Aqualia
Connecting Waterpeople
iAgua Magazine 25
Inscríbete ya a la presentación de iAgua Magazine 25: La gestión del agua en Europa, el próximo 18 de diciembre.

En un futuro más húmedo, peligra la disponibilidad de agua para América del Norte y Eurasia

88
  • futuro más húmedo, peligra disponibilidad agua América Norte y Eurasia
Almar Water Solutions
Minsait
· 88

Con el cambio climático, las plantas del futuro consumirán más agua que en la actualidad, lo que generará menos agua disponible para las personas que viven en América del Norte y Eurasia, según un estudio dirigido por Dartmouth en 'Nature Geoscience'.

La investigación apunta un futuro más seco a pesar de los aumentos de precipitación previstos para lugares como Estados Unidos y Europa, regiones pobladas que ya enfrentan tensiones de agua.

El estudio desafía una expectativa de la ciencia del clima de que las plantas harán que el mundo sea más húmedo en el futuro. Los científicos han pensado durante mucho tiempo que a medida que aumentan las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera, las plantas reducirán su consumo de agua, dejando más agua dulce disponible en nuestros suelos y corrientes.

La investigación apunta que un futuro más seco a pesar de los aumentos de precipitación previstos para lugares como Estados Unidos y Europa

Esto se debe a que a medida que se acumula más dióxido de carbono en la atmósfera, las plantas pueden fotosintetizar la misma cantidad al tiempo que cierran parcialmente los poros (estomas) de sus hojas.

Los estomas cerrados significan menos pérdida de agua de la planta a la atmósfera, aumentando el agua en la tierra. Los nuevos hallazgos revelan que esta historia de plantas que hacen que la tierra sea más húmeda se limita a los trópicos y las latitudes extremadamente altas, donde la disponibilidad de agua dulce ya es alta y las demandas son bajas.

"Aproximadamente el 60 por ciento del flujo de agua global de la tierra a la atmósfera pasa a través de las plantas, llamadas transpiración. Las plantas son como la paja de la atmósfera, dominando cómo fluye el agua de la tierra a la atmósfera. Por lo tanto, la vegetación es un determinante masivo de lo que es el agua dejado en tierra para la gente --explica el autor principal Justin S. Mankin, profesor asistente de geografía en Dartmouth y científico investigador adjunto en el Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty en la Universidad de Columbia--. La pregunta que hacemos aquí es, ¿cómo los efectos combinados del dióxido de carbono y el calentamiento cambian el tamaño de esa gota?".

Utilizando modelos climáticos, el estudio examina cómo la disponibilidad de agua dulce puede verse afectada por los cambios proyectados en la forma en que la precipitación se divide entre plantas, ríos y suelos. Para el estudio, el equipo de investigación utilizó una nueva contabilidad de esta división de precipitación, desarrollada anteriormente por Mankin y sus colegas para calcular la pérdida de escorrentía futura a la vegetación futura en un clima más cálido y enriquecido con dióxido de carbono.

El estudio desafía una expectativa de la ciencia del clima de que las plantas harán que el mundo sea más húmedo en el futuro

Los hallazgos del nuevo estudio revelaron cómo la interacción de tres efectos clave de los impactos del cambio climático en las plantas reducirá la disponibilidad regional de agua dulce.

Primero, a medida que el dióxido de carbono aumenta en la atmósfera, las plantas requieren menos agua para la fotosíntesis, mojando la tierra. Sin embargo, en segundo lugar, a medida que el planeta se calienta, las estaciones de crecimiento se vuelven más largas y cálidas: las plantas tienen más tiempo para crecer y consumir agua, secando la tierra.

Finalmente, a medida que aumentan las concentraciones de dióxido de carbono, es probable que las plantas crezcan más, ya que la fotosíntesis se amplifica. Para algunas regiones, estos dos últimos impactos, temporadas de crecimiento extendidas y fotosíntesis amplificada, superarán a los estomas de cierre, lo que significa que más vegetación consumirá más agua durante un período de tiempo más prolongado, secando la tierra.

Como resultado, para gran parte de las latitudes medias, las plantas dejarán menos agua en los suelos y arroyos, incluso si hay precipitaciones adicionales y la vegetación es más eficiente con su uso del agua. El resultado también subraya la importancia de mejorar la forma en que los modelos climáticos representan los ecosistemas y su respuesta al cambio climático.

El mundo depende del agua dulce para consumo humano, agricultura, energía hidroeléctrica e industria. Sin embargo, para muchos lugares, hay una desconexión fundamental entre cuando cae la precipitación y cuando las personas usan esta agua, como es el caso de California, que recibe más de la mitad de su precipitación en el invierno., pero las demandas máximas son en el verano".

"En todo el mundo, diseñamos soluciones para mover el agua del punto A al punto B para superar esta desconexión espacio-temporal entre el suministro de agua y su demanda. La asignación de agua es políticamente polémica, requiere mucho capital y requiere una planificación realmente a largo plazo, todo lo cual afecta algunas de las poblaciones más vulnerables.

Nuestra investigación muestra que no podemos esperar que las plantas sean una panacea universal para la disponibilidad de agua en el futuro. Por lo tanto, poder evaluar claramente dónde y por qué debemos anticipar los cambios en la disponibilidad de agua en el futuro es crucial para garantizar que podamos estar preparados", agrega Mankin.

La redacción recomienda