Reconstruyen la riada de Valencia de 1731 a partir de relatos de sucesos y memorias personales

  • El domingo 16 de septiembre de 1731 Valencia sufrió una inundación repentina que afectó notablemente la parte extramuros de la ciudad y el margen izquierdo del río Turia, desde Campanar hacia el este pasando por la Saïdia y los caminos de Morvedre, Alboraia y el Grau.
  • Alfredo Faus, profesor de Geografía de la Universitat, ha publicado una investigación que reconstruye la riada a partir de cuatro relatos de sucesos y dos memorias manuscritas. El trabajo corrige y amplía la información sobre el acontecimiento, apunta cómo se percibió y se transmitió, y refuerza el papel de la literatura de la catástrofe como fuente de información histórica.
200
0

Sobre la Entidad

Universidad de Valencia
La Universidad de Valencia, fundada en 1499 bajo el nombre de Estudi General, es una de las universidades más importantes y antiguas de España.
  • Reconstruyen riada Valencia 1731 partir relatos sucesos y memorias personales

Los documentos analizados son cuatro relatos de sucesos, tres de ellos en forma de romance y uno en prosa, depositados en la Biblioteca Valenciana (Verdadero Resumen, ¬de Pascual Vergadà; Verdadera Relación, anónima; y Puntual Relación, de Antonio Bordázar) y en la Biblioteca Històrica de la Universitat de València (Segunda Relación, también anónima). Las dos memorias manuscritas son Historia del Priorato del P.M. Fr. Miguel Gosalbo, de Tomás Güell; y Especies Sueltas Perdidas, de Juan Pahoner, depositadas en la Biblioteca Històrica de la Universitat de València y el Archivo de la Catedral de Valencia, respectivamente. 

Aquel día de 1731 había venido precedido por otros dos de intensas precipitaciones aguas arriba del Pla de Quart, en la cuenca del río Turia. La noche anterior a la riada apenas había llovido sobre Valencia y no se había apreciado un aumento significativo en el caudal del río, por lo que sus consecuencias fueron más devastadoras, ante la falta de previsión. Los efectos del desbordamiento fueron, además, muy diferentes en las zonas situadas intramuros y extramuros de Valencia, siendo especialmente graves al norte del cauce. El núcleo de la Vilanova (actualmente el Grau de Valencia), ya junto al mar y en la parte izquierda del río Turia, fue también inundado.   

Alfredo Faus indica que los relatos de sucesos, “escritos normalmente en forma de romance, nos muestran el modo en que los poderes civiles y religiosos de la ciudad utilizaban la catástrofe para manipular la opinión pública en favor de sus intereses. Las memorias manuscritas, en cambio, nos acercan a los detalles más humanos del momento e incluyen apartados tradicionalmente olvidados en las crónicas académicas”. Al menos dos de los tres romances fueron escritos en la semana posterior a la tragedia. 

Esta documentación permite estudiar fenómenos naturales desde el punto de vista de la historia de las mentalidades y de las ideas científicas

El artículo que analiza la inundación, publicado en la revista Investigaciones Geográficas de la Universidad de Alicante, La riada del Turia de 1731. Una aproximación a la literatura de la catástrofe, aporta información a través de un género “con una enorme riqueza documental referida a acontecimientos de carácter natural, que no es propiamente técnica, sino que recoge el modo en que se percibía y se transmitía la catástrofe”, según Alfredo Faus. “En el antiguo Reino de Valencia ningún fenómeno natural ha dejado un poso literario tan importante como las avenidas de agua provocadas por sus ríos y ramblas”, recuerda el investigador de la Universitat. De hecho, en ese mismo año de 1731 el río Segura se desbordó en Orihuela y faltó muy poco para que el Júcar lo hiciera en la comarca de la Ribera. 

En las relaciones, el autor o autora –cuando es anónimo, suelen ser poetas o estudiantes– utilizaba recursos literarios para describir la situación. Por ejemplo, antropomorfizaba al río, o como en el caso de la Verdadera Relación, los elementos de la inundación eran transformados en metáforas. Así ocurre con el propio río (Capitán de la fluitiva Milicia de las armas de Neptuno), sus aguas (tren de artillería, balas de espuma), las nubes (tropas auxiliares), las ramblas y barrancos (batidores y huestes) y los edificios (castillos asaltados), que son tratados en términos castrenses.

