Aqualia
Connecting Waterpeople

Doñana cumple 50 años entre amenazas como la extracción de agua y la emergencia climática

41
  • Doñana cumple 50 años amenazas como extracción agua y emergencia climática
    Parque Nacional Doñana, Centro de Visitantes 'El Acebuche' (Wikipedia/CC).
  • Ilusionados conservacionistas lograron, con la primera campaña de crowdfounding del mundo, la declaración de Doñana como Parque Nacional.

La publicación del Real Decreto con el que el Doñana se convirtió en Parque Nacional cumple este miércoles su 50 aniversario después de una larga historia para vencer sus múltiples amenazas y su creación gracias, en parte, a la primera campaña mundial de recaudación de fondos y numerosas gestiones políticas y económicas realizadas por un grupo de ilusionados conservacionistas, "vanguardistas científicos y amantes de la naturaleza".

La organización WWF fue una de las protagonistas e impulsoras del Parque Nacional de Doñana, ya que compró parte de los actuales terrenos y después los cedió a España para el establecimiento del Parque Nacional y la instalación en él de un centro de investigaciones biológicas que depende en la actualidad del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Medio siglo más tarde de la efeméride, la ONG protagonista de su historia pide cinco regalos para el Parque Nacional que hace frente a diferentes amenazas y ha lanzado una campaña en redes sociales para que los ciudadanos compartan su regalo.

El secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, considera que este es un momento "perfecto" para homenajear a quienes dedicaron sus vidas a la conservación y para celebrar la suerte de poder seguir contando con esta maravilla de la naturaleza.

"Este 50 aniversario es sobre todo el momento para recordar a las administraciones responsables de su conservación todo lo que está en sus manos y lo que queda por hacer para garantizar que Doñana viva otros cincuenta años más", reclama.

Los cinco regalos que la ONG pide para Doñana son más recursos para la conservación, ya que los medios humanos y materiales para gestionar el espacio protegido son "totalmente insuficientes" y recuerda a la guardería de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir que debe velar por evitar el robo de agua en miles de hectáreas de regadío. Al mismo tiempo, pide más apoyo presupuestario para personal científico que proporcione información de calidad del enclave para su mejor gestión.

"Este 50 aniversario es sobre todo el momento para recordar a las administraciones responsables de su conservación todo lo que está en sus manos y lo que queda por hacer para garantizar que Doñana viva otros cincuenta años más"

Asimismo, la ONG apuesta por que haya menos carreteras --pues asegura que "no hay un problema de tráfico en la zona sino una cuestión puntual de atascos 20 fines de semana al año"-- y por que se permita una mayor conectividad de las especies entre los distintos espacios, porque en la actualidad considera que el parque está "cercado por una trama de caminos agrícolas y forestales asfaltados, carreteras y autovías donde los animales, como el lince son atropellados y el movimiento de la fauna es cada vez más complicado".

Otro de los "regalos" sería acabar con la agricultura ilegal, ya que en la actualidad las zonas de regadío de fresas y frutos rojos irregulares "siguen devorando el territorio" y ocupan 1.653 hectáreas.

Del mismo modo, denuncia que las marismas de Doñana reciben en la actualidad menos del 20 por ciento del aporte natural del agua de su cuenca, mientras siguen aumentando los pozos ilegales y el acuífero permanece en mal estado.

En quinto lugar, WWF apuesta por un futuro para Doñana en el que se amplíe su superficie protegida, con una zona de protección marina más grande que incluya todo el frente marítimo que abarca espacios como al Reserva de Pesca del Guadalquivir y expandir las marismas orientales, que son las que más superficie perdieron en los años 60 y de las que apenas el 30 por ciento están protegidas.

El portavoz de WWF en Doñana, Juanjo Carmona, ha elogiado en declaraciones a Europa Press el trabajo de "todos que fueron muchos" quienes dieron los pasos que llevaron a la conservación de Doñana y celebra que el mero hecho de que el parque siga estando 50 años después "ya es en sí mismo un hecho importante" si se mira atrás y tras los años de "desarrollismo" de los años 50 a los 70.

