Aqualia
Connecting Waterpeople
iAgua Magazine 25
Inscríbete ya a la presentación de iAgua Magazine 25: La gestión del agua en Europa, el próximo 18 de diciembre.

En EEUU preocupa el riesgo de contaminación intencionada o natural de las redes de abastecimiento

723
  • EEUU preocupa riesgo contaminación intencionada o natural redes abastecimiento

Sobre la Entidad

Everis Ingeniería
Empresa dedicada a diferentes campos de la consultoría e ingeniería del agua y particularmente a la tecnología del agua. Ha desarrollado proyectos en protección de infraestructuras críticas de abastecimiento y monitorización de la contaminación.
Minsait
· 723

El agua es un componente básico de la vida cotidiana, nuestra salud y la salud del medioambiente dependen de disponer de un agua segura y limpia. Proteger este recurso vital es un aspecto crítico para una vida saludable y segura.

La contaminación de los sistemas de distribución de agua, puede producirse por causas accidentales, por ejemplo el huracán Sandy o accidentes industriales, o puede producirse de forma intencionada por personas o grupos con el objetivo de causar daño.

El aumento de los desastres naturales, del potencial de accidentes industriales o del riesgo de contaminación intencionada ha llevado a las compañías de distribución de agua a identificar la necesidad de probar a escala real las herramientas de seguridad existentes.

En los Estados Unidos, conforme a la Ley de Agua Potable (Safe Water Drinking Act), son las empresas de distribución de agua las responsables de garantizar la calidad del agua potable, siendo función de la Agencia de Protección Medioambiental (Environmental Protection Agency, EPA) el colaborar en la protección de estos sistemas de distribución frente a posibles contaminaciones y para limpiar los sistemas que pudieran verse contaminados.

La posibilidad de utilizar un sistema real para hacer cualquier cosa que queramos nos permitirá ampliar el rango de la investigación en cuanto a contaminación y descontaminación de los sistemas de distribución de agua

La existencia de la necesidad de probar a escala real las herramientas de seguridad y la prioridad que la EPA da al desarrollo de la ciencia y la ingeniera necesarias para la detección y la descontaminación de las redes de distribución de aguas han dado lugar a la colaboración de la EPA con el Laboratorio Nacional de Idaho (Idaho National Laboratory, INL) para la construcción del Banco de Pruebas de Seguridad Hídrica (Water Security Test Bed, WSTB) que duplica, a escala real, un sistema de distribución de agua municipal.

El WSTB construido incluye aproximadamente 135 metros de tubería de fundición dúctil, con recubrimiento interior de cemento, de 200 mm de diámetro de fundición  procedentes de un sistema real con 20 años de antigüedad. Estas conducciones se han dispuesto en forma de L, con dos hidrantes, y se han instalado sobre el terreno para facilitar el acceso a las mismas durante las pruebas, la detección de posibles fugas y la retención de los posibles vertidos para proteger las aguas subterráneas.

El WSTB permite el estudio a escala real del comportamiento de la red de distribución, permitiendo la inyección de contaminantes que no sería posible en una red en operación permitiendo investigaciones sobre el uso de sensores de calidad del agua o sobre el desarrollo de películas biologías en las conducciones – que tipo de organismos colonizan las infraestructuras y cuál es su afección a la calidad del agua. Asimismo permitiría a los investigadores evaluar las tecnologías de descontaminación de redes previamente probadas a escala piloto como parte del programa de investigación en seguridad doméstica de la EPA (EPA Homeland Security Research, HSRP) y de las tecnologías de tratamiento de estas aguas contaminadas para su correcta gestión al disponer de una laguna en la que pueden almacenarse hasta 106 metros cúbicos.

El sistema está equipado con un SCADA plenamente operativo, análogo a los empleados en los sistemas de distribución reales, lo que permite evaluar las ciber-amenazas, como esto sistemas pueden hackearse y cuál puede ser el impacto de estas acciones de cara a dotarlos de una mayor seguridad.

Por último, también podrán evaluarse las tecnologías de descontaminación de la fontanería y accesorios domésticos en un edificio adyacente.

Durante los próximos años, la EPA y los investigadores asociados llevara a cabo en este sistema a escala real, experimentos utilizando diversos materiales biológicos, químicos y radioactivos que simularan distintos episodios de contaminación de cara a probar distintos sistemas de detección, sensores y modelos de detección, las tecnologías de descontaminación y de tratamiento de aguas contaminadas, ciberseguridad cuyos resultados podrán compararse con los resultados en laboratorio y a escala piloto para confirmar la validez de los mismos.

La posibilidad de realizar ensayos en un entorno del mundo real permitirá identificar los déficits de investigación y ayudara a entender las condiciones de operación en situaciones reales.