Aqualia
Connecting Waterpeople

El papel del desarrollo sostenible en el grupo SUEZ: El caso de Emasagra

1.181
3
(3)
  • papel desarrollo sostenible grupo SUEZ: caso Emasagra
    EDAR Sur de Emasagra
  • El grupo SUEZ apuesta por el desarrollo sostenible, aquél capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las generaciones futuras, en todas sus operaciones y empresas. Es el caso de Emasagra.

Sobre la Entidad

SUEZ Advanced Solutions Spain
SUEZ Advanced Solutions Spain ofrece soluciones integrales y sostenibles para la gestión del agua y la energía en clientes municipales, industriales y agrícolas, contribuyendo a la economía circular y reduciendo el impacto medioambiental.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

La integración del desarrollo sostenible en la estrategia del grupo SUEZ es inequívoca, incluyendo en los procesos de decisión las preocupaciones sociales, ambientales, éticas y laborales más allá de factores económicos. Es su apuesta y garantía de perdurabilidad.

Dentro de las empresas del grupo, esta estrategia tiene vocación común en todas ellas. Emasagra, la firma encargada de la gestión del agua en Granada y su área metropolitana es un ejemplo con el trazado de un plan trasversal que hace del desarrollo sostenible uno de sus valores ineludibles. Por ese motivo, a través de la experiencia de la entidad granadina, se presenta un análisis en profundidad de las líneas de acción en SUEZ con algunas pinceladas concretas del caso andaluz.

Ejes del desarrollo sostenible

Emasagra articula su estrategia en torno tres ejes principales: social (personas), ambiental (planeta) y económico (empresa)

El entorno actual es cambiante. Hay una demanda creciente de los grupos de relación que exige una mayor capacidad de respuesta y se debe materializar en acciones concretas. Llega el tiempo para la acción a través de iniciativas con impacto local que contribuyen a dar respuesta a retos globales.

En este contexto, el objetivo se enfoca hacia la consolidación de un cambio cultural desde la base. Todos los actores internos deben ser copartícipes y embajadores de la política innovadora de desarrollo sostenible que implementa la empresa. Por otra parte, el objeto desde un prisma más amplio se centra en conseguir que el proyecto sea una Best Practice a replicar. La idea es lograr que el impacto vaya más allá de las empresas del grupo: que promueva la involucración de la sociedad.

Con estas líneas en mente, Emasagra articula su estrategia en torno tres ejes principales: social (personas), ambiental (planeta) y económico (empresa), que se superponen y confluyen dando sentido a su política de desarrollo sostenible. Desde ella se asume el reto de implantar este modelo con una visión integral y a largo plazo, que ayudará a garantizar la viabilidad futura de la compañía.

Desde cada eje, a su vez, se desarrollan una serie de retos y el cumplimiento de los mismos se asegura mediante la propuesta de distintas iniciativas con objetivos, responsables y plazos de ejecución concretos, dotadas de los recursos suficientes para su correcta ejecución. Mediante una serie de indicadores de seguimiento se garantiza el cumplimiento de todas ellas:

Las personas

Los objetivos se centran en proporcionar calidad de vida a los empleados, consolidar la implicación social de la compañía y sensibilizar en el uso sostenible de los recursos. En el caso granadino, se está trabajando en la concreción de actuaciones específicas que repercutan y mejoren la vida de las personas, como la minimización del impacto en zonas sensibles, la recuperación de espacios de biodiversidad o los proyectos colaborativos.

Todos los actores internos deben ser copartícipes y embajadores de la política innovadora de desarrollo sostenible que implementa la empresa

En Granada ya hay iniciativas finalizadas, como la promoción de los hábitos saludables con acciones como el proyecto “Escaleras es salud”, la adquisición de triciclos para operadores en plantas o la adecuación de aseos, la instalación de vestuarios y habilitación de una zona de aparcamiento de bicicletas en la Sede Central para promover su uso.

En relación a la mejora de la calidad de vida de las personas, destaca la inversión social realizada, cuantificada anualmente mediante la metodología LBG (comedores de verano de la Cruz Roja, RETO Unicef…), las tarifas sociales (estimándose en 268.000 € el importe no facturado en 2015), la mejora de la seguridad y cambio de pavimentación en zonas de juegos infantiles, etc.

Si hablamos de atención al cliente, la implantación de la cita previa y del servicio automático de introducción de lecturas, así como la puesta en marcha del protocolo de atención preferente a cuidadores serían buenos ejemplos de ello.

Por último, en materia de formación destaca la sensibilización ambiental a escolares, cursos formativos y visitas técnicas de autoridades y técnicos de países tan diversos como Corea del Sur, Irak y Montenegro, entre otras acciones.

A medio plazo, también se han fijado unos objetivos con límite en 2020, como son: mejora de la percepción de los clientes del servicio como empresa socialmente responsable, cercana y abierta, implicada con la comunidad local y con personal formado y cualificado; percepción como empresa comprometida con el desarrollo sostenible; lograr un índice de orgullo de pertenencia de los empleados y, finalmente, cero accidentes con baja.

El planeta

Los retos en esta área se centran en gestionar de manera responsable los recursos hídricos, impulsar la autosuficiencia energética, lograr el Residuo 0 y preservar la biodiversidad.

