La gestión del embalse de Tous beneficia a las aves acuáticas de l’Albufera

67
0

Sobre la Entidad

SEO/BirdLife
Sociedad Española de Ornitología, fundada en 1954 con el objetivo de conservar las aves silvestres y su hábitat.
  • gestión embalse Tous beneficia aves acuáticas l’Albufera
    Fochas en l’Albufera de Valencia. ©Pablo Vera
  • La entrada de entre 8 y 10 Hm3 de agua de buena calidad procedente del embalse de Tous ha permitido realizar un lavado de los arrozales y aumentar notablemente la extensión de la inundación invernal, muy reducida en años anteriores
  • La inundación invernal de l’Albufera ha sido muy positiva para las aves acuáticas que invernan en este humedal, según revelan los primeros censos del año realizados por SEO/BirdLife con el apoyo de la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Valencia
  • Este tipo de medidas resultan imprescindibles para cumplir los objetivos ambientales de las directivas ambientales que requiere l’Albufera para mejorar su estado de conservación

Tras las fuertes lluvias de octubre, la Confederación Hidrográfica del Júcar inició a principio de noviembre el vaciado técnico de Tous para no superar el límite máximo fijado o ‘resguardo de seguridad’ y mantener la capacidad de albergar nuevas avenidas, más frecuentes en otoño. El caudal destinado a l’Albufera, acompañado del mantenimiento de compuertas del lago sin bombeo, han asegurado un flujo de agua de buena calidad por los arrozales y un aumento notable de la inundación invernal.

Esta inundación invernal de l’Albufera, también llamada perellonà, es un proceso de gran valor ambiental, ya que permite generar hábitat adecuado para las miles de aves acuáticas invernantes que dan valor a este espacio de la Red Natura 2000. Sin embargo, durante los últimos inviernos, la extensión de la perellonà ha sido reducida y, en consecuencia, el estado de conservación y la importancia de este humedal para la invernada de las aves acuáticas se ha reducido año tras año gracias a la entrada de agua de buena calidad procedente del embalse de Tous, este panorama está empezando a cambiar. Así, los primeros censos realizados este invierno muestran cifras significativas de aves indicadoras de buena calidad del agua, como la focha común o el avetoro.

La entrada de entre 8 y 10 Hm3 prevista para el mes de noviembre no debe quedar en un hecho excepcional

En el caso de la focha común, tras la entrada y asentamiento del agua, se han censado un total de 1.196 ejemplares, una cifra que no se ha alcanzado anteriormente en el censo que se realiza cada enero en este espacio desde 1984, siendo la media de los últimos años de 446 ejemplares. En el caso del avetoro común, un ave catalogada como En Peligro de Extinción en el Libro Rojo de las Aves de España, y que requiere de aguas de buena calidad donde pescar, se han censado al menos 4 ejemplares alimentándose en campos encharcados con rastrojos de Sueca, lo que supone un hecho sin precedentes.

Es importante destacar que estos ejemplos, junto con cifras destacadas de otras especies con estado de conservación desfavorable en el espacio, como el pato colorado, han sido alcanzados con los primeros aportes de agua desembalsada, que continuarán hasta final de noviembre. Asimismo, se pone de manifiesto la importancia del aporte de aguas de buena calidad y el mantenimiento de una buena lámina de agua invernal para mejorar el estado de conservación de este espacio de la Red Natural 2000, un aspecto que revierte positivamente en todo el amplio tejido socioeconómico que forma parte de este espacio, como la agricultura, pesca o turismo.

Sin embargo, la entrada de entre 8 y 10 Hm3 prevista para el mes de noviembre no debe quedar en un hecho excepcional (aunque lejos del caudal ecológico del espacio, fijado en 160 Hm3), siendo necesario que sus efectos iniciales sobre la biodiversidad puedan tener continuidad durante toda la invernada mediante el mantenimiento de niveles y circulación de agua durante todo el invierno.

Situaciones como la experimentada durante este mes ponen de relevancia la importancia del cumplimiento de la Directiva Marco del Agua, que exige a los estados miembros devolver a sus masas de agua a un buen estado ecológico. Para ello, es imprescindible que la planificación hidrológica, a través de los planes de cuenca, tengan en cuenta por un lado los requerimientos de agua de estos espacios y, por otro, los requerimientos de las especies amenazadas que dependen del agua y que habitan en humedales de la Red Natura 2000. Un aspecto que debe estar recogido con especial atención y rigurosidad tanto en el Plan de Cuenca del Júcar como en el Plan de Gestión del espacio Red Natura, y que debería incorporarse al Plan Rector de Uso y Gestión de l’Albufera.

Comentarios