Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
GS Inima Environment
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
ACCIONA
Ingeteam
Lama Sistemas de Filtrado
Barmatec
Grupo Mejoras
Global Omnium
Fundación CONAMA
MOLEAER
TEDAGUA
ADASA
AGS Water Solutions
Hidroconta
Minsait
CAF
MonoM by Grupo Álava
AMPHOS 21
Filtralite
HRS Heat Exchangers
Likitech
FLOVAC
Rädlinger primus line GmbH
Fundación Biodiversidad
Almar Water Solutions
ISMedioambiente
Aqualia
ESAMUR
KISTERS
RENOLIT ALKORPLAN
Sivortex Sistemes Integrals
Prefabricados Delta
Cajamar Innova
LACROIX
NTT DATA
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
LABFERRER
ADECAGUA
SCRATS
Confederación Hidrográfica del Segura
Smagua
ONGAWA
TRANSWATER
Agencia Vasca del Agua
TecnoConverting
Hidroglobal
Aganova
J. Huesa Water Technology
s::can Iberia Sistemas de Medición
IAPsolutions
AECID
Vector Energy
Asociación de Ciencias Ambientales
Molecor
FENACORE
Schneider Electric
Saint Gobain PAM
IRTA
Red Control
Hach
ICEX España Exportación e Inversiones
Kamstrup
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Consorcio de Aguas de Asturias
Catalan Water Partnership
DATAKORUM
Xylem Water Solutions España
Baseform
EPG Salinas
Fundación Botín
Amiblu
Innovyze, an Autodesk company
Sacyr Agua
Idrica

Se encuentra usted aquí

Las inundaciones de Yemen dejan sin nada a unas 300.000 personas

  • inundaciones Yemen dejan nada unas 300.000 personas
    Hombre entre ruinas en Yemen. (Imagen: ACNUR).

En torno a 300.000 yemeníes han perdido sus hogares, sus cosechas, su ganado y sus pertenencias en las catastróficas inundaciones que desde hace tres meses han asolado un país de por sí diezmado por la guerra, el hambre y la enfermedad, acreedor una vez más de la descripción de la mayor crisis humanitaria de la actualidad, según ha informado este viernes la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Hay ocho provincias especialmente afectadas por las inundaciones: Marib, Amran, Hajjah, Al Hodeida, Taiz, Lahj, Adén (la sede del Gobierno reconocido por la comunidad internacional, en lucha contra la insurgencia huthi) y Abyan, y al menos 148 personas han muerto por los deslaves y desbordamientos que han acompañado a las lluvias torrenciales.

En Hababa, por ejemplo, la súbita ruptura de la presa de Al Roone provocó un torrente de 250.000 metros cúbicos de agua que afectó a miles de desplazados en los campamentos de Al Tahsin, Souq al Lill y otros más.

"Entre los nuevos desplazados se encuentran personas que ya habían escapado de sus hogares por la guerra y que una vez más se ven obligadas a reconstruir sus vidas y sus comunidades", ha lamentado el portavoz de la organización, Andrej Mahecic, durante una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones de Ginebra (Suiza).

El portavoz ha descrito sin paliativos una situación crítica en la que muchos de los desplazados "ya vivían en la pobreza abyecta, a menudo en refugios improvisados o superpoblados, hechos con láminas de plástico o barro que han sido arrastrados o han sufrido daños importantes".

Decenas de miles de afectados buscan ahora refugio en mezquitas, escuelas o con familiares, en edificios abandonados, algunos de los cuales corren el riesgo de derrumbarse, o en lo que quede de sus hogares dañados, prácticamente a la intemperie. "Los niveles de desesperación están aumentando a medida que ésta crisis, la peor crisis humanitaria del mundo, alcanza nuevas profundidades", ha lamentado.

La agencia ha mostrado además su preocupación porque las comunidades desplazadas son extremadamente vulnerables a la pandemia de COVID-19, y muchas de ellas no pueden practicar el distanciamiento social o físico, acceder a agua potable para lavarse las manos o adoptar otras medidas para prevenir la transmisión del virus.

Asimismo, ACNUR advierte de la posibilidad de que miles de personas más se vean afectadas en las próximas semanas porque la temporada de lluvias todavía no ha terminado y muchas presas están al borde del colapso tras años de abandono debido al conflicto. En Marib, por ejemplo, la presa ha alcanzado el nivel de desbordamiento y pone en peligro no solo a los campamentos de desplazados, sino a las partes más bajas de la propia ciudad.

Aunque ACNUR ya ha puesto en marcha operaciones para contener los daños, la agencia de la ONU avisa de que su capacidad "sigue estando limitada por una grave falta de financiación". "En los niveles actuales, nuestras reservas de refugio y artículos de socorro se agotarán en cuestión de semanas", ha avisado el portavoz, quien recuerda que más del 80% de la población total de Yemen necesita asistencia humanitaria, y que cerca de cuatro millones de desplazados internos, repatriados, refugiados y solicitantes de asilo dependen ahora de la ayuda humanitaria regular para sobrevivir.

La redacción recomienda