Detectan una especie de almeja invasora en el embalse de San Antonio, en Lleida

256
0

Sobre la Entidad

Generalitat de Catalunya
Sistema institucional en que se organiza el Gobierno de Cataluña
  • Agentes Rurales del Pallars Jussà localizan una nueva especie de almeja invasora en el embalse de San Antonio
  • Se trata de la almeja asiática (Corbicula fluminea), molusco bivalvo natural del sur y el este de Asia, Australia y África.

Miembros del Cuerpo de Agentes Rurales del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural han detectado la presencia de una especie de almeja invasora en el embalse de San Antonio (Lleida). Hasta ahora esta especie se encontraba en la cuenca del Segre y no se había localizado en la Noguera Pallaresa.

El hallazgo se produjo la semana pasada en una de las inspecciones específicas que se hacen en la zona del embalse que se realizan periódicamente cuando el nivel del agua está en mínimos anuales. Así, las tareas de los agentes permiten localizar posibles náyades, molusco autóctono protegido, presente en el embalse y que, cuando éste es muy bajo, hay que rescatar los ejemplares que quedan atascados en la arena para evitar su muerte.

Desde el punto de vista ecológico, la presencia de este nuevo molusco traerá bastantes problemas.

Desde el punto de vista ecológico, la presencia de este nuevo molusco traerá bastantes problemas, ya que entra en competencia con el autóctono y, como todos los moluscos, filtra el agua, alterando así la dinámica de los nutrientes de ésta. En el peor de los casos, y dado su éxito reproductor (un adulto suelta 100.000 larvas en sus 7 años de vida máxima) podría dar problemas a los sistemas hidráulicos y de regadío, obstruyendo instalaciones, motores, etc.

A Europa llegó en la década de 1970 por Portugal, de donde pasó a España, Francia, Holanda, Suiza, Gran Bretaña y por la cuenca del Danubio hasta Rumanía. En España se cita por primera vez en 1981 en el río Miño y actualmente está en las cuencas del Miño, el Ebro, el Guadiana, el Duero y las cuencas internas de Cataluña.

Dentro del río Ebro se localizó en el embalse de Mequinenza en 2002, y actualmente se puede encontrar en cualquier lugar del río principal desde Navarra hasta el delta del Ebro. Precisamente el año pasado, agentes rurales constataron que la almeja asiática se expande aguas arriba por el río Segre, y que coloniza nuevos hábitats acuáticos en los términos municipales de La Granja d'Escarp, Massalcoreig, Seròs y Aitona. El Cuerpo de Agentes Rurales ha informado de la expansión de la almeja asiática en la Agencia Catalana del Agua, como órgano competente en materia de aguas en las cuencas internas de Cataluña.

En la cuenca del río Noguera Pallaresa, no se había localizado nunca hasta ahora, aunque los agentes rurales suponen que en el embalse están presente desde hace un mínimo de 3 a 4 años a juzgar por la edad de algunos de los individuos adultos que se ha encontrado.

Según el proyecto ExoAqua de seguimiento de las especies invasoras en medio hídrico, promovido por la Agencia Catalana del Agua y llevado a cabo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ​​la almeja asiática (Corbicula fluminea) se detectó por primera vez en Cataluña en 1997, y se cree que fue introducida por pescadores que la utilizaban como cebo vivo. Se tenía constancia de su presencia en el tramo bajo del río Ebro, el río Set y el río Sió, además del embalse de Mequinenza.

El hábitat que ocupa la almeja asiática son los fondos de río y embalses, preferiblemente arenosos o de grava, ocupando buena parte del espacio y absorbiendo los nutrientes del agua. Esto la diferencia del mejillón cebra, que ocupa fondos duros. Se trata de una especie muy tolerante a las temperaturas extremas, de color verdoso, que suele medir entre 2 y 3 centímetros de largo. Habita en aguas dulces, pero puede llegar a vivir con normalidad en aguas de cierta salinidad.

Al igual que el Mejillón cebra (Dreissena polymorpha) se trata de un pequeño molusco bivalvo que puede causar graves daños ambientales y económicos debido a su enorme capacidad reproductora. Desplaza los bivalvos autóctonos y provoca daños en las infraestructuras por acumulación. 

Comentarios