Trump Presidente: ¿Dónde queda el cambio climático?

185
0
(0)
  • Trump Presidente: ¿Dónde queda cambio climático?
    Donald Trump (Wikipedia/CC)

Sobre la Entidad

SEO/BirdLife
Sociedad Española de Ornitología, fundada en 1954 con el objetivo de conservar las aves silvestres y su hábitat.

Personalidades

La coalición Climate Action Network (CAN), de la que SEO/BirdLife forma parte, ofrece respuestas a algunas de las cuestiones que surgen tras la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. La organización, que en Europa agrupa a 130 organizaciones, recalca el amplio apoyo de los países, sus pueblos y de las empresas a la acción contra el calentamiento global. De hecho, el Acuerdo de París es el resultado de una robusta cooperación internacional para abordar esta amenaza a escala global que ya ha cambiado la economía internacional en la última década.

Las energías renovables han superado al carbón como fuente de energía, los vehículos eléctricos están en pleno crecimiento y el sector de las energías limpías está generando empleos más rápido que cualquier otro. Es lo que está ocurriendo en Estados Unidos (EEUU) y en otros muchos países. El Acuerdo de París ya es Derecho Internacional y subraya el compromiso e impulso internacional frente al cambio climático.

¿Podrá  Donald Trump rechazar el Acuerdo de París?

El Acuerdo de París es un tratado que beneficia a Estados Unidos (EEUU) y un acuerdo en el que cada Estado se ha comprometido a realizar su parte. En el caso estadounidense, cuenta con un importante apoyo de ciudades, empresas e inversores. El Tratado  forma ya parte del Derecho Internacional y, según explicita, para que un país abandone el pacto ha de iniciar un proceso que dura unos cuatro años.

De acuerdo, pero ¿y si decide abandonar el Acuerdo de París de todos modos? ¿O si simplemente decide echar por tierra las políticas climáticas de la Administración Obama?

El Acuerdo de París beneficia claramente a los Estados que lo han firmado. Ningún país es inmune al calentamiento global y todos han de ser parte de la solución.

Para que un país abandone el Acuerdo de París ha de iniciar un proceso que dura unos cuatro años

¿La llegada de Trump supondrá el rechazo de EEUU a participar en foros internacionales?

Es de esperar que haya una importante presión diplomática para que EEUU se comprometa a los acuerdos y participe en los foros. No vendrá solo desde otros Estados sino desde el propio de Gobierno estadounidense. Por algo cuenta con elementos de revisión y equilibrio.

¿El rechazo de Trump al Acuerdo de París supone su fin, poco tiempo después de su entrada en vigor?

El Acuerdo de París es ley. Forma parte del Derecho Internacional. Está apoyado no solo por los Estados firmantes sino por una amplia variedad de sectores en todo el mundo: empresas, inversores, comunidades de fe, científicos, sindicatos…  Precisamente por este amplio apoyo, en Marruecos se está trabajando para lograr que el Acuerdo de París sea más audaz y ambicioso.

Trump ha prometido que pondrá fin a lo que él denomina “la guerra contra el carbón” ¿Veremos un resurgimiento de la industria de los combustibles fósiles bajo su presidencia?

Si bien es cierto que nadie duda del apoyo de Trump a los combustibles fósiles, la realidad es que el sector de las renovables ha incrementado su ratio coste-competitividad en Estados Unidos, lo que ha despertado el interés de inversores y de consumidores.

¿La elección de Trump es una reacción del pueblo estadounidense frente a la agenda climática de la Administración Obama y su postura contra el carbón?

No. El pueblo estadounidense apoya la acción contra el cambio climático y se ha mostrado ampliamente a favor de las políticas del presidente Obama en este sentido.

¿Servirá para que otros países, como Japón y Australia, pisen el freno en su acción climática?

Ralentizar la adaptación para luchar contra el cambio climático no es una buena decisión y no lo será nunca. Además de no prepararnos para los severos impactos de los cada vez más frecuentes episodios de clima extremo, se perderá la oportunidad de aprovechar los beneficios de una economía innovadora. Quienes están liderando la transición de combustibles fósiles hacia energías renovables están invirtiendo en el futuro y generando empleo al tiempo que aportan resiliencia a sus economías.

Ralentizar la adaptación para luchar contra el cambio climático no es una buena decisión y no lo será nunca

¿Son los votantes de Trump personas a las que se ha abandonado y privado de sus derechos en una transición que ha beneficiado a los ricos pero que ha fallado en la generación de empleos y beneficios sociales? ¿Son mineros decepcionados que quieren sus trabajos de vuelta?

No hay duda: la economía estadounidense ha dejado de lado a algunos segmentos de trabajadores y sus votos se han notado. Sin embargo, el apoyo a la agenda climática permanece fuerte en Estados Unidos y las oportunidades económicas de las energías renovables permanecen intactas.

Los consejeros de Trump en materia de energía son especialmente anti-cambio climático ¿Es preocupante?

Desde luego no es una señal de bienvenida y mentiríamos si dijéramos que no estamos preocupados. Sin embargo, hemos visto cómo el poder de la gente ha logrado grandes progresos. Hemos parado oleoductos, hemos visto despegar al sector de las renovables y hemos despertado la acción internacional en numerosas ocasiones con todo tipo de marchas y manifestaciones.

El texto ha sido elaborado por CAN-US, la división estadounidense de CAN Internacional.

SEO/BirdLife forma parte de CAN-Europe, la mayor coalición europea en temas de clima y energía. Unas 130 entidades de más de 30 países europeos -que representan más de 44 millones de ciudadanos-, forman parte de la organización.

 CAN Europe trabaja para evitar el peligroso cambio climático y promover políticas climáticas y energéticas sostenibles.

Comentarios