Redacción iAgua
Connecting Waterpeople

Según una investigación, un paisaje glaciar fósil podría discurrir por el interior de Namibia

  • investigación, paisaje glaciar fósil podría discurrir interior Namibia
    Valle glaciar que acabó ocupado por el mar en el actual interior de Namibia. (Imagen: Pierre Dietrich/University of Rennes)

Valles que discurren por el hoy desértico noroeste de Namibia se formaron como fiordos cuando África estaba cerca del Polo Sur, aún era parte del supercontinente Gondwana y estaba cubierta de hielo

Una nueva investigación indica que el flujo del hielo cortó la tierra y finalmente abrió valles largos y estrechos que se llenaron de agua de mar y formaron fiordos. De alguna manera, estos antiguos fiordos han evitado ser borrados por la erosión, el levantamiento y otros procesos geológicos que suelen nivelar este tipo de terreno. De hecho, el área está tan bien conservada que los científicos lo han llamado un "paisaje glaciar fósil".

"Quien mira estos valles tiene una instantánea de cómo se veían los fiordos hace 300 millones de años, excepto que el hielo aquí desapareció hace mucho tiempo", dijo en un comunicado Pierre Dietrich, científico de la Universidad de Rennes y autor principal del estudio publicado en Geology.

Los fiordos fósiles fueron tallados hace unos 300 millones de años durante la nevera del Paleozoico tardío, un período en el que el clima de la Tierra era frío y Gondwana estaba en un estado muy glaciar. Hoy en día, existen análogos en los fiordos tallados en hielo de Noruega y Groenlandia. Aunque estos ejemplos modernos son de mayor escala, se cree que los procesos de hielo terrestre son muy parecidos.

"Fue el conocimiento de los sistemas de fiordos modernos lo que nos permitió interpretar los valles de Namibia como paleofiordos", dijo Dietrich en un comunicado.

Esculpidos bajo gruesas capas de hielo que luego se encogieron, los valles aún muestran evidencia de su pasado helado. Los investigadores encontraron rastros de morrenas (acumulaciones de rocas y escombros movidos por el hielo de los glaciares) enlucidos en las paredes del valle. El hielo ha grabado arañazos y surcos en las rocas (estrías) y en otros lugares las esculpió en montículos redondeados (ballenas).

A medida que los glaciares se retiraron, el agua de mar fluyó hacia los fiordos y depositó sedimentos. Los fiordos de Namibia se llenaron lentamente de más y más sedimentos, lo que probablemente desempeñó un papel importante en su preservación. Posteriormente, los procesos erosivos comenzaron a eliminar los sedimentos, dejando atrás la roca más fuerte de los fiordos originales. La fotografía de arriba, tomada por Dietrich, muestra una vista de cerca de uno de los fiordos fósiles exhumados de la región.

"Hoy en día vemos la forma original de los fiordos tal como estaban cuando estaban ocupados por el hielo", dijo Dietrich. "Las estrías se veían tan frescas y vírgenes en Namibia que primero pensamos que habíamos descubierto rastros de glaciares recientes".

El sedimento explica en parte por qué los fiordos se han conservado tan bien, pero los investigadores aún quieren saber cómo este paisaje glaciar escapó a la erosión en un grado tan extremo.

"Se suele pensar que los accidentes geográficos glaciares a gran escala, como los fiordos, son características transitorias, propensas a borrarse rápidamente en escalas de tiempo geológicas, lo que obviamente no fue el caso aquí", dijo Dietrich. "Por tanto, uno podría preguntarse: ¿qué pasará con los fiordos de Groenlandia y Noruega en un futuro lejano?"

Redacción iAgua

La redacción recomienda