Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
SDG Group
ACCIONA
AGENDA 21500
Smagua
Sivortex Sistemes Integrals
LACROIX
RENOLIT ALKORPLAN
ONGAWA
NTT DATA
Consorcio de Aguas de Asturias
DATAKORUM
MOLEAER
Arup
IAPsolutions
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Aganova
CAF
Schneider Electric
TEDAGUA
Siemens
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
TRANSWATER
Esri
Xylem Water Solutions España
Amiblu
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
EMALSA
Aqualia
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
Catalan Water Partnership
Idrica
ESAMUR
Ingeteam
Barmatec
Cajamar Innova
IRTA
Hidroconta
SCRATS
FENACORE
Red Control
Likitech
AMPHOS 21
Agencia Vasca del Agua
Fundación Botín
Baseform
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
J. Huesa Water Technology
Almar Water Solutions
Terranova
Confederación Hidrográfica del Segura
AECID
ANFAGUA
Saint Gobain PAM
AGS Water Solutions
Gestagua
ADECAGUA
Hach
Prefabricados Delta
Sacyr Agua
Global Omnium
Fundación CONAMA
ADASA
EPG Salinas
Minsait
Lama Sistemas de Filtrado
LABFERRER
Filtralite
Autodesk Water
Asociación de Ciencias Ambientales
Molecor
Hidroglobal
TecnoConverting
FLOVAC
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
ICEX España Exportación e Inversiones
ISMedioambiente
s::can Iberia Sistemas de Medición
KISTERS
TFS Grupo Amper
Vector Energy
Grupo Mejoras
Kamstrup
MonoM by Grupo Álava
Fundación Biodiversidad
Rädlinger primus line GmbH
HRS Heat Exchangers
GS Inima Environment

Se encuentra usted aquí

Huracanes del Atlántico y lluvias del Sahel siguen a los aerosoles

  • Huracanes Atlántico y lluvias Sahel siguen aerosoles
    Cadena de huracanes en el Caribe. (Imagen: NOAA)

Las fluctuaciones de temperatura en el Océano Atlántico tropical están impulsadas en gran medida por las emisiones de aerosoles inducidas por el ser humano.

Un nuevo estudio climático dirigido por científicos de la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas, Atmosféricas y Terrestres de la Universidad de Miami encontró que dichas emisiones afectan a las precipitaciones en la región del Sahel de África occidental y a la formación de huracanes en el Atlántico.

Los hallazgos, publicados en la revista Nature, llegan en un año en el que varios huracanes, incluido el huracán Idalia, se formaron con unos días de diferencia sobre el Atlántico tropical.

"Nuestros hallazgos sugieren que el aumento y la disminución de la temperatura del océano Atlántico, los huracanes y las precipitaciones del Sahel se deben en gran medida a las emisiones inducidas por la actividad humana", dijo el autor principal del estudio, Chengfei He, investigador postdoctoral en la Escuela Rosenstiel. "Los nuevos resultados están ocultos en el ruido y sólo puede revelarse mediante nuevas técnicas".

Los investigadores utilizaron una técnica de simulación de gran conjunto que tomó el promedio de más de 400 simulaciones de modelos climáticos de centros climáticos de todo el mundo. Al igual que los auriculares con cancelación de ruido, la técnica mostró los cambios climáticos resultantes de fuerzas externas, una fuerza en el sistema climático que proviene principalmente de actividades humanas y erupciones volcánicas.

"Durante mucho tiempo, se creyó que los cambios en las precipitaciones de África Occidental y los huracanes del Atlántico estaban impulsados por ciclos naturales dentro del sistema climático, como la AMOC (Circulación de vuelco meridional del Atlántico)", dijo la coautora del estudio Amy Clement, profesora de ciencias atmosféricas en el Escuela Rosenstiel. "Ahora hemos descubierto que los cambios climáticos forzados en las simulaciones de nuestro modelo coinciden estrechamente con las observaciones del mundo real observadas en el Atlántico tropical".

Los resultados de estas simulaciones sugieren que la supresión de la actividad de los huracanes en el Atlántico y un Sahel más seco en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial fueron impulsados principalmente por emisiones de aerosoles causadas por el ser humano. La región del Sahel en África occidental se extiende al sur del desierto del Sahara desde el Atlántico hasta el Mar Rojo.

Esto culminó en una sequía a principios de la década de 1980, con escasez de alimentos y enfermedades que provocaron la pérdida de más de cientos de miles de vidas desde África occidental hasta Etiopía. La reducción de las emisiones de aerosoles después de la década de 1980 dio lugar a más huracanes en el Atlántico y más precipitaciones en el Sahel. Los resultados también mostraron similitudes en la temperatura de la superficie del mar, la actividad de los huracanes y las precipitaciones en el Sahel que coinciden estrechamente con lo que los científicos observan en el Atlántico tropical.

Los investigadores también señalan que hay muchos factores que influyen en la actividad durante la temporada de huracanes, y también que las tormentas pueden ocurrir y ocurrirán incluso si la actividad general de una temporada de huracanes es baja.

"Debido a la continua reducción de las emisiones de aerosoles inducidas por el hombre alrededor del Atlántico, junto con el calentamiento actual y futuro debido a los gases de efecto invernadero, sugerimos que probablemente no habrá un retorno al período tranquilo en la actividad de los huracanes en el Atlántico en las décadas de mediados de siglo", dijo He.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda