Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Premios iAgua 2020

La pérdida de hielo marino en el Ártico podría acelerar el deshielo del permafrost

167
  • pérdida hielo marino Ártico podría acelerar deshielo permafrost
· 167

Nueva evidencia obtenida en cuevas siberianas sugiere que el hielo marino en el Océano Ártico juega un papel esencial en la estabilización del permafrost y su gran almacén de carbono.

El permafrost es tierra que permanece congelada durante todo el año. Cubre casi una cuarta parte de las tierras del hemisferio norte. El estado congelado del permafrost le permite almacenar grandes cantidades de carbono; aproximadamente el doble que en la atmósfera. La tasa y el alcance de la descongelación futura del permafrost, y la consiguiente liberación de su carbono, es difícil de predecir solo a partir de las observaciones modernas.

Sin embargo, una relación pasada crucial entre el hielo marino del verano en el Ártico y el permafrost, descubierta en un nuevo estudio, ahora se entiende, con implicaciones significativas para el futuro.

El profesor Gideon Henderson, autor del estudio basado en el Departamento de Ciencias de la Tierra, Universidad de Oxford, dijo: "Nos sorprendió descubrir que los tiempos en que el permafrost se derritió en el pasado no coincidían simplemente con los tiempos en que la Tierra era más cálida, pero era mucho más probable cuando el Ártico estaba libre de hielo en el verano. Este descubrimiento sobre el comportamiento pasado del permafrost sugiere que la pérdida esperada de hielo marino del Ártico en el futuro acelerará el derretimiento del permafrost que se encuentra actualmente en gran parte de Siberia".

Se han observado disminuciones significativas de hielo marino en el Ártico en los últimos años, y se espera que el Ártico esté libre de hielo marino en verano en las próximas décadas. Es probable que tal pérdida de hielo marino conduzca a una aceleración de la descongelación del permafrost en Siberia y a la consiguiente liberación de carbono.

En regiones con mayor cobertura de nieve y aislamiento, el permafrost comenzará a descongelarse, liberando dióxido de carbono

La nueva investigación se basó en la exploración de cuevas siberianas. Las cuevas son potentes registradores de períodos en que el permafrost estuvo ausente en el pasado. Las estalagmitas, las estalactitas y las piedras de flujo solo se pueden formar cuando hay agua líquida y, por lo tanto, no cuando la tierra que lo recubre está permanentemente congelada. La presencia de estalagmitas en cuevas bajo el permafrost presente demuestra períodos en los que el permafrost estuvo ausente en el pasado.

El desarrollo de nuevos enfoques para fechar las estalagmitas utilizando mediciones de uranio natural y plomo, permite la datación de las estalagmitas recuperadas, y por lo tanto de períodos de ausencia de permafrost, durante el último millón y medio de años. Las estalagmitas crecieron intermitentemente de 1.500.000 a 400.000 años atrás, y no han crecido en los últimos 400.000 años. El momento de la formación de estalagmitas, y por lo tanto la ausencia de permafrost, no se relacionan simplemente con las temperaturas globales en el pasado, sino que son notablemente más comunes cuando el Océano Ártico estaba libre de hielo marino en verano.

Este estudio muestra que varios procesos pueden conducir a la relación entre el hielo marino del Ártico y el permafrost. La ausencia de hielo marino conduce a un aumento en la transferencia de calor y humedad del océano a la atmósfera y, por lo tanto, a un aire más cálido transportado por tierra hacia Siberia. El transporte de humedad también aumenta la caída de nieve sobre Siberia durante los meses de otoño.

Esta capa de nieve aísla el suelo del frío extremo de los inviernos, lo que lleva a un aumento de las temperaturas medias anuales del suelo, desestabilizando el permafrost. En consecuencia, en regiones con mayor cobertura de nieve y aislamiento, el permafrost comenzará a descongelarse, liberando dióxido de carbono que quedó atrapado durante milenios.

La redacción recomienda