Redacción iAgua
Connecting Waterpeople

El anteproyecto de Ley del Ciclo Urbano del Agua de Extremadura inicia su tramitación

  • anteproyecto Ley Ciclo Urbano Agua Extremadura inicia tramitación
    Álvaro Jiménez, director general de Planificación e Infraestructuras Hidráulicas de Gobierno de Extremadura, durante un pasado pleno de la Junta de Extremadura.

El anteproyecto de Ley del Ciclo Urbano del Agua de Extremadura continúa con los pasos correspondientes establecidos en la normativa vigente hasta su entrada en la Asamblea de Extremadura, una vez que el Consejo de Gobierno ha aprobado su comunicación previa a la tramitación.

El objetivo de este anteproyecto es "lograr una ley pionera" en la región, que regule el ejercicio de las competencias de la Comunidad Autónoma y de las entidades locales extremeñas en materia de agua y su ciclo urbano, según informa la Junta en nota de prensa.

Con esta nueva norma se pretende "garantizar un nivel de protección elevado del dominio público hídrico y un uso sostenible del agua", además de la aplicación de los derechos humanos de acceso a un servicio de agua y saneamiento reconocidos por las Naciones Unidas y la prestación de los servicios del ciclo urbano del agua en condiciones adecuadas y de igualdad para todos los extremeños.

El anteproyecto, añade el Ejecutivo regional, busca "garantizar un rendimiento óptimo en las redes de abastecimiento y la calidad de los servicios", así como impulsar la planificación de infraestructuras para poder elaborar un plan regional cada seis años o asegurar la viabilidad técnica, ambiental, social y económica de las obras hidráulicas que ejecute la administración autonómica.

Asimismo contempla, entre otros objetivos, proteger a las personas vulnerables o marginadas sin acceso al agua y tomar las medidas necesarias para asegurarlo, además de garantizar el acceso gratuito al agua destinada de consumo humano en espacios públicos, para lo que se deberán instalar y mantener equipos de exterior e interior.

Además, la Junta de Extremadura prepara con esta nueva norma la gestión del agua en condiciones adversas derivadas del cambio climático, como el uso de este bien en situaciones extraordinarias de emergencia por sequía, al mismo tiempo que incorpora nuevos conceptos, como el drenaje urbano sostenible y la regeneración de aguas depuradas para su reutilización.

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda