrolla proyectos internacionales como Metagri, para la utilización de información meteorológica en el sector agrícola africano, donde la mujer tiene un papel fundamental
  • La Organización Meteorológica Mundial (OMM) impulsa medidas para que la mujer sea fundamental en la reducción del riesgo por desastres naturales
  • AEMET colabora con la OMM en la difusión de un sitio web dedicado a realzar el potencial de la mujer en este ámbito a través de la igualdad de oportunidades

Sobre la Entidad

MAPAMA
El Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España es el departamento competente en el ámbito de la Administración General del Estado para la propuesta y ejecución de la política del Gobierno en materia de agua.
73

La Agencia Estatalde Meteorología (AEMET), adscrita a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, colabora con la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en potenciar el papel de la mujer en el ámbito de la Meteorología a través de la igualdad de oportunidades.

Recientemente, la OMM ha realizado un llamamiento para que la mujer sea el núcleo protagonista en la reducción del riesgo de desastres naturales, dado que son las más afectadas por este tipo de catástrofes a causa de las desigualdades de género. Según la OMM, en el tsunami del Océano Índico en 2004 murieron muchas más mujeres que hombres debido a que no sabían nadar. Además, a causa del ciclón Gorki que afectó a Bangladesh en 1991 se registraron 140.000 víctimas mortales. En este caso murieron 14mujeres por cada hombre, debido a la falta del acceso a la información.

AEMET asume como propio este compromiso y ha desarrollado y colaborado en una serie de proyectos internacionales cuyas metas, además del ámbito meteorológico, impulsan la igualdad de género. Es el caso del proyecto Metagri, cuyo objetivo es formar a los agricultores africanos sobre la utilización de la información meteorológica y climática para mejorar la producción del sector agrícola, donde la mujer tiene un p20apel fundamental.

La OMM ha realizado un llamamiento para que la mujer sea el núcleo protagonista en la reducción del riesgo de desastres naturales

Una web para realzar el potencial de la mujer

Bajo el lema “Empoderando a las mujeres, Empoderando a la humanidad: ¡Imagínalo!”, la OMM pretende concienciar a la sociedad de la importancia de la mujer en la investigación, en la elaboración de políticas y en la toma de decisiones.

Con ese fin, la OMM se ha comprometido a incorporar políticas de género en sus gobiernos, sus estructuras y sus programas, lo que tiene como meta final atraer a más mujeres a la meteorología. Una de las primeras medidas adoptadas es la creación de este espacio web:http://www.wmo.int/gender.

Del mismo modo, AEMET colabora en la difusión de esta iniciativa a través del espacio en su web (http://www.aemet.es/es/omm) y a través de la publicación en las redes sociales.

AEMET, además participó activamente en el último Congreso Meteorológico Mundial de la OMM, celebrado el año pasado, en el que se lanzó un programa institucional de la ONU para reforzar el papel de liderazgo de la mujer bajo el título “Las mujeres en la diplomacia: el protagonismo de la mujer en el contexto del tiempo y el Clima”.

La mujer en la meteorología española

A día de hoy, en AEMET más de un 35% del personal dedicado a la meteorología son mujeres, entre meteorólogas, diplomadas y observadoras. Una presencia que se inicia en la década de los años 20, cuando el entonces llamado Servicio Meteorológico Español, cuya sede estaba situada en El Retiro (Madrid), contaba con un Cuerpo de Administrativos Calculadores en el que ya trabajaban varias mujeres.

Si bien en 1913 se creó un cuerpo específico dedicado al Servicio Meteorológico Nacional al que se accedía por oposición, no fue hasta 1928 cuando ingresó en él la primera meteoróloga Felisa Martín Bravo, que además se había convertido con anterioridad en la primera mujer doctora en Ciencias Físicas en España.

Pioneras en la meteorología

En las siguientes oposiciones convocadas en 1935, cinco de las 25 plazas fueron ocupadas por mujeres como Auxiliares de Meteorología. Desde 1939, el Servicio Meteorológico Nacional se encuadró dentro del Ministerio del Aire, por lo que cabe destacar como curiosidad que tras la Guerra Civil todos los meteorólogos y auxiliares, con indiferencia de género, obtuvieron asimilación militar, algo que continuó hasta 1978. En ese año se creó el Instituto Nacional de Meteorología (INM) que asumió las funciones de Servicio Meteorológico Nacional adscrito inicialmente al Ministerio de Transportes y Comunicaciones.

En AEMET más de un 35% del personal dedicado a la meteorología son mujeres

La Guerra Civil supuso un punto de inflexión y no fue hasta 1966 cuando las mujeres volvieron a acceder al INM. Entonces, las primeras mujeres en acceder mediante oposición al Cuerpo de Meteorólogos fueron Dolores Parra Serrano y Pilar Sanjurjo Carro, quien se hizo popular en los primeros años 70 como la primera mujer del tiempo en Televisión Española y una de las primeras personas que realizó una campaña en la Antártida.

Enseguida ingresaron otras dos mujeres, recientemente jubiladas, Rosario Díaz-Pavón Retuerta y María del Milagro García-Pertierra Marín, que han desarrollado labores fundamentales en el Servicio Meteorológico Nacional.

Labores destacadas

Desde entonces, la incorporación de la mujer al Servicio Nacional de Meteorología ha sido creciente, hasta el punto de alcanzar un porcentaje muy alto en algunas promociones ocupando puestos de relevancia en diferentes ámbitos de actuación como en la anteriormente mencionada Campaña Antártica.

Dentro de las tareas del apoyo a Defensa fue relevante el papel desempeñado por la meteoróloga Beatriz Sanz Fernández-Cuevas en el Cuartel General de Pristina durante el invierno de 2005-2006, cuando aún continuaba la tensión por el conflicto étnico de Kósovo. Allí llevó a cabo el asesoramiento meteorológico de todo tipo de fenómenos adversos como consecuencia de la influencia del anticiclón siberiano.

En el ámbito nacional, no menos mérito tiene la labor de profesionales destinadas en Observatorios de características especiales como el de Molina de Aragón (Guadalajara) o Izaña (Teide-Tenerife). En este sentido destaca la labor de la observadora Esther Miquel, licenciada en Matemáticas y doctora en Filosofía, que desarrolla su tarea en el Observatorio de Navacerrada, el de mayor altitud de la red de AEMET en la Península. En este puesto de trabajo se realizan regularmente sondeos nivológicos a unos 2.300 metros de altitud, durante los meses invernales que conlleva la subida a pie (con raquetas o esquíes) y varias horas de trabajo a la intemperie en condiciones generalmente muy adversas.

Comentarios