Connecting Waterpeople

Continúa el aumento de los regadíos en Doñana sin que se ponga fin, según WWF

442
2
(1)
  • Continúa aumento regadíos Doñana que se ponga fin, WWF
    © Jorge Sierra / WWF España

Sobre la Entidad

WWF
WWF
WWF está presente en más de 100 países y cuenta con el apoyo de 5 millones de personas de los 6 continentes.
Sofrel
442

La agricultura de regadío sigue creciendo de forma continua, descontrolada y también ilegal en el entorno de Doñana, poniendo en peligro la credibilidad y el futuro de todo el sector agrícola onubense y también el de este espacio Patrimonio de la Humanidad. Así lo ha denunciado hoy WWF en Huelva, durante la presentación de un análisis de imágenes por satélite que revela la aparición de 251,9 nuevas hectáreas de regadíos en la zona en los últimos dos años, casi 2.000 desde 2004. El crecimiento de la agricultura de regadío en Doñana, tanto legal como ilegalmente, es inaceptable para WWF considerando el estado crítico del acuífero de Doñana y la falta de acción contundente ante los pozos y fincas ilegales. Según la organización, estos datos demuestran la urgencia de aplicar estrictamente el Plan Especial de la Corona de Doñana, el único instrumento que puede dar seguridad jurídica al sector y conservar el agua de la que depende la propia agricultura onubense y los humedales de Doñana.

WWF ha presentado en una rueda de prensa en Huelva los datos sobre el crecimiento de la agricultura de regadío en el entorno de Doñana de 2015 al 2017, obtenidos mediante el seguimiento de imágenes por satélite. Esta labor, que debería realizar la Junta de Andalucía, es parte de los esfuerzos de WWF en defensa de Doñana y de la agricultura responsable, legal y sostenible que demandan los consumidores españoles y europeos.

Entre las campañas de riego de 2015-2016 y la de 2016-2017 han aparecido 251,9 nuevas hectáreas de cultivos de regadío

Según el análisis de WWF, entre las campañas de riego de 2015-2016 y la de 2016-2017 han aparecido 251,9 nuevas hectáreas de cultivos de regadío. Todas ellas se han plantado fuera de los suelos clasificados como “regables” por el Plan Especial y 160 hectáreas están en zonas ambientalmente sensibles (zona A de protección de los recursos naturales, zonas clasificadas como corredores ecológicos por el Plan Especial, o montes públicos). Muchas de las situadas en la cuenca del Guadalquivir, además, ya han sido denunciadas por los guardas fluviales de la Confederación.

Estos nuevos cultivos se suman a las 1.680 nuevas hectáreas aparecidas entre 2004 y 2015. El 2004 es el año en el que se puso fin –sobre el papel- al crecimiento descontrolado de la agricultura de regadío en el entorno de Doñana. WWF reconoce que las administraciones han realizado algunos esfuerzos para reducir la superficie de cultivos de regadío, como la compra de la Finca Mimbrales, pero esos esfuerzos no se acercan al ritmo al que siguen aumentando los regadíos en la zona. 

 Antes las inaceptables presiones de una parte del sector agrícola onubense, WWF pide a las administraciones que se aplique ya el Plan Especial, de manera estricta y cumpliendo la normativa establecida en el mismo. WWF reclama que se investiguen caso por caso las fincas detectadas por la organización, y las denunciadas por la guardería. En caso de confirmarse irregularidades, ordenar con carácter de urgencia cierres cautelares de fincas y precinto de pozos.

La supervivencia de los ecosistemas de Doñana depende del agua, pero también el futuro de los agricultores del Condado. Mantener la sobreexplotación actual y permitir que sigan creciendo los cultivos de regadío alrededor de Doñana es una política suicida para la agricultura onubense, y más teniendo en cuenta la escasez de agua cada vez mayor que sufrirá el sur de España por el cambio climático”, ha defendido el responsable de la oficina de WWF en Doñana, Felipe Fuentelsaz.

La redacción recomienda