Innovyze, an Autodesk company
Connecting Waterpeople
Agencia Vasca del Agua
ESAMUR
VisualNAcert
Cibernos
Idrica
HANNA instruments
ICEX España Exportación e Inversiones
AZUD
Aqualia
Fundación Botín
Kamstrup
Saleplas
Saint Gobain PAM
Elmasa Tecnología del Agua
Laboratorios Tecnológicos de Levante
s::can Iberia Sistemas de Medición
Regaber
AECID
Isle Utilities
Fundación We Are Water
CAF
LABFERRER
AMPHOS 21
ABB
IIAMA
EMALSA
Almar Water Solutions
Cajamar Innova
UPM Water
Danfoss
Elliot Cloud
Filtralite
Fundación CONAMA
Fundación Biodiversidad
DATAKORUM
ITC Dosing Pumps
NSI Mobile Water Solutions
TecnoConverting
Grupo Mejoras
IAPsolutions
Smagua
Rädlinger primus line GmbH
Kurita - Fracta
Baseform
UNOPS
Bentley Systems
TFS Grupo Amper
Control Techniques
Montrose Environmental Group
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
NTT DATA
ONGAWA
Global Omnium
ADECAGUA
Barmatec
TEDAGUA
DAM-Aguas
Amiblu
ISMedioambiente
Ingeteam
Schneider Electric
ADASA
Terranova
Minsait
EPG Salinas
AGENDA 21500
J. Huesa Water Technology
GS Inima Environment
Consorcio de Aguas de Asturias
MOLEAER
Sacyr Agua
Confederación Hidrográfica del Segura
SCRATS
Blue Gold
Catalan Water Partnership
ACCIONA
Red Control
Gobierno de la Comunidad de Madrid
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Innovyze, an Autodesk company
FENACORE
Molecor
FLOVAC
Likitech
Redexia network
Hidroconta
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
LACROIX
Xylem Water Solutions España
Aganova
Lama Sistemas de Filtrado
Gestagua
STF
Asociación de Ciencias Ambientales

¿A qué se debe la forma hexagonal de los copos de nieve?

  • ¿ qué se debe forma hexagonal copos nieve?
    Cristales con formas hexagonales achatadas (Kenneth Libbrecht-SnowCrystals.com ©)
  • Cuando hay mucha humedad, los cristales que forman un copo de nieve adoptan formas fascinantes.  En atmósferas secas, su apariencia es más sencilla, con prismas hexagonales.
  • Lo que intriga a los científicos es por qué estos prismas se transforman en columnas o en cuerpos chatos cuando bajan los grados. Un equipo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid ha dado un paso más para descifrar el enigma.

Sobre la Entidad

UCM
Universidad Complutense de Madrid.

Las caprichosas y geométricas formas de los cristales que forman un copo de nieve se originan en condiciones de alta humedad. En atmósferas secas, los cristales adoptan una apariencia mucho más austera, con prismas hexagonales.

“Esta aparente sencillez esconde una complejidad asombrosa frente a los cambios de temperatura”, explica Luis González MacDowell, responsable del grupo de investigación de Interfaces Moleculares de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Según bajan los grados, los prismas hexagonales achatados se alargan y adoptan forma de columna, un comportamiento que se repite varias veces. La clave parece estar en una fina capa de agua líquida que aparece sobre la superficie del hielo cuando este entra en contacto con la atmósfera. Los científicos han simulado por ordenador esta superficie a escala molecular.

“En nuestro análisis descubrimos que cuando se mira esta capa (de apenas un nanómetro) con mucho detalle, se comporta como si estuviese emparedada entre dos superficies de hielo-agua y agua-vapor”, explica González MacDowell, autor principal del estudio que se publica en Physical Review Letters.

La clave parece estar en una fina capa de agua líquida que aparece sobre la superficie del hielo cuando este entra en contacto con la atmósfera

Estas dos superficies (hielo-agua y agua-vapor) se comportan de manera distinta a alta y a baja temperatura. “Esta transformación es parecida a las transiciones de fase topológicas de Kosterlitz-Thoules que han recibido el Premio Nobel de Física este año”, compara Eduardo Sanz, investigador del equipo y coautor del trabajo.

Así, en condiciones muy frías, por debajo de -25 ºC o -20 ºC, los prismas hexagonales son más largos que anchos y presentan forma de columnas. Si se eleva la temperatura, entre -20 ºC y -10 ºC, los cristales pierden su altura y se transforman en prismas chatos. Cuando aumenta más allá de los -10 ºC, se vuelven a convertir en columnas, y vuelvan a achatarse si el mercurio sube a alrededor de los cero grados.

Cristales con formas  de columnas. / Kenneth Libbrecht-SnowCrystals.com ©.

Más cerca de resolver el enigma

Lo que se sabía hasta ahora es que el prisma adopta forma de columna cuando las bases crecen más rápido, mientras que toma una forma achatada si son los lados (la cara prismática) los más veloces.

Esta explicación es incompleta puesto que no indica por qué las velocidades de crecimiento de las diferentes caras del prisma cambian con la temperatura. Eso es lo que hemos investigado nosotros”, señala Pablo Llombart, investigador del equipo y coautor del trabajo.

El estudio revela que dos grados por debajo del punto de fusión del hielo (a los 0 ºC), las fluctuaciones de los lados del prisma son pequeñas, como las de una superficie lisa. Por encima de esa temperatura se hacen muy grandes y aumentan a medida que crece el cristal, como en las superficies rugosas.

“Al convertirse en una superficie rugosa, su velocidad de crecimiento aumenta de forma abrupta, lo que indica la propensión de los cristales a crecer en forma de prismas hexagonales chatos, como se observa en la naturaleza”, explica Jorge Benet, investigación del equipo y coautor del estudio.

En su opinión, este hallazgo “es un pequeño paso, pero aún quedan unos cuantos más para llegar a entender por completo el misterio de los hábitos cristalinos del hielo atmosférico. Mucho campo abierto para seguir explorando este fascinante problema”.

Redacción iAgua

La redacción recomienda

20/11/2020 · Digitalización · 156 1

Pedro Martínez (UCM): "El reconocimiento de patrones es útil en la gestión de recursos hídricos"