Se encuentra usted aquí

África perderá sus últimos campos de hielo a mitad de siglo

  • África perderá últimos campos hielo mitad siglo
    Una de las tres regiones glaciares de África que se encuentran cerca del ecuador, en medio de los trópicos.
    AdobeStock/salparadis.
  • "Desde que se cartografiaron los glaciares por primera vez a principios de siglo, entre los siglos XIX y XX, más del 90 por ciento de su superficie ha desaparecido", explica Hinzmann, investigadora principal.
  • En 1899, el monte Kenia todavía tenía una superficie de 1,64 kilómetros cuadrados, pero se había reducido a 0,07 kilómetros cuadrados en 2021-2022.
  •  

Los pocos glaciares de África están desapareciendo rápidamente y el contienente puede perder sus últimos picos blancos a mediados de este siglo.

Nuevos datos publicados en la revista Environmental Research: Climate han revelado los campos de hielo en África se han reducido a menos de la mitad desde principios del siglo XXI.

Con el nuevo estudio, basado en imágenes satelitales diarias, se ha cerrado una brecha. "No teníamos datos precisos de años anteriores", como explica en un comunicado Anne Hinzmann, primera autora y estudiante de máster en la universidad Friedrich-Alexander University Erlangen-Nurnberg.

La superficie del glaciar del monte Kenia de 5.199 metros en el estado homónimo se midió por última vez precisamente en 2016, datos comparables sobre el Kilimanjaro de 5.985 metros en el norte de Tanzania no estuvieron disponibles hasta 2011, y la superficie del glaciar en Las montañas Ruwenzori, de 5.109 metros de altura, en la frontera entre Uganda y la República Democrática del Congo, no se habían medido desde 2005.

Estas tres regiones glaciares únicas en África son particularmente interesantes porque están ubicadas en medio de los trópicos, no lejos del ecuador. El hielo sólo se forma allí de forma natural, porque las cumbres son muy altas. Si el hielo retrocede allí, esto no debería estar directamente relacionado con el aumento de las temperaturas en estas zonas, a diferencia de lo que ocurre, por ejemplo, en los Alpes europeos.

Lo que ha cambiado en esta región son las precipitaciones, como descubrieron hace varios años investigadores como el profesor Mölg y su grupo. En África Oriental, las precipitaciones caen principalmente durante dos períodos lluviosos, desde octubre o noviembre hasta diciembre, y desde marzo hasta mayo, mientras que el clima permanece seco la mayor parte del resto del tiempo. Sólo una pequeña parte de las fuertes precipitaciones en los períodos lluviosos alcanzan niveles altos. Allí cae en forma de nieve.

"Desde que se cartografiaron los glaciares por primera vez a principios de siglo, entre los siglos XIX y XX, más del 90 por ciento de su superficie ha desaparecido", explica Hinzmann

Si las temperaturas medias en las grandes altitudes del Kilimanjaro, el Monte Kenia y las montañas Ruwenzori se mantienen bajo cero, esta nieve permanecerá y se cubrirá con una nueva capa blanca a más tardar en el próximo período de lluvias. Con el tiempo, cada vez más nieve presiona las capas más profundas, presionando las capas más bajas hacia el hielo y provocando la formación de un glaciar. Si las precipitaciones disminuyen, el hielo no se repone y el glaciar comienza a retroceder. Los períodos de lluvias comenzaron a volverse más secos desde finales del siglo XIX y, desde entonces, los glaciares comenzaron a reducirse.

Más del 90 por ciento de deshielo desde que se cartografiaron

Después del análisis, los datos pintan un panorama drástico. "Desde que se cartografiaron los glaciares por primera vez a principios de siglo, entre los siglos XIX y XX, más del 90 por ciento de su superficie ha desaparecido", explica Hinzmann.

En 1899, el monte Kenia todavía tenía una superficie de 1,64 kilómetros cuadrados, pero se había reducido a 0,07 kilómetros cuadrados en 2021/2022. En las montañas Ruwenzori, el hielo se ha reducido de 6,51 kilómetros cuadrados en 1906 a solo 0,38 kilómetros cuadrados, e incluso la mayor superficie de hielo de África en el Kilimanjaro disminuyó de 11,4 kilómetros cuadrados en 1900 a 0,98 kilómetros cuadrados entre 2021 y 2022. Los indicadores de los glaciares en las regiones tropicales no sólo muestran que el cambio climático comenzó hace mucho tiempo, sino que también muestran que avanza a una velocidad vertiginosa.

"Una disminución de esta magnitud es alarmante", opina Hinzmann. "Los glaciares de África son un claro indicador del impacto del cambio climático".

Los cambios en las precipitaciones en la región juegan un papel importante. No sólo hay menos nubes de lluvia, sino que también hay más días sin nubes, lo que expone a los glaciares a más luz solar. Incluso si las temperaturas se mantienen bajo cero, el sol puede convertir el hielo directamente en vapor de agua y humedad, corroyendo así el glaciar. Esto no sucede de manera uniforme. En las zonas de inmersión hay menos sol y el hielo permanece más tiempo en lugares tan protegidos.

Lo mismo ocurre con los glaciares de las laderas occidentales, que pueden estar expuestos a mucho sol por las tardes, pero suelen estar cubiertos de nubes con mayor frecuencia que otras zonas. Están expuestos a menos energía del sol y el hielo es atacado más lentamente.