En palabras de Alfredo Faus, “esta documentación permite estudiar fenómenos naturales desde el punto de vista de la historia de las mentalidades y de las ideas científicas, además de completar los datos concretos obtenidos en otras fuentes”. 

Consecuencias de la crecida

Las consecuencias de la riada variaron según la parte de la ciudad afectada. El margen derecho del río Turia, con mayor protección frente a avenidas y con la existencia de las murallas, sufrió la inundación de las zonas cercanas a los portales de San José, de los Serranos, del Cid y, sobre todo, del Real. En los barrios de Roters, Blanqueries y la Xerea, la ruptura de algunas ace¬quias y el anegamiento de los pozos provocaron la formación de grandes bolsas de agua, lo que obligó a abrir boquetes de desagüe en la muralla. 

En el margen izquierdo, situado extramuros, la destrucción fue absoluta, según la investigación de Faus Prieto. “Los efectos de la crecida se multiplicaron a partir del puente de San José al unirse su frente con las aguas que arruinaron y desbordaron los pretiles río abajo, una vez que la carga material arrastrada taponó los ojos de los puentes”. La interpretación de este hecho por parte de Tomás Güell, en su memoria manuscrita Historia del Priorato del P.M. Fr. Miguel Gosalbo, es que se trató de una inundación extraordinaria, ya que el monje más anciano del convento de Predicadores de Valencia, de ochenta y cinco años de edad, no había conocido otra igual. 

Juan Pahoner en su memoria, Especies Sueltas Perdidas, habla del desbordamiento del barranco de Patraix, al sur de la ciudad, y cita la altura de las aguas tras la crecida del Turia en algunos puntos de Valencia: “ocho o nueve palmos” (entre 1,80 y 2 metros) en el Monasterio de la Trinidad (margen izquierdo) pero también en los conventos de Santo Domingo y del Remedio (margen derecho del río). 

Crónicas de los hechos

Las consecuencias de la riada variaron según la parte de la ciudad afectada

La consulta de esta documentación histórica y su análisis permite conocer, así, el origen de las informaciones de uso común, popularizadas por cronistas de reconocido prestigio, y que como en este caso, se han basado en otras fuentes que, a su vez, se basaron inicialmente en las relaciones publicadas de manera inmediata al suceso. 

“Al margen del conocimiento de hechos pasados y de la recuperación de fuentes poco conocidas, esta inundación es la primera que se produjo tras la construcción de las defensas del cauce en el margen derecho del río, en el tramo entre la cruz de Mislata y la ermita de Montolivet. Este hecho incentivó la continuación de las defensas en el margen izquierdo hasta su culminación en 1789 entre los puentes de San José y del Mar”, indica Alfredo Faus. 

Hasta ahora, la información disponible de la riada de 1731 provenía de la narración Valencia Antigua y Moderna del padre José Teixidor, una obra que había permanecido manuscrita desde 1767 y que fue impresa en 1895. En ella, este dominico, bibliotecario del Real Convento de Predicadores de Valen¬cia, dedicó dos capítulos a las inundaciones históricas del río Turia. En el caso de la ocurrida en 1731, reconocía expresamente su deuda con la Historia manuscrita de su correligionario Tomás Güell y emplazaba al lector interesado a acudir al texto original en busca de mayores datos. 

“Esta crónica, un resumen de la escrita por Güell, se convirtió en un referente obligado para historiadores como Vicente Boix (1845), Manuel Carboneres (1873), Constantí Llom¬bart (1887) y Francesc Almela i Vives (1957), quienes la reprodujeron sin el menor pudor”, apunta Faus Prieto. De esta forma, la información disponible de la riada de 1731 proviene de la copia reiterada del resumen de unas memorias manuscritas, las de Tomás Güell que, a su vez, estaban basadas parcialmente en las notas tomadas por este cronista de las relaciones publicadas de manera inmediata al suceso”, dice Alfredo Faus.

Comentarios