Mitigando el efecto Trump

2
348
  • Mitigando efecto Trump
  • Reacciones ante la decisión del Presidente de EE.UU. de abandonar el Acuerdo de París.

Sobre la Entidad

Grupo INCLAM
Grupo internacional, dentro del Mercado Alternativo Bursátil, que se dedica al sector de la ingeniería del agua y el cambio climático. Gracias a su expansión dispone de delegaciones en Latinoamérica y Caribe, España, África Subsahariana y Asia.

Personalidades

Desde su campaña presidencial, Donald Trump dejó claro que no cree en el cambio climático. Habían pasado sólo algunas horas desde la toma de posesión del nuevo presidente, cuando casi todas las menciones sobre el tema fueron borradas desde la página oficial de la Casa Blanca. Pero ninguno de estos pasos se puede comparar con el impacto que tuvo la decisión comunicada desde Washington el jueves pasado. En una declaración oficial, el presidente del segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero, anunció que EE.UU. se retira del Acuerdo de París.

El Acuerdo, firmado por todos los países del mundo excepto Nicaragua y Siria, tiene como objetivo evitar que el calentamiento global supere los 2 grados Celsius. Este número que aparentemente no parece tan significativo, es el límite que los científicos aseguran que puede salvar al mundo de los peores efectos del cambio climático. Sin embargo el Presidente no da ninguna importancia, quien se refirió a esta reducción como minúscula e insuficiente, y la enumeró como una de las razones principales en la toma de su decisión. Entre otros, en su razonamiento se mencionaban temas como las pérdidas de empleos, un impacto económico negativo para EE.UU., apagones eléctricos… todo esto traducido en miles y miles de millones de dólares.

Las empresas grandes están dispuestas a contraatacar esta maniobra y continuar la lucha contra el cambio climático con o sin el apoyo de Washington

Tras este anuncio se ha producido una avalancha de reacciones. Las empresas grandes están dispuestas a contraatacar esta maniobra y continuar la lucha contra el cambio climático con o sin el apoyo de Washington. Según un nuevo informe de WWF, casi la mitad de Fortune 500, las 500 empresas más grandes del mundo, ha establecido nuevos objetivos para reducir su huella de carbono. Más o menos una docena de empresas, incluyendo gigantes como Google, Walmart y Bank of America, han prometido que van a convertir a renovable un 100 % la energía que están utilizando. Todos tienen distintas fechas límite para cumplir con sus compromisos, pero Google ya ha anunciado que dentro del 2017 funcionará solamente con energía eólica. Esto pone de manifiesto el incremento del número de empresas que se han sumado a la lucha contra el cambio climático desde el 2015, cuando sólo unas pocas se mostraban preocupadas por un crecimiento limpio.

Estos cambios de comportamiento se pueden notar no sólo a nivel empresarial, sino a nivel nacional y mundial. El estado más rico y más poblado de Estados Unidos está tomando las medidas necesarias para seguir con la lucha. California ya tenía las regulaciones más agresivas contra el cambio climático y tenía puesta en marcha la llamada Under2 Coalition. Se trata de un acuerdo firmado o respaldado por 170 jurisdicciones de todo el mundo, firmado también por las comunidades autónomas de Andalucía, el País Vasco, Cataluña y Navarra. Sin embargo después del anuncio de Trump, California dio un nuevo paso adelante anunciando un acuerdo con los estados de Nueva York y Washington, comprometiéndose a mantener el Acuerdo de París.  Desde entonces 10 estados más se han unido a la coalición: Connecticut, Delaware, Hawái, Massachusetts, Minnesota, Oregón, Puerto Rico, Rhode Island, Vermont y Virginia. La mayoría de ellos costeros y demócratas. Pero California no se conformó con esto. El gobernador del estado Brown, en su visita oficial a China, anunció que se han sumado a su coalición las provincias de Pekín, Sichuan y Jiangsu. El estado de California también aprovechó la ocasión para desmentir la declaración de Trump en la que afirmaba que la eliminación de combustibles fósiles daña la economía.

Es cierto que el fenómeno Trump ha causado una gran reacción en los estados que a primera vista pueden ser los más afectados por el cambio climático, y en su mayoría apoyan al partido demócrata. Pero es muy curioso también seguir la reacción en los estados que apoyan a Trump, en su mayoría conservadores y que se identifican con el partido republicano. Sorprendentemente, los estados con el crecimiento más rápido en energías limpias son estados republicanos, estados que Trump ganó en las últimas elecciones.  Los estados que reciben el porcentaje más grande de su energía de energía eólica son Iowa, Kansas, Dakota del Sur, Oklahoma, Dakota del Norte y Texas, que además es el que produce más energía eólica de EE.UU.

Si las empresas, los líderes y los estados quieren lo mismo y tienen un beneficio mutuo en la explotación de energías limpias, el efecto Trump se va a mitigar

Hace dos años, el estado de Kansas derogó una ley que obligaba a que 20% de la energía fuese de origen renovable con un plazo máximo fijado en 2020. Esta abolición llegó tarde y con poca relevancia, ya que Kansas había superado su objetivo en 2014, un porcentaje que sigue aumentando en la actualidad. Algunos analistas han descubierto que, como en el caso de Kansas, la mayoría de los estados llega a sus objetivos antes de la fecha límite. No obstante, se han repetido los intentos de derogar leyes ambientales en estos estados, que finalmente han fracasado.

Parece que a pesar de los esfuerzos de la administración Trump por favorecer la explotación de petróleo, gas y carbón, incluso sus defensores están adoptando mecanismos para producir energías limpias. Pero esta reacción no ha sido provocada por su preocupación por el medio ambiente o el deseo repentino de estos estados en reducir su huella de CO2 , o declarar su solidaridad con los estados costeros, el detonante ha sido el factor económico. Las energías limpias les permiten asegurar precios más bajos y estables, crear empleo y apoyar a los granjeros que tienen molinos en sus granjas.

Al final los motivos “dan igual”, lo importante es el resultado. Si las empresas, los líderes y los estados quieren lo mismo y tienen un beneficio mutuo en la explotación de energías limpias, el efecto Trump se va a mitigar.

En INCLAM estamos orgullosos de abanderar proyectos que promueven la sostenibilidad empresarial, un esfuerzo que ha sido reconocido con varios premios. Pioneros en neutralizar las emisiones generadas en el desarrollo de nuestra actividad, el compromiso con el medio ambiente ha sido desde su nacimiento, uno de nuestros pilares, y lo renovamos cada año con nuevos objetivos y retos para superarnos. A continuación destacamos algunos de los datos más significativos:

  • Hemos reducido en un 21% nuestra huella de carbono en 2016
  • Lideramos el Registro Nacional de Proyectos de Absorción del CO2 de la OECC (MAPAMA). 3 de los 10 proyectos registrados oficialmente como proyectos de absorción de CO2 son del GRUPO INCLAM. A través de estos proyectos (Refo-Resta CO2), las empresas pueden compensar de forma oficial sus emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Somos la 1ª empresa española en recibir el sello de MAPAMA por la compensación de su Huella de Carbono
  • Recibimos el Premio a la sostenibilidad en los Premios nacionales “Somos empresa” organizados por el Banco Popular, Cadena Ser y el País
  • Somos miembro del GRUPO DE CRECIMIENTO VERDE, una iniciativa del MAPAMA que reúne a la Administración y a las empresas españolas comprometidas con el cambio climático.

Comentarios