Las iniciativas finalizadas a nivel local tienen como objetivo la reducción de emisiones, a lo que ha contribuido la instalación de sistemas de mejora de aireación en las EDAR Sur y Oeste, la sustitución de la parrilla de difusores y la instalación de soplantes de levitación magnética, así como la instalación de 3 electrolineras, una de ellas ubicada en la EDAR Sur, alimentada a partir de la propia energía eléctrica verde producida por las bacterias durante el proceso de depuración. Con 3 unidades, se ha iniciado recientemente la renovación de la flota, sustituyendo los tradicionales vehículos de combustión por otros 100% eléctricos.

Además, hay en ejecución inversiones para la construcción de 2 centrales mini-hidráulicas e instalación de nuevas picoturbinas que complementen a las ya existentes.

Por otro lado, se ha realizado un análisis externo de posibles actuaciones en materia de biodiversidad, y se ha ampliado el cálculo de la Huella de Carbono a toda la empresa.

Finalmente, en cuanto al reto de alcanzar a medio plazo el objetivo de Residuo 0, a día de hoy ya se ha conseguido valorizar al 100% los fangos generados en el proceso de depuración, así como la totalidad de las arenas y grasas de origen industrial extraídas en él. Todos estos residuos son finalmente compostados o aplicados directamente en agricultura, mejorando la calidad de los cultivos y suelos en la zona.

Llega el tiempo para la acción a través de iniciativas con impacto local, que contribuyen a dar respuesta a retos más globales

La empresa

El propósito es posicionarse como empresa socialmente responsable, ética y colaborativa, que invierte en innovación, impulsa la gestión sostenible de sus compras y promueve las inversiones socialmente responsables. En Emasagra, el reto de lograr alcanzar un 100% de autosuficiencia energética va en esta línea.

Potenciar el desarrollo del portal de transparencia, la publicación anual del Informe de Desarrollo Sostenible, los diversos convenios de colaboración con varios centros universitarios y la participación en foros y simposios relacionados con el desarrollo sostenible, dan forma material a este apartado, además de la mejora del entorno de trabajo con la adhesión a la declaración de Luxemburgo y la renovación del Área de Atención al Cliente

¿Cómo se articula?

Para lograrlo, la organización maneja 10 principios para la acción, que comprenden: el buen gobierno y gestión ética, el equipo humano y desarrollo del talento, la orientación al cliente, el fortalecimiento de la cadena de proveedores, el respeto al medio ambiente, la implicación social y el derecho humano al agua, la innovación sostenible, la relación con los grupos de interés, la promoción del desarrollo sostenible y la responsabilidad corporativa y la rendición de cuentas y transparencia.

Esta lista, a su vez, se articula en torno a los pilares estratégicos del grupo, que giran en torno a la gestión Digital, Innovadora, Social y Sostenible del agua, conformando la denominada estrategia DISS, de ámbito global.

Los conceptos clave en este plan podrían definirse como ambición, coherencia, integración, sostenibilidad, inspirador, ilusionante, innovador y singular.

El objeto, desde un prisma más amplio, se centra en conseguir que el proyecto sea una Best Practice a replicar

Emasagra, letras y cifras

La Empresa Municipal de Abastecimiento y Saneamiento de Granada S.A. centra su actividad en los servicios del ciclo integral del agua en Granada y su área metropolitana, siendo la empresa de referencia desde 1982.

El Ayuntamiento de Granada creó Emasagra en 1981 para prestar los servicios de abastecimiento y alcantarillado como sociedad municipal. En 1997, se aprobó su transformación en empresa de capital mixto mediante la venta del 49% de las acciones.

En la actualidad, el Ayuntamiento de Granada posee el 51% de las acciones y el resto corresponde a la sociedad Hidralia, Gestión Integral de Aguas de Andalucía S.A., empresa participada a partes iguales por Suez Agua, Concesiones Ibérica, Unicaja Banco y CajaGRANADA, integrada en el grupo BMN, ambas a través de Hidrocartera, S.L.

La compañía tiene cerca de 218.000 clientes y da servicio a más de 384.000 ciudadanos en 15 municipios del área metropolitana de Granada: Alhendín, Armilla, Cájar, Cenes de la Vega, Cúllar Vega, Churriana de la Vega, Gójar, Granada capital, Huétor Vega, La Zubia, Las Gabias, Ogíjares, Otura, Pinos Genil y Pulianas. Cuenta con una plantilla de 200 personas, de las cuales el 25,25% son mujeres y el 91,4% tiene contrato fijo.

En términos hídricos, en 2015 suministró 50.242.985 m3 de agua con un rendimiento técnico hidráulico del 70,35%, y depuró 24.466.658 m3. La tasa de reutilización de agua es del 95,14%, que se destina básicamente a usos agrícolas.

Con respecto a infraestructuras, cuenta con 85 depósitos, 42 centrales de bombeo, 1 ETAP, 4 EDAR, 1.471 km de red de alcantarillado, 7 estaciones de control de vertidos y 1.768 km de red de distribución.

En cuanto a los aspectos prioritarios de su gestión, valores como la calidad, la innovación, el compromiso social o la sostenibilidad forman parte de su estructura. El objetivo estratégico es asegurar la viabilidad del negocio, introduciendo en los procesos de decisión más parámetros que los puramente económicos: convirtiendo el desarrollo sostenible en principio rector de su desempeño.

La redacción recomienda