El misgurno, un pez invasor asiático, nuevo inquilino indeseado de los humedales de l’Albufera de Valencia

264
0
  • Ejemplar de misgurno capturado en los humedales artificiales dentro de la albufera de Valencia. ©Pablo Vera-SEO/BirdLife
    Ejemplar de misgurno capturado en los humedales artificiales dentro de la albufera de Valencia. ©Pablo Vera-SEO/BirdLife

Sobre la Entidad

SEO/BirdLife
Sociedad Española de Ornitología, fundada en 1954 con el objetivo de conservar las aves silvestres y su hábitat.

Gracias a los trabajos de seguimiento de ictiofauna desarrollados por SEO/BirdLife en los humedales artificiales gestionados en el marco del Life Albufera, recientemente se ha detectado en el humedal artificial del Tancat de l’Illa (Sueca, Valencia) la presencia de misgurno o pez dojo (Misgurnus anguillicaudatus), una especie de pez exótico e invasor procedente de Asia oriental.

Se trata de un pez de agua dulce que habita en fondos fangosos y limosos de ríos, lagos, canales y cultivos de inundación en el entorno de estos, como son los arrozales. Su carácter exótico viene determinado por su capacidad de habitar ambientes de un amplio rango de temperaturas (entre 2ºC y 30°C) y en aguas con escaso oxígeno (pudiendo utilizar aire atmosférico gracias a una adaptación del tracto digestivo), además de contar con un potencial reproductivo elevado, alta capacidad adaptativa, supervivencia y capacidad de dispersión. Cualidades que le permiten expandirse con facilidad en aquellas regiones óptimas a las que pueda llegar.

El misgurno fue localizado por primera vez en España en el delta del Ebro en 2001, donde ha protagonizado una rápida expansión por los canales y zonas naturales de este valioso espacio. Recientemente, la especie ha colonizado l’Albufera de Valencia, dentro de la Red Natura 2000, posiblemente debido a su uso ilegal como cebo vivo para la pesca. La especie se detectó por primera vez en este humedal en 2012 por técnicos de la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, y en apenas tres años ha ido ampliando su distribución por diversos canales de riego en la mitad sur del parque natural.

Sin embargo, hasta el momento el misgurno no había sido detectado en el interior de los humedales artificiales de l’Albufera. Estos espacios son pequeños oasis en los que la gestión se orienta a cumplir con el triple objetivo de mejorar la calidad del agua, aumentar la superficie de hábitats de interés comunitario y fomentar la presencia de aves amenazadas a escala regional, local y europea. Cómo una adecuada gestión integrada de 90 hectáreas de antiguos arrozales transformados en humedales permite alcanzar estas tres metas es el cometido del proyecto Life Albufera, cofinanciado por la Comisión Europea y del que SEO/BirdLife es socio beneficiario,

Amenaza a la biodiversidad autóctona

La presencia de peces autóctonos como el blenio de río, el gobio o la colmilleja puede ser utilizada como indicador de un buen estado ecológico, y por ello, la gestión de estos humedales artificiales fomenta la creación de hábitats adecuados para estas especies. Sin embargo, la llegada del misgurno dificulta enormemente el establecimiento de estas especies, a las que desplaza por competencia por el hábitat y el alimento.

El seguimiento de la biodiversidad, como el realizado por SEO/BirdLife en el marco del Life Albufera, se muestra en estos casos como una herramienta imprescindible para la detección temprana y control de especies exóticas con fuerte carácter invasor. Una cuestión vital en el entorno de localidades de gran valor conservacionista, como son los humedales artificiales. El modo en que esta especie ha colonizado y se ha extendido por l’Albufera, pone de manifiesto una doble necesidad: la de educar y concienciar a la sociedad sobre la importancia de prevenir la introducción de especies exóticas invasoras, y la de implementar estrategias de control y erradicación de especies exóticas. Estas estrategias deben establecer tanto los mecanismos para disponer de una red de detección temprana de las mismas como las actuaciones para eliminar del medio natural a los ejemplares de estas especies de fuerte potencial invasor. En el caso del misgurno, esta necesidad pasa a ser una obligación de la Administración autonómica, dado que la especie se encuentra incluida en el Catálogo español de especies exóticas invasoras (Real Decreto 630/2013).

Life Albufera

El proyecto, que tiene un plazo de ejecución de tres años, cuenta con la cofinanciación de ACUAMED y de la Confederación Hidrográfica del Júcar y tiene como socios beneficiarios a las organizaciones Acció Ecologista-Agró, Fundación Global Nature y SEO/BirdLife, con la Universitat Politècnica de Valencia como socio beneficiario coordinador.

Los socios beneficiarios desarrollan tareas que incluyen aspectos como el control de la calidad de las aguas que atraviesan estos humedales, la gestión del agua y la vegetación, el estudio de la respuesta de la biodiversidad a estas prácticas de manejo ecológico, así como la evaluación de los efectos sobre la economía local y la percepción de la población sobre los humedales artificiales. Todo ello sin olvidar las cuestiones relacionadas con su difusión, el intercambio de experiencias similares y la participación social.

Comentarios