Hidroconta
Connecting Waterpeople
Molecor
STF
Consorcio de Aguas de Asturias
Amiblu
Baseform
AMPHOS 21
Ingeteam
Regaber
Terranova
J. Huesa Water Technology
LACROIX
ICEX España Exportación e Inversiones
MOLEAER
Confederación Hidrográfica del Segura
Grupo Mejoras
Kamstrup
TFS Grupo Amper
Schneider Electric
Hach
Danfoss
EPG Salinas
Aqualia
Minsait
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Global Omnium
KISTERS
HRS Heat Exchangers
Hidroconta
Sivortex Sistemes Integrals
Asociación de Ciencias Ambientales
NSI Mobile Water Solutions
Agencia Vasca del Agua
Vector Energy
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Laboratorios Tecnológicos de Levante
NTT DATA
Red Control
Fundación Biodiversidad
Fundación CONAMA
Barmatec
Almar Water Solutions
ADECAGUA
VisualNAcert
Xylem Water Solutions España
SCRATS
AECID
CAF
GS Inima Environment
Gestagua
DATAKORUM
Idrica
Fundación Botín
ACCIONA
Saint Gobain PAM
Likitech
Sacyr Agua
AGS Water Solutions
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Catalan Water Partnership
ESAMUR
ISMedioambiente
EMALSA
TecnoConverting
FENACORE
ONGAWA
Filtralite
TEDAGUA
Aganova
Rädlinger primus line GmbH
Lama Sistemas de Filtrado
AGENDA 21500
s::can Iberia Sistemas de Medición
RENOLIT ALKORPLAN
Innovyze, an Autodesk company
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia

Se encuentra usted aquí

El agua penetra hasta alterar la capa externa del núcleo terrestre

  • agua penetra alterar capa externa núcleo terrestre
    (Imagen: WMO).

El agua de la superficie de la Tierra puede penetrar profundamente en el planeta, alterando la composición de la región más externa del núcleo líquido metálico y creando una capa delgada y distinta.

Es la conclusión de una nueva investigación publicada en Nature Geoscience.

Durante miles de millones de años, el agua superficial ha sido transportada a las profundidades de la Tierra mediante placas tectónicas descendentes o subducidas. Al alcanzar el límite entre el núcleo y el manto, a unos 2.900 kilómetros bajo la superficie, esta agua desencadena una profunda interacción química que altera la estructura del núcleo.

Científicos de la Universidad de Arizona State y de la Universidad de Yonsei (Corea del Sur) han demostrado mediante experimentos de alta presión que el agua subducida reacciona químicamente con los materiales del núcleo. Esta reacción forma una capa rica en hidrógeno y empobrecida en silicio, alterando la región superior del núcleo externo en una estructura similar a una película. Además, la reacción genera cristales de sílice que ascienden y se integran al manto.

Se predice que esta capa metálica líquida modificada será menos densa, con velocidades sísmicas reducidas, en consonancia con las características anómalas mapeadas por los sismólogos.

"Durante años, se ha creído que el intercambio de material entre el núcleo y el manto de la Tierra es pequeño. Sin embargo, nuestros recientes experimentos de alta presión revelan una historia diferente. Descubrimos que cuando el agua alcanza el límite entre el núcleo y el manto, reacciona con el silicio en el núcleo, formando sílice", dijo en un comunicado Dan Shim, del School of Earth and Space Exploration en Arizona State y couator del estudio.

"Este descubrimiento, junto con nuestra observación previa de diamantes que se forman a partir de agua que reacciona con carbono en hierro líquido bajo presión extrema, apunta a una interacción núcleo-manto mucho más dinámica, lo que sugiere un intercambio sustancial de material", añadió.

Este hallazgo mejora nuestra comprensión de los procesos internos de la Tierra, sugiriendo un ciclo global del agua más extenso de lo que se reconocía anteriormente. La “película” alterada del núcleo tiene profundas implicaciones para los ciclos geoquímicos que conectan el ciclo del agua superficial con el núcleo metálico profundo.

Este estudio fue realizado por un equipo internacional de geocientíficos utilizando técnicas experimentales avanzadas en la Fuente Avanzada de Fotones del Laboratorio Nacional Argonne y PETRA III del Deutsches Elektronen-Synchrotron en Alemania para replicar las condiciones extremas en el límite entre el núcleo y el manto.

Redacción iAgua

La redacción recomienda