Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Gestagua
ESAMUR
Asociación de Ciencias Ambientales
Almar Water Solutions
Prefabricados Delta
Rädlinger primus line GmbH
KISTERS
FENACORE
EPG Salinas
EMALSA
GS Inima Environment
Vector Energy
Baseform
Sivortex Sistemes Integrals
Autodesk Water
HRS Heat Exchangers
SCRATS
Filtralite
AGS Water Solutions
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Ingeteam
RENOLIT ALKORPLAN
Hidroglobal
LABFERRER
Idrica
ONGAWA
Hach
s::can Iberia Sistemas de Medición
DATAKORUM
Amiblu
Xylem Water Solutions España
SDG Group
Aganova
Consorcio de Aguas de Asturias
Sacyr Agua
TecnoConverting
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
AECID
Lama Sistemas de Filtrado
Esri
Siemens
Likitech
Cajamar Innova
Global Omnium
ICEX España Exportación e Inversiones
Fundación Botín
Minsait
Fundación CONAMA
ACCIONA
Kamstrup
TFS Grupo Amper
TRANSWATER
Molecor
CAF
ISMedioambiente
FLOVAC
Red Control
ANFAGUA
NTT DATA
Saint Gobain PAM
AMPHOS 21
ADECAGUA
Terranova
IRTA
Arup
MonoM by Grupo Álava
Barmatec
Catalan Water Partnership
AGENDA 21500
Confederación Hidrográfica del Segura
Aqualia
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Grupo Mejoras
TEDAGUA
MOLEAER
J. Huesa Water Technology
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Hidroconta
Smagua
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
Schneider Electric
Agencia Vasca del Agua
Fundación Biodiversidad
ADASA
IAPsolutions
LACROIX
Laboratorios Tecnológicos de Levante

Se encuentra usted aquí

Descubren el mecanismo que interrumpe el crecimiento de las plantas por falta de agua

  • Descubren mecanismo que interrumpe crecimiento plantas falta agua

Un equipo internacional de investigadores en el que participa el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat Politècnica de València (UPV), ha descubierto el mecanismo por el que las plantas modifican su crecimiento en función de la abundancia de agua en el suelo, según ha informado la institución en un comunicado.

En el estudio, publicado recientemente en la revista Nature Plants, se plantean preguntas sobre cómo, durante la evolución, las plantas se adaptaron a la vida terrestre, y se revela "valiosa información que puede ayudar a desarrollar cultivos más resistentes a la sequía".

Las plantas utilizan la fotosíntesis para convertir la luz solar, el agua y el dióxido de carbono en los azúcares que necesitan para crecer y que sustentan nuestro planeta. El agua también es esencial para el transporte de nutrientes desde el suelo y para proporcionar la rigidez necesaria para que la planta se mantenga en pie.

Al ser un factor tan importante, las plantas han desarrollado mecanismos para detectar la presencia de agua en el suelo y llevar esta información a todos sus tejidos para inducir respuestas adaptativas.

Sin embargo, cuando el agua escasea, se produce una hormona que induce un cierre "muy rápido" de los poros de las hojas (estomas), para así evitar la pérdida de agua por la transpiración. Además, se detiene el crecimiento de la mayoría de los órganos para usar esos recursos en medidas de protección. No obstante, hasta ahora se desconocía cómo la falta de agua conduce a la interrupción del crecimiento de las plantas.

El estudio, liderado por la científica española Elena Baena González, investigadora principal del Instituto Gulbenkian de Ciencia de Portugal, descubrió los mecanismos por los que la planta interrumpe su crecimiento: las señales hormonales de ácido abscísico (ABA) están ligadas a un sistema regulador altamente conservado y formado por dos proteínas (SnRK1 y TOR) que controlan el crecimiento en todos los eucariotas (animales, plantas, hongos y protistas).

Al respecto, Baena ha explicado que "cuando las condiciones son favorables, el acelerador del sistema (TOR) está activo e induce procesos biosintéticos de proliferación y de crecimiento celular. Cuando las condiciones son desfavorables, el freno del sistema (SnRK1) se activa inhibiendo a TOR y, consecuentemente, el crecimiento".

Establecimiento de la vida terrestre

Este sistema está controlado en todos los eucariotas por señales nutricionales y causan la interrupción del crecimiento cuando los niveles de nutrientes (el 'combustible') son bajos. Sin embargo, en este estudio se constata que en las plantas, este sistema está controlado por señales adicionales relacionadas con la presencia de agua (la hormona ABA), dando a las plantas la capacidad de regular el crecimiento no solo en respuesta a señales nutricionales, sino también en respuesta a la disponibilidad de agua.

El equipo de investigación cree que este sistema puede haber sido crucial para el establecimiento de la vida terrestre, en el que el gasto de recursos y el crecimiento se mantiene al mínimo cuando el agua era escasa.

Los investigadores utilizaron la planta modelo Arabidopsis thaliana y observaron que cuando la proteína quinasa (SnRK1) se inactiva genéticamente, las plantas desarrollan raíces más grandes en condiciones desfavorables. Aunque este crecimiento descontrolado puede ser fatal en condiciones de sequía severa, es probable que aumente la capacidad de absorber el agua de las capas superficiales del suelo y mejoren potencialmente el crecimiento de las plantas en condiciones de sequía moderada.

Los próximos pasos de esta investigación tendrán como objetivo abordar estos problemas e identificar factores posteriores que puedan resultar más propicios para la manipulación de esta característica también en los cultivos.

El estudio también indica que el núcleo señalizador del ABA, en ausencia de estrés, favorece los procesos anabólicos de la planta al mantener secuestrada la proteína quinasa SnRK1; en cambio, en presencia de estrés, la hormona ABA libera a SnRK1. Se restringe así el crecimiento de la planta, se activan los mecanismos de respuesta a la escasez de agua y se optimiza el uso de nutrientes.

Este trabajo se llevó a cabo en el Instituto Gulbenkian de Ciencia (Portugal), en colaboración con los grupos de investigación de Pedro L. Rodríguez Egea, del IBMCP; Américo Rodrigues, del IPL (Peniche, Portugal) y de Christian Meyer, del INRA (Versalles, Francia). La Fundación para la Ciencia y la Tecnología (Portugal), el Ministerio de Ciencia e Innovación, la Generalitat Valenciana (España), LabEx Paris Saclay Plant Sciences, y el programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea financiaron el estudio.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda