Innovyze, an Autodesk company
Connecting Waterpeople
ITC Dosing Pumps
Vector Motor Control
Kamstrup
UNOPS
AGENDA 21500
Blue Gold
Catalan Water Partnership
Kurita - Fracta
ISMedioambiente
Molecor
Prefabricados Delta
Isle Utilities
Saint Gobain PAM
Likitech
Xylem Water Solutions España
Rädlinger primus line GmbH
FLOVAC
LACROIX
CALAF GRUP
DuPont Water Solutions
Confederación Hidrográfica del Segura
Danfoss
IIAMA
Lama Sistemas de Filtrado
Aganova
AECID
Sacyr Agua
UPM Water
Laboratorios Tecnológicos de Levante
NOVAGRIC
Almar Water Solutions
biv Innova
ADECAGUA
ESAMUR
J. Huesa Water Technology
IAPsolutions
Saleplas
Asociación de Ciencias Ambientales
Baseform
Innovyze, an Autodesk company
GS Inima Environment
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Redexia network
BELGICAST by TALIS
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Control Techniques
EMALSA
Aqualia
DAM-Aguas
Consorcio de Aguas de Asturias
Hach
CAF
Idrica
Bentley Systems
STF
s::can Iberia Sistemas de Medición
VisualNAcert
Global Omnium
NaanDanJain Ibérica
ACCIONA
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Miya Water
Fundación We Are Water
Barmatec
BACCARA
Minsait
Grundfos
FENACORE
Elmasa Tecnología del Agua
ABB
Hidroconta
Schneider Electric
Smagua
TEDAGUA
SCRATS
Filtralite
Grupo Mejoras
Terranova
Ingeteam
Fundación Botín
Ulbios
Regaber
AZUD
Insituform
Elliot Cloud
Cibernos
TecnoConverting
Gestagua
Red Control
Aigües Segarra Garrigues
ICEX España Exportación e Inversiones
Fundación Biodiversidad
Cajamar Innova
HANNA instruments
Agencia Vasca del Agua
EPG Salinas
Fundación CONAMA

Los científicos podrían haber subestimado la cantidad de lagos en el antiguo Marte

  • científicos podrían haber subestimado cantidad lagos antiguo Marte
    Un ejemplo de un gran lago alojado en un cráter de impacto en Marte (a) y un pequeño lago alojado en permafrost en Marte. (Imagen: ESA/JPL/NASA/ASU/MSSS)
Molecor

Los científicos podrían haber subestimado drásticamente la cantidad de antiguos lagos marcianos que alguna vez existieron, según revela un metanálisis de años de datos satelitales del Planeta Rojo.

Joseph Michalski, geólogo del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Hong Kong (HKU), y su equipo internacional publicaron recientemente sus resultados en Nature Astronomy, que describen un análisis global de los antiguos lagos marcianos.

"Sabemos de aproximadamente 500 lagos antiguos depositados en Marte, pero casi todos los lagos que conocemos tienen más de 100 km2", explica Michalski en un comunicado. "Pero en la Tierra, el 70% de los lagos son más pequeños que este tamaño y se encuentran en ambientes fríos donde los glaciares se han retirado. Estos lagos de tamaño pequeño son difíciles de identificar en Marte mediante sensores remotos satelitales, pero probablemente existieron muchos lagos pequeños. Es probable que al menos el 70% de los lagos marcianos aún no se hayan descubierto".

Los científicos monitorean estos pequeños lagos en la Tierra para comprender el cambio climático. Los pequeños lagos que faltan en Marte también podrían contener información crítica sobre climas pasados.

El documento reciente también informa que la mayoría de los lagos marcianos conocidos datan de un período de hace 3500 a 4000 millones de años, pero cada uno de los lagos podría haber durado solo un tiempo geológicamente corto (10.000 a 100.000 años) durante este período de tiempo. Esto significa que el antiguo Marte probablemente también era mayormente frío y seco, pero se calentaba episódicamente durante cortos períodos de tiempo.

Michalski agrega: "Debido a la menor gravedad en Marte y al suelo omnipresente de grano fino, los lagos de Marte habrían sido muy turbios y podrían no haber permitido que la luz penetrara muy profundamente, lo que podría representar un desafío para la vida fotosintética, si no existió."

Los lagos contienen agua, nutrientes y fuentes de energía para la posible vida microbiana, incluida la luz para la fotosíntesis. Por lo tanto, los lagos son los principales objetivos para la exploración astrobiológica de misiones como el rover Perseverance de la NASA ahora en Marte.

Pero Michalski advierte: "No todos los lagos son iguales. En otras palabras, algunos lagos marcianos serían más interesantes para la vida microbiana que otros porque algunos de los lagos eran grandes, profundos, longevos y tenían una amplia gama de entornos como sistemas hidrotermales que podrían haber sido propicios para la formación de vida simple". Desde este punto de vista, podría tener sentido apuntar a lagos grandes, antiguos y ambientalmente diversos para futuras exploraciones.

"La Tierra alberga muchos entornos que pueden servir como análogos a otros planetas. Desde el duro terreno de Svalbard hasta las profundidades del lago Mono, podemos determinar cómo diseñar herramientas para detectar vida en otros lugares aquí mismo en casa. La mayoría de esas herramientas son destinado a detectar los restos y residuos de vida microbiana", dijo el Dr. David Baker, ecólogo de la Facultad de Ciencias Biológicas de HKU que está bien informado sobre los sistemas microbianos de la Tierra en los lagos.

Redacción iAgua

La redacción recomienda