Aqualia
Connecting Waterpeople
ABB
NaanDanJain Ibérica
Bentley Systems
Ingeteam
Insituform
UNOPS
ACCIONA
Sacyr Agua
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
FENACORE
Almar Water Solutions
Ulbios
Fundación We Are Water
J. Huesa Water Technology
LACROIX
Prefabricados Delta
Fundación CONAMA
ADECAGUA
TecnoConverting
Minsait
Likitech
Baseform
ESAMUR
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Elliot Cloud
AZUD
Elmasa Tecnología del Agua
GS Inima Environment
AECID
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Redexia network
ISMedioambiente
Grupo Mejoras
Cibernos
HANNA instruments
Cajamar Innova
CAF
BACCARA
Blue Gold
Fundación Biodiversidad
Global Omnium
ITC Dosing Pumps
DuPont Water Solutions
SCRATS
Red Control
Aigües Segarra Garrigues
Filtralite
Saint Gobain PAM
Molecor
Lama Sistemas de Filtrado
Gestagua
Rädlinger primus line GmbH
DAM-Aguas
FLOVAC
Saleplas
IAPsolutions
Control Techniques
Vector Motor Control
Isle Utilities
IIAMA
Idrica
TEDAGUA
ICEX España Exportación e Inversiones
Miya Water
Consorcio de Aguas de Asturias
Xylem Water Solutions España
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Hidroconta
Hach
Regaber
Catalan Water Partnership
VisualNAcert
Grundfos
biv Innova
EMALSA
UPM Water
Agencia Vasca del Agua
Kamstrup
Schneider Electric
Aqualia
s::can Iberia Sistemas de Medición
EPG Salinas
Confederación Hidrográfica del Segura
BELGICAST by TALIS
Aganova
Fundación Botín
Asociación de Ciencias Ambientales
Barmatec

Descubierto un sistema de aguas subterráneas en los sedimentos bajo el hielo de la Antártida

  • Descubierto sistema aguas subterráneas sedimentos hielo Antártida

Un equipo de científicos ha cartografiado por primera vez un enorme sistema de aguas subterráneas de circulación activa en los sedimentos profundos de la Antártida Occidental. Afirman que este tipo de sistemas, probablemente comunes en la Antártida, pueden tener implicaciones aún desconocidas sobre la forma en que el continente helado reacciona, o incluso contribuye, al cambio climático, según publican en la revista 'Science'.

Muchos científicos afirman que el agua líquida es la clave para entender el comportamiento de la forma congelada que se encuentra en los glaciares. Se sabe que el agua de deshielo lubrica sus bases de grava y acelera su marcha hacia el mar. En los últimos años, los investigadores de la Antártida han descubierto cientos de lagos y ríos líquidos interconectados y acunados dentro del propio hielo. Además, han obtenido imágenes de gruesas cuencas de sedimentos bajo el hielo, que podrían contener los mayores depósitos de agua de todos. Pero hasta ahora nadie había confirmado la presencia de grandes cantidades de agua líquida en los sedimentos bajo el hielo, ni había estudiado cómo podría interactuar con el hielo.

Ahora, un equipo ha cartografiado por primera vez un enorme sistema de agua subterránea que circula activamente en los sedimentos profundos de la Antártida Occidental. "La gente ha planteado la hipótesis de que podría haber aguas subterráneas profundas en estos sedimentos, pero hasta ahora nadie había hecho ninguna imagen detallada --explica la autora principal del estudio, Chloe Gustafson, que hizo la investigación como estudiante graduada en el Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia (Estados Unidos)--. La cantidad de agua subterránea que encontramos es tan importante que probablemente influye en los procesos de las corrientes de hielo. Ahora tenemos que descubrir más y averiguar cómo incorporarlo a los modelos".

Los científicos llevan décadas sobrevolando la capa de hielo de la Antártida con radares y otros instrumentos para obtener imágenes de las características del subsuelo. Entre otras muchas cosas, estas misiones han revelado cuencas sedimentarias intercaladas entre el hielo y el lecho de roca. Pero la geofísica aerotransportada generalmente sólo puede revelar los contornos aproximados de tales características, no el contenido de agua u otras características.

Una de las excepciones fue un estudio realizado en 2019 sobre los Valles Secos de McMurdo, en la Antártida, en el que se utilizaron instrumentos transportados en helicóptero para documentar unos cientos de metros de agua subterránea subglacial por debajo de unos 350 metros de hielo. Pero la mayoría de las cuencas sedimentarias conocidas de la Antártida son mucho más profundas, y la mayor parte de su hielo es mucho más grueso, fuera del alcance de los instrumentos aéreos. En algunos lugares, los investigadores han perforado el hielo hasta llegar a los sedimentos, pero sólo han penetrado los primeros metros. Por tanto, los modelos del comportamiento de la capa de hielo sólo incluyen los sistemas hidrológicos dentro o justo debajo del hielo.

Esta es una gran deficiencia, advierten. La mayoría de las extensas cuencas sedimentarias de la Antártida se encuentran por debajo del nivel actual del mar, encajadas entre el hielo terrestre ligado al lecho de roca y las plataformas de hielo marinas flotantes que bordean el continente. Se cree que se formaron en los fondos marinos durante períodos cálidos en los que el nivel del mar era más alto. Si las plataformas de hielo retrocedieran en un clima más cálido, las aguas oceánicas podrían volver a invadir los sedimentos y los glaciares que se encuentran detrás podrían avanzar y elevar el nivel del mar en todo el mundo.

Los investigadores del nuevo estudio se concentraron en la corriente de hielo Whillans, de 100 kilómetros de ancho, una de las media docenas de corrientes rápidas que alimentan la plataforma de hielo de Ross, la mayor del mundo, del tamaño del territorio canadiense de Yukón. Investigaciones anteriores han revelado la existencia de un lago subglacial en el interior del hielo y una cuenca sedimentaria que se extiende por debajo. Las perforaciones poco profundas en los primeros 30 centímetros de sedimentos han sacado a la luz agua líquida y una próspera comunidad de microbios. Pero lo que hay más abajo ha sido un misterio.

A finales de 2018, un avión LC-130 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos dejó caer a Gustafson, junto con el geofísico de Lamont-Doherty Kerry Key, el geofísico de la Escuela de Minas de Colorado Matthew Siegfried y la montañera Meghan Seifert en el Whillans. Su misión: cartografiar mejor los sedimentos y sus propiedades utilizando instrumentos geofísicos colocados directamente en la superficie. Lejos de cualquier ayuda si algo salía mal, les llevaría seis agotadoras semanas de viaje, excavación en la nieve, colocación de instrumentos y otras innumerables tareas.

Redacción iAgua

La redacción recomienda