Aqualia
Connecting Waterpeople

El dióxido de carbono alto podría crear "tallos encogidos" en los pantanos

59
  • dióxido carbono alto podría crear "tallos encogidos" pantanos
    Imagen: Maria Sharova/Smithsonian Environmental Research Center.
Minsait
· 59

A diferencia de lo que sucede con la mayoría de las plantas, que cuanto más dióxido de carbono pueden absorber más grandes se vuelven, en los pantanos sucede lo contrario.

Así, científicos del Smithsonian han observado que niveles más altos de dióxido de carbono, en lugar de producir tallos más grandes, dejan como resultado tallos notablemente más pequeños.

"No creo que nadie esperara esto", admite Meng Lu, autor principal del nuevo estudio en la revista 'Nature Climate Change'. Durante años, los científicos sabían que el dióxido de carbono estaba aumentando la biomasa total de las plantas de los pantanos, por lo que parecía natural pensar que las plantas en sí mismas también se estaban haciendo más grandes.

"Todos pensaron que si la biomasa aumentó la altura, el ancho y todo lo demás, las plantas debería aumentar. Pero ese no es el caso en un pantano", asegura este científico, citado por Eureka Alert.

Lu, profesor de investigación en la Universidad de Yunnan, en China, hizo el descubrimiento durante un postdoctorado en el Centro Smithsonian de Investigación Ambiental (SERC) en Maryland. Trabajó en una marisma llamada Global Change Research Wetland, sede de uno de los experimentos de campo sobre cambio climático más antiguos del mundo.

Dentro de las cámaras experimentales, los científicos del Smithsonian han estado aumentando el dióxido de carbono durante más de 30 años. Están rastreando cómo crecen las plantas de pantano en un mundo con niveles de dióxido de carbono casi dos veces más altos que hoy, niveles que podríamos ver a fines de siglo.

Cada año, los científicos han cosechado las plantas en las cámaras y han medido su biomasa total, tallos, raíces y otros rasgos clave. Eso le dio a Lu tres décadas de datos para explorar. Después de analizar los números, se dio cuenta de que en las cámaras con alto contenido de dióxido de carbono, la biomasa de todos los juncos de pantano aumentó un 20%.

El dióxido de carbono más rico estimulaba los juncos de los pantanos para producir más tallos en grupos más gruesos. Pero sorprendentemente, los tallos individuales se habían reducido un 16%. Según explican, los tallos se están reduciendo debido a otro ingrediente que las plantas necesitan para crecer: el nitrógeno.

Un pantano denso es bueno para absorber energía de huracanes y tormentas

"Si obtenemos más carbono, necesitamos más nitrógeno para alimentar a las plantas", explica Lu. Según apunta, el dióxido de carbono y el nitrógeno son como alimento para las plantas. Si el dióxido de carbono proporciona su azúcar, el nitrógeno proporciona su proteína. Sin nitrógeno, las inyecciones adicionales de dióxido de carbono no estimularán a las plantas a crecer tallos más grandes.

En cambio, las plantas extenderán sus raíces más abajo del suelo, intentando extraer más nitrógeno del suelo. Y debido a que la mayoría de las plantas de pantano son 'clonales' (pueden reproducirse haciendo copias de sí mismas), envían más tallos por encima del suelo a medida que se extienden sus raíces. Esto significa más plantas en lugar de más grandes.

Eso es exactamente lo que los científicos vieron en cámaras donde aumentaron solo el dióxido de carbono. Sin embargo, en las cámaras donde elevaron tanto el dióxido de carbono como el nitrógeno, el efecto de 'reducción de tallos' desapareció. Las plantas pudieron cultivar más tallos y agrandarlos, gracias al nitrógeno adicional.

"Sabíamos que darles a las plantas más nitrógeno favorece el crecimiento de los brotes sobre el crecimiento de las raíces, y viceversa para el dióxido de carbono, pero nunca consideramos lo que esto significa para el número y el tamaño de las plantas --señala Pat Megonigal, coautora y SERC senior científico que supervisa el Humedal Global Research Research--. Creemos que la reducción de los tallos puede estar ocurriendo en muchos otros ecosistemas con plantas clonales".

Esto puede ser una buena noticia para el pantano y para las personas que viven cerca. Tener una pared más gruesa de tallos, incluso más cortos, aumenta el poder defensivo del pantano. Un pantano denso es bueno para absorber energía de huracanes y tormentas.

Las raíces más densas, otro efecto secundario del alto dióxido de carbono, podrían ser otra ventaja. Las raíces permiten que un pantano genere terrero y, cuando lo hace, toda su elevación aumenta, dándole la oportunidad de superar el aumento del nivel del mar.

"Acelerar el aumento del nivel del mar es una amenaza para las marismas de todo el mundo --añade Megonigal--. La posibilidad de que las marismas puedan atrapar más sedimentos al mismo tiempo es motivo de un poco de optimismo".

La redacción recomienda