Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Saint Gobain PAM
ISMedioambiente
Grupo Mejoras
ONGAWA
Global Omnium
Cajamar Innova
Molecor
ADASA
ADECAGUA
DATAKORUM
MOLEAER
Hidroconta
Filtralite
FLOVAC
Rädlinger primus line GmbH
Laboratorios Tecnológicos de Levante
AECID
Red Control
Baseform
TRANSWATER
Sacyr Agua
SCRATS
Fundación CONAMA
HRS Heat Exchangers
FENACORE
Ingeteam
Confederación Hidrográfica del Segura
Sivortex Sistemes Integrals
Hach
Almar Water Solutions
J. Huesa Water Technology
Aganova
Kamstrup
RENOLIT ALKORPLAN
Aqualia
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Agencia Vasca del Agua
Lama Sistemas de Filtrado
Xylem Water Solutions España
Barmatec
CAF
Asociación de Ciencias Ambientales
Minsait
GS Inima Environment
ICEX España Exportación e Inversiones
AMPHOS 21
TecnoConverting
ACCIONA
EPG Salinas
Vector Energy
TEDAGUA
Schneider Electric
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
IRTA
Fundación Botín
Likitech
Fundación Biodiversidad
Idrica
Amiblu
IAPsolutions
s::can Iberia Sistemas de Medición
AGS Water Solutions
ESAMUR
LACROIX
Catalan Water Partnership
KISTERS
Innovyze, an Autodesk company
Hidroglobal

Se encuentra usted aquí

Más agua de deshielo en el Atlántico Norte puede traer veranos tórridos

  • Más agua deshielo Atlántico Norte puede traer veranos tórridos
    Imagen de hielo marino.
    NATIONAL OCEANOGRAPHY CENTER.
  • El artículo sugiere que el clima del verano europeo es predecible con meses o años de antelación, debido a los mayores niveles de agua dulce en el Atlántico Norte.
  • Con el aumento del derretimiento del hielo, el estudio sugiere que las olas de calor y las sequías en Europa serán más intensas en el futuro.

Científicos británicos han descubierto que el aumento del agua de deshielo en el Atlántico Norte puede desencadenar una cadena de eventos que provoquen veranos europeos más cálidos y secos.

El artículo, que se publica en la revista 'Weather and Climate Dynamics' de la Unión Europea de Geociencias , sugiere que el clima del verano europeo es predecible con meses o años de antelación, debido a los mayores niveles de agua dulce en el Atlántico Norte.

La autora principal Marilena Oltmanns, científica investigadora del National Oceanography Center del Reino Unido, explica en un comunicado: "Mientras que el Reino Unido y el norte de Europa experimentaron un clima inusualmente fresco y húmedo en el verano de 2023, Groenlandia experimentó un verano inusualmente cálido, lo que provocó un aumento de la entrada de agua dulce al océano Atlántico Norte".

Basándose en la cadena de eventos identificada, esta investigación espera que las condiciones de la atmósfera oceánica sean favorables para un verano inusualmente cálido y seco en el sur de Europa este año. "Dependiendo del recorrido del agua dulce en el Atlántico Norte, también esperamos un verano cálido y seco en el norte de Europa dentro de los próximos cinco años. Podremos estimar con mayor precisión el año exacto del verano cálido y seco en el norte de Europa en el invierno antes de que ocurra", agregó.

El derretimiento del hielo marino y del hielo glacial es una fuente cada vez mayor de agua dulce para el Atlántico Norte, y los cambios en la cantidad de hielo marino pueden alterar la circulación normal de los océanos, influyendo en el clima global. Con el aumento del derretimiento del hielo, el estudio sugiere que las olas de calor y las sequías en Europa serán más intensas en el futuro.

El calentamiento en Europa después de fuertes liberaciones de agua dulce en el Atlántico Norte se sumará al calentamiento que ya se está produciendo debido al cambio climático, al provocar cambios en los patrones climáticos.

En conclusión, el trabajo argumenta que los hallazgos demuestran la importancia de las observaciones oceánicas para garantizar que los modelos climáticos capturen todos los procesos físicos necesarios para realizar predicciones meteorológicas precisas. Este estudio es un paso adelante para mejorar los modelos, lo que permitirá a las industrias y a las partes interesadas planificar con anticipación condiciones climáticas específicas, como adaptar métodos agrícolas para que sean más resilientes, predecir el uso de combustible y prepararse para inundaciones.

La redacción recomienda