Sin embargo, ha lamentado que se haya perdido entre el 70 y el 80 por ciento de las marismas que había en Doñana a finales de los años 50 y de los que "apenas queda una pequeña parte" e incluso en la margen izquierda, en lo que se conoce como 'Doñana gaditana' "ya no queda nada de aquellas marismas".

Así, ha agradecido que hace 20 años "antes de la crisis" se pensó en urbanizaciones en Matalascañas y Sanlucar de Barrameda algo que hubiera sido "una catástrofe" que afortunadamente no se produjo.

Las marismas de Doñana reciben en la actualidad menos del 20 por ciento del aporte natural del agua de su cuenca, mientras siguen aumentando los pozos ilegales y el acuífero permanece en mal estado

Pioneros en la conservación

"Ellos fueron pioneros, hace 50 años vieron el potencial de Doñana y la importancia de salvarlo. Fue un trabajo conjunto de muchas personas, que utilizaron todos sus contactos para hacer lo imposible", rememora al recordar a algunos de los artífices de la creación del Parque Nacional como José Antonio Valverde, Mauricio González Gordon, Francisco Bernis, Guy Mounfort, Eric Hosking o Luc Hoffman, así como el príncipe Bernardo de Holanda, o la mediación del Rey Juan Carlos, entonces Príncipe de España.

Carmona destaca que Doñana motivó la primera recaudación de fondos internacional en la que participaron entidades como WWF --que aportó unos 20 millones de pesetas-- pero también particulares que incluso entregaron parte de sus bienes para la compra de fincas.

Sin embargo, alerta de que la principal amenaza a la que se enfrenta Doñana es "la emergencia climática" porque, se ha observado un cambio de tendencia. Carmona destaca que los últimos años el régimen de lluvias ha sido distinto; que en octubre a estas alturas lo normal era que ya hubieran llegado los gansos del norte pero este año aún no lo han hecho y se está produciendo un cambio de vegetación "silencioso" y "casi imperceptible", al tiempo que lagunas que antes eran permanentes ahora son temporales y las temporales se han secado definitivamente.

"Todo se enmarca en el cambio climático global y Doñana es una zona con mucho riesgo, según reconoce la propia Estrategia Española de Adaptación al Cambio Climático en la Costa", señala Carmona que recuerda que según ese documento, el estuario del Guadalquivir y el delta del Ebro serían unas de las zonas más sensibles en España.

Entre los mayores problemas, Carmona ha citado el robo de agua en pozos y fincas ilegales, la agricultura y el regadío ilegales que han llevado a la declaración de acuífero sobrexplotado o masa de agua que no alcanzará el buen estado, un título que considera "la muestra de un modelo que ha fracasado" y que se ha llegado a un punto de no retorno.

En este contexto, ha advertido de que en Doñana no solo viven las especies "paraguas" como el lince o el águila imperial, sino que las que tienen más problemas son los insectos, anfibios, reptiles y peces o como otras muchas especies más silenciosas, como la cerceta pardilla, que antes era el ánade más común en Doñana y en la actualidad prácticamente ha desaparecido. Asimismo, ha añadido que el 90 por ciento de la biomasa de las marismas son especies alóctonas.

Por ello, exige medidas para recuperar el acuífero, que se descarte definitivamente, vía cancelación en el Boletín Oficial del Estado, del proyecto del dragado del Guadalquivir, recuperar las marismas de Sanlucar o Lebrija e iniciar proyectos de recuperación de la margen izquierda del río según piden los informes científicos y que descarten proyectos como el que se plantea el Ayuntamiento de Trebujena que contempla un complejo de hoteles y campos de golf.

"En un escenario de cambio climático para los próximos años habrá que recuperar las llanuras de inundación del Guadalquivir para que el río de cabida al aumento del nivel del mar que se prevé", añade Carmona que concluye que es necesario un nuevo enfoque que vea el río como un conjunto y no como partes troceadas.

En definitiva, apuesta por recuperar el equilibrio perdido del ecosistema en su conjunto para logra que la biodiversidad de Doñana, 50 años después de la declaración del Parque Nacional, se recupere de sus acechos.

La redacción recomienda