Hidroconta
Connecting Waterpeople
Xylem Water Solutions España
ISMedioambiente
ESAMUR
RENOLIT ALKORPLAN
NSI Mobile Water Solutions
KISTERS
Fundación Botín
CAF
Aqualia
Laboratorios Tecnológicos de Levante
LACROIX
Kamstrup
ACCIONA
J. Huesa Water Technology
VisualNAcert
HRS Heat Exchangers
Fundación CONAMA
Confederación Hidrográfica del Segura
Regaber
TecnoConverting
AMPHOS 21
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
FENACORE
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Global Omnium
Innovyze, an Autodesk company
Baseform
Filtralite
Agencia Vasca del Agua
AGS Water Solutions
Gestagua
GS Inima Environment
Aganova
AECID
Barmatec
Catalan Water Partnership
Vector Energy
Schneider Electric
Terranova
Hach
Molecor
Idrica
Red Control
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Rädlinger primus line GmbH
EPG Salinas
Lama Sistemas de Filtrado
Ingeteam
Danfoss
SCRATS
Consorcio de Aguas de Asturias
Likitech
DATAKORUM
TFS Grupo Amper
ICEX España Exportación e Inversiones
Minsait
ADECAGUA
EMALSA
s::can Iberia Sistemas de Medición
TEDAGUA
Sivortex Sistemes Integrals
Almar Water Solutions
Saint Gobain PAM
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
MOLEAER
Hidroconta
Fundación Biodiversidad
Sacyr Agua
ONGAWA
STF
NTT DATA
AGENDA 21500
Asociación de Ciencias Ambientales
Amiblu
Grupo Mejoras

Se encuentra usted aquí

Las sequías hidrológicas pueden persistir hasta 3,5 años aunque llueva

  • sequías hidrológicas pueden persistir 3,5 años aunque llueva
    Ruinas del antiguo pueblo Portomarin emergido por la sequía en el Embalse de Belesar, a 6 de octubre de 2023, en Portomarin, Lugo. (Imagen: Carlos Castro).

Una nueva investigación de UC Riverside muestra que a pesar de que se normalicen las lluvias, el impacto de la sequía puede persistir en arroyos y ríos hasta por 3,5 años.

Hay dos medidas de sequía en los arroyos. Una medida es el nivel total del agua, que se ve afectado por el deshielo y las precipitaciones. Muchos investigadores examinan esta medida. Otra medida es el caudal base, que es la porción del caudal alimentada por agua subterránea.

Son menos los investigadores que examinan las sequías de flujo base y anteriormente no existía una forma precisa de medirlas. Debido a que el flujo base está fuertemente ligado al agua subterránea, y debido a que su falta tiene impactos significativos en la gestión del agua y los servicios ecosistémicos, el equipo de la UCR decidió examinar el flujo base más de cerca.

“La gente suele utilizar la lluvia como indicador de sequía porque es más fácil de medir. Pero hay otros tipos de sequía y cada uno tiene sus propios impactos”, dijo en un comunicado Hoori Ajami, autor correspondiente del estudio y profesor asociado de hidrología de aguas subterráneas en la UCR. “Necesitábamos una nueva forma de ver cuánto tiempo tarda una forma de sequía en convertirse en otra”.

El flujo base pertenece a una categoría de sequía que afecta a arroyos y ríos, llamada sequía hidrológica. Afecta la disponibilidad de agua para actividades como beber, irrigar y bañarse, y afecta la vida silvestre, las plantas y la salud general del ecosistema. Además, una grave sequía hidrológica podría afectar la estabilidad de la infraestructura.

Para desarrollar un método más matizado y específico para la ubicación para definir los inicios y finales de las sequías hidrológicas, el equipo de investigación examinó 30 años de datos de más de 350 ubicaciones en todo Estados Unidos.

Para este estudio, el equipo solo examinó el flujo base de arroyos o ríos que no se vieron afectados por la actividad humana y no cuentan con embalses ni presas.

Sus resultados, publicados en el Journal of Hydrology, muestran que el comienzo y el final de una sequía hidrológica depende de una variedad de factores. Estos incluyen el clima típico de un lugar, así como su geografía.

Hubo una amplia gama de tiempos de retraso entre el final de una sequía de precipitaciones y el final de una sequía de flujo base. En partes de Kansas, los arroyos tardaron 41 meses en recuperarse, mientras que en el área de Arroyo Seco, cerca de Pasadena en California, la recuperación tomó casi un año.

Estos resultados son consistentes con estudios previos que muestran que el agua de los acuíferos subterráneos también sufre un retraso en su respuesta a la falta de precipitaciones. Estos acuíferos suministran el caudal base de los ríos y son una fuente clave de agua para la agricultura. Sin embargo, el bombeo excesivo de agua subterránea durante la sequía podría provocar la formación de sumideros, lo que provocaría el desplazamiento o el colapso de edificios y otras infraestructuras.

"Un mensaje clave que queremos enviar es que la gente debe tener cuidado con el manejo del agua que tienen", dijo Lee. "Debido al aumento de las temperaturas, la sequía del flujo base es cada vez más prolongada y más grave en muchas partes del país. Y debido a que los límites de las cuencas hidrográficas a menudo cruzan fronteras estatales o internacionales, preservar los preciosos recursos hídricos requerirá más cooperación".

Redacción iAgua

La redacción recomienda