Aqualia
Connecting Waterpeople

Según una investigación, los genes resistentes a los antibióticos predominan en aguas subterráneas

98
  • investigación, genes resistentes antibióticos predominan aguas subterráneas

Investigadores de diversas universidades estadounidenses han demostrado, en un estudio publicado en la revista 'Environmental Science & Technology Letters', que los genes resistentes a los antibióticos (ARG) prevalencen en las aguas subterráneas.

Para alcanzar esta conclusión, los expertos estudiaron y compararon muestras de una instalación de tratamiento de aguas subterráneas en el sur de California, así como de acuíferos subterráneos con el fin de detectar diferencias en las concentraciones de ARG.

Si bien descubrieron que la instalación de tratamiento de aguas subterráneas redujo casi todos los ARG, las muestras de agua subterránea tenían una presencia de ARG tanto en las instalaciones como en los acuíferos.

Los ARG y los patógenos resistentes a los antibióticos están aumentando en las fuentes de agua debido al uso excesivo de antibióticos. En un ciclo de tratamiento de agua típico, las aguas residuales se tratan primero en una instalación de tratamiento de aguas residuales, si bien en el estudio se observó que esta agua sigue siendo alta en ARG, ya que persisten durante todo el proceso de tratamiento.

A partir de aquí, el agua destinada a la reutilización potable se purifica aún más gracias al uso de técnicas físicas y químicas avanzadas, incluida la ósmosis inversa, un proceso que utiliza una membrana parcialmente permeable para purificar el agua potable. En un esquema de reutilización indirecta, el agua purificada se volverá a transmitir a un acuífero subterráneo para, más tarde, extraerse y tratarla en una planta de agua potable antes de agregarla al suministro público de agua.

En contraste, en los enfoques de reutilización directa, el agua purificada no regresa a un amortiguador ambiental, sino que permanece dentro del ciclo de agua diseñado, pasando de la planta de tratamiento de aguas residuales a la planta de reutilización de agua, a la planta de tratamiento de agua potable y posteriormente a los grifos.

Observar las diferencias en los ARG entre varias fuentes de agua es increíblemente importante si se consideran los riesgos para la salud que puede haber en el futuro. Dado que las plantas de tratamiento de aguas residuales generalmente no están diseñadas para la eliminación de micropolutantes como los antibióticos, tienden a persistir en los sistemas de tratamiento, lo que lleva a altas densidades de bacterias resistentes a ARG en diferentes etapas del tratamiento.

Cuando esta agua se introduce en un acuífero, donde los ARG ya se producen de forma natural, puede contaminarse con ARG y bacterias resistentes a los antibióticos. Además, para complicar aún más el problema, los ARG se transfieren fácilmente a través de la transferencia horizontal de genes, lo que aumenta el riesgo de patógenos resistentes a los antibióticos.

"Los ARG no están regulados de ninguna manera y son un contaminante emergente desafiante de preocupación debido a nuestra dependencia del tratamiento biológico en el ciclo del agua de ingeniería", dijo Smith. "Debido a que son contaminantes biológicos (pequeños fragmentos de ADN que se liberan al medio ambiente), las bacterias presentes en los ambientes receptores pueden absorberlos, volverse resistentes ellos mismos y perpetuar aún más la propagación de la resistencia".

"Disminuir la propagación global de la resistencia a los antibióticos requerirá un enfoque interdisciplinario que abarque los sistemas ambientales y clínicos. Debemos actuar rápidamente antes de ingresar al llamado 'mundo post-antibiótico' donde las infecciones bacterianas se vuelven imposibles de tratar", han zanjado los investigadores.

La redacción recomienda