Aqualia
Connecting Waterpeople
Isle Utilities
FENACORE
Red Control
CAF
STF
GS Inima Environment
Ulbios
VisualNAcert
AZUD
TFS Grupo Amper
DuPont Water Solutions
ACCIONA
AECID
EPG Salinas
Aigües Segarra Garrigues
biv Innova
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Control Techniques
Saleplas
TecnoConverting
Danfoss
TEDAGUA
Hidroconta
BELGICAST by TALIS
Ingeteam
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
IIAMA
Fundación Biodiversidad
Grupo Mejoras
BACCARA
Regaber
NOVAGRIC
ESAMUR
Consorcio de Aguas de Asturias
Minsait
Vector Motor Control
Idrica
DAM-Aguas
Laboratorios Tecnológicos de Levante
ICEX España Exportación e Inversiones
Saint Gobain PAM
Fundación Botín
Global Omnium
Fundación We Are Water
Kamstrup
UPM Water
ABB
Terranova
Smagua
Agencia Vasca del Agua
AGENDA 21500
Hach
ISMedioambiente
Asociación de Ciencias Ambientales
LACROIX
s::can Iberia Sistemas de Medición
Filtralite
Grundfos
ITC Dosing Pumps
Cajamar Innova
FLOVAC
CALAF GRUP
Aqualia
Innovyze, an Autodesk company
Insituform
Likitech
IAPsolutions
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Rädlinger primus line GmbH
AMPHOS 21
ADECAGUA
Confederación Hidrográfica del Segura
Molecor
Blue Gold
Baseform
Gestagua
Sacyr Agua
Barmatec
Catalan Water Partnership
Elliot Cloud
HANNA instruments
NaanDanJain Ibérica
Almar Water Solutions
Redexia network
Lama Sistemas de Filtrado
Bentley Systems
Schneider Electric
Prefabricados Delta
J. Huesa Water Technology
UNOPS
Xylem Water Solutions España
SCRATS
Aganova
Cibernos
Elmasa Tecnología del Agua
Fundación CONAMA
EMALSA
Kurita - Fracta
1 de Febrero en Isle Utilities Webinar Series

La Cuenca Alta del Manzanares, amenzada por un arbusto invasor plantado hace décadas

Sobre la Entidad

UCM
Universidad Complutense de Madrid.
ABB
  • Cuenca Alta Manzanares, amenzada arbusto invasor plantado hace décadas
    Ejemplares del arbusto Spartium junceum en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares (UCM/CC)
  • El aumento de temperaturas y precipitaciones beneficia al arbusto Spartium junceum, una planta invasora que se plantó hace décadas en los arcenes de la autopista que rodea al Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Un estudio de la Universidad Complutense de Madrid demuestra cómo la planta perjudica a un arbusto autóctono del parque, incluso aunque esta se erradique.

Antes de que la Cuenca Alta del Manzanares (Madrid) fuera declarada Parque Regional, se plantaron alrededor de 10.000 ejemplares del arbusto Spartium junceum en los arcenes de la autopista A6 (Madrid – A Coruña), que rodea el extremo suroccidental del parque. También se utilizó la planta para repoblar una finca colindante de la que se había obtenido tierra para construir una vía de servicio.

Casi cuarenta años después, su crecimiento preocupa a los científicos, al tratarse de una especie invasora que, en otras zonas de la península ibérica, amenaza a la vegetación autóctona.

“Es una amenaza, sobre todo, si cambian las características del clima, como por ejemplo, que aumente la temperatura en invierno”, explica Rosario G. Gavilán, investigadora deldepartamento de Biología Vegetal II de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

El Spartium junceum es una amenaza, sobre todo, si cambian las características del clima

“Este último invierno, tan benigno, favorece claramente al arbusto”, añade. También un aumento de la precipitación beneficia a la planta, como ha ocurrido esta primavera, lo que favorece que se disperse, al nacer frutos más vigorosos y con más semillas.

Para averiguar cómo afecta la presencia del arbusto a la vegetación autóctona, los científicos de la UCM han medido diferentes parámetros de una muestra de Spartium junceum y de una planta nativa, Cistus ladanifer, ambas ubicadas en la zona suroccidental del parque.

La principal diferencia entre ambas fueron los suelos, que se modificaron en función de cada arbusto. Así, el sustrato de la planta invasora registró mayor cantidad de nitrógeno, lo que indica que el arbusto es capaz de fijar nitrógeno atmosférico, a diferencia de la planta nativa.

“Esto es muy típico de leguminosas y se ha estudiado, por ejemplo, en la retama, que fija el nitrógeno atmosférico porque hay unas bacterias en sus raíces que se encargan de hacerlo, mejorando los suelos”, afirma la científica, autora principal de la investigación, que se publica en Journal of Plant Ecology.

Además, el suelo del arbusto también registraba valores más altos de fósforo, magnesio y calcio, en comparación con los de Cistus, a lo que se suma una mayor disponibilidad de agua. “El suelo está claramente a su favor”, resume Gavilán.

Décadas hasta volver al equilibrio natural

Los autores detectaron que, en las orientaciones que miran hacia el norte y el este, es decir, las zonas mejor conservadas del parque, los arbustos son más vigorosos y se encuentran en mejores condiciones que los de las orientaciones oeste y sur.

“Si mejoran las características medioambientales parece claro que desde esas orientaciones se podrían producir los mayores daños de esta especie”, indica la bióloga.

Si las temperaturas y precipitaciones aumentan, las semillas empezarán a germinar, incrementándose la población

En cuanto a las semillas, los científicos advierten que, aunque de momento se encuentran controladas en el banco de semillas (ubicado en el suelo, bajo la planta), si las temperaturas y precipitaciones aumentan, estas empezarán a germinar, incrementándose la población.

De momento, la solución no pasa por erradicar la especie, según los autores, pero sí por mantenerla bajo control y dejar de plantar nuevos ejemplares. “En Estados Unidos está prohibida venderla como planta de jardín y en algunos condados existen planes de erradicación”, compara la experta.

En España representa un problema en algunas zonas costeras, donde compite y desplaza a la vegetación nativa. “En el centro de la península todavía está climáticamente limitada pero, dado lo extensivo de las plantaciones, se puede convertir en un gran problema”, advierte Gavilán.

Si la situación empeorara y se tuvieran que erradicar todas las plantas, aun así su rastro repercutiría de forma negativa en la vegetación nativa. El hecho de que los suelos mejoren por el paso de la invasora supone un problema grave para la conservación de la flora endémica, al no estar adaptada a ese sustrato.

“Si ahora arrancaran las plantas de S. junceum de la zona estudiada, se necesitarían décadas para que llegara a restituirse el equilibro natural”, mantiene la científica.

Redacción iAgua

La redacción recomienda

20/11/2020 · Digitalización · 150 1

Pedro Martínez (UCM): "El reconocimiento de patrones es útil en la gestión de recursos hídricos"