Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Kamstrup
ACCIONA
AGS Water Solutions
Minsait
Grupo Mejoras
LABFERRER
DATAKORUM
Xylem Water Solutions España
Global Omnium
Ingeteam
FENACORE
Catalan Water Partnership
Sivortex Sistemes Integrals
Fundación Biodiversidad
Rädlinger primus line GmbH
Sacyr Agua
ADECAGUA
Prefabricados Delta
Barmatec
ICEX España Exportación e Inversiones
Hidroconta
Molecor
Baseform
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
s::can Iberia Sistemas de Medición
Consorcio de Aguas de Asturias
Smagua
GS Inima Environment
Schneider Electric
Confederación Hidrográfica del Segura
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
RENOLIT ALKORPLAN
AECID
FLOVAC
Hach
SCRATS
Almar Water Solutions
HRS Heat Exchangers
LACROIX
CAF
Lama Sistemas de Filtrado
ADASA
Idrica
ISMedioambiente
MonoM by Grupo Álava
KISTERS
IAPsolutions
Aganova
TRANSWATER
Cajamar Innova
EPG Salinas
ONGAWA
Likitech
Innovyze, an Autodesk company
Vector Energy
Laboratorios Tecnológicos de Levante
MOLEAER
NTT DATA
Fundación Botín
Hidroglobal
Agencia Vasca del Agua
Saint Gobain PAM
Red Control
Asociación de Ciencias Ambientales
ESAMUR
TEDAGUA
J. Huesa Water Technology
Amiblu
IRTA
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Filtralite
AGENDA 21500
AMPHOS 21
Aqualia
Fundación CONAMA
TecnoConverting

Se encuentra usted aquí

El calentamiento en aguas profundas antárticas eleva el Atlántico Norte

  • calentamiento aguas profundas antárticas eleva Atlántico Norte

Los cambios ambientales inducidos por el ser humano alrededor de la Antártida están contribuyendo al aumento del nivel del mar, nada menos que en el Atlántico Norte.

Un equipo de investigación liderado por la Universidad de Miami y la NOAA analizó dos décadas de datos oceanográficos de aguas profundas recopilados por programas de observación de amarres, para mostrar que una parte crítica del sistema global de corrientes oceánicas de la Tierra en el Atlántico Norte se ha debilitado en aproximadamente un 12% en las últimas dos décadas. Estos resultados se publican en Nature Geosciences.

«Aunque estas regiones están a decenas de miles de kilómetros de distancia una de otra y las áreas abisales están a unos pocos kilómetros por debajo de la superficie del océano, nuestros resultados refuerzan la noción de que incluso las áreas más remotas de los océanos del mundo no están al margen de la actividad humana», dijo el autor principal del estudio, Tiago Biló, científico asistente de la Escuela Resential del Instituto Cooperativo de Estudios Marinos y Atmosféricos de la NOAA, citado por Phys.org.

Los científicos analizaron datos de varios programas de observación para estudiar los cambios a lo largo del tiempo en una masa de agua fría, densa y profunda ubicada a profundidades superiores a 4.000 metros debajo de la superficie del océano que fluye desde el Océano Austral hacia el norte y eventualmente sube hacia aguas menos profundas en otras partes del océano global, como el Atlántico Norte.

Esta rama cada vez más reducida de las profundidades del océano, que los científicos llaman rama abisal, es parte de la Circulación Meridional de Inversión del Atlántico (AMOC), un sistema tridimensional de corrientes oceánicas que actúa como una «cinta transportadora» para distribuir calor, nutrientes y carbono, dióxido de carbono en los océanos del mundo.

A medida que se forma el hielo marino, libera sal en el agua circundante, aumentando su densidad

Esta rama cercana al fondo está compuesta de agua del fondo antártico, que se forma a partir del enfriamiento del agua de mar en el Océano Austral alrededor de la Antártida durante los meses de invierno. Entre los diferentes mecanismos de formación de esta agua de fondo, quizás el más importante sea el llamado rechazo de la salmuera, proceso que se produce cuando el agua salada se congela.

A medida que se forma el hielo marino, libera sal en el agua circundante, aumentando su densidad. Esta agua densa se hunde hasta el fondo del océano, creando una capa de agua densa y fría que se extiende hacia el norte para llenar las tres cuencas oceánicas: los océanos Índico, Pacífico y Atlántico. Durante el siglo XXI, los investigadores observaron que el flujo de esta capa antártica a lo largo de la latitud 16°N en el Atlántico se había ralentizado, reduciendo la entrada de aguas frías a latitudes más altas y provocando el calentamiento de las aguas en las profundidades del océano.

«Las áreas afectadas por este calentamiento abarcan miles de kilómetros en direcciones norte-sur y este-oeste, entre 4.000 y 6.000 metros de profundidad», dijo William Johns, coautor y profesor de ciencias oceánicas en la Escuela Rosenstiel. «Como resultado, hay un aumento significativo en el contenido de calor del océano abisal, lo que contribuye al aumento local del nivel del mar debido a la expansión térmica del agua».

«Nuestro análisis observacional coincide con lo que los modelos numéricos han predicho: la actividad humana podría imponer cambios de circulación en todo el océano», dijo Biló. «Este análisis solo fue posible gracias a décadas de planificación colectiva y esfuerzos de múltiples instituciones oceanográficas en todo el mundo».

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda