Aqualia
Connecting Waterpeople
Saleplas
DAM-Aguas
Minsait
Bentley Systems
NaanDanJain Ibérica
Global Omnium
Consorcio de Aguas de Asturias
Idrica
Blue Gold
AZUD
Insituform
Aganova
Elliot Cloud
Grundfos
IAPsolutions
Baseform
BACCARA
Molecor
Gestagua
Agencia Vasca del Agua
Confederación Hidrográfica del Segura
Fundación Botín
Lama Sistemas de Filtrado
DuPont Water Solutions
Likitech
LACROIX
Cajamar Innova
Smagua
Grupo Mejoras
Filtralite
Asociación de Ciencias Ambientales
Rädlinger primus line GmbH
Schneider Electric
Aqualia
s::can Iberia Sistemas de Medición
Fundación We Are Water
GS Inima Environment
SCRATS
ABB
TecnoConverting
Isle Utilities
ADECAGUA
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Barmatec
UPM Water
TEDAGUA
BELGICAST by TALIS
Sacyr Agua
Hach
HANNA instruments
FENACORE
ESAMUR
FLOVAC
biv Innova
ACCIONA
Regaber
Fundación CONAMA
J. Huesa Water Technology
Saint Gobain PAM
EMALSA
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
ICEX España Exportación e Inversiones
STF
Laboratorios Tecnológicos de Levante
ISMedioambiente
Terranova
Redexia network
Kamstrup
Innovyze, an Autodesk company
Elmasa Tecnología del Agua
Xylem Water Solutions España
ITC Dosing Pumps
Catalan Water Partnership
CAF
Aigües Segarra Garrigues
Ingeteam
NOVAGRIC
Miya Water
VisualNAcert
Vector Motor Control
Control Techniques
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
EPG Salinas
Almar Water Solutions
UNOPS
Prefabricados Delta
AGENDA 21500
Hidroconta
IIAMA
Cibernos
Fundación Biodiversidad
AECID
Ulbios
Red Control

Arranca el proyecto EMBER liderado por FACSA

  • Arranca proyecto EMBER liderado FACSA
  • El programa busca desarrollar un sistema de monitorización automática del estado de los cojinetes de empuje en bombas sumergidas.

Sobre la Entidad

FACSA
Perteneciente al Grupo Gimeno, se fundó en Castellón en el año 1873 para dotar a la ciudad de una moderna red de abastecimiento. Desde entonces, ha diversificado sus actividades y consolidado su presencia en varias comunidades autónomas.
Molecor

Encontrar o definir magnitudes eléctricas derivadas de las tensiones y corrientes medidas en superficie que puedan presentar una correlación con el estado de desgaste de los cojinetes de empuje en bombas completamente sumergidas. Este es el principal objetivo del proyecto EMBER liderado por FACSA, que el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y los fondos FEDER han concedido en la convocatoria Retos Colaboración.

La ventaja de este método, que desarrollarán de forma cjunta FACSA, la Universidad Politècnica de València y la Universidad de Valladolid, se centra en que se basa en una medida no invasiva que se puede realizar enon la superficie, no siendo necesario instalar sensores en el sistema sumergido.

Los cojinetes de empuje o axiales son un elemento crucial en los sistemas de bombeo, especialmente en bombas con eje vertical, cuando situados en la parte inferior, sostienen el peso de todos los elementos móviles, incluido el fluido de trabajo. Dichos cojinetes, dotados de un elemento fijo formado por un conjunto de pastillas, y un elemento móvil de cuerpo sólido, sufren un desgaste que hay que monitorizar. En caso contrario, esto puede provocar el fallo del cojinete que deriva en un fallo masivo y catastrófico del motor.

Concretamente, el desgaste puede aumentar hasta provocar un aumento de la fricción tal que se produzca una sobrecarga no prevista por las protecciones del motor, o causar el desprendimiento de fragmentos del cojinete que, tras circular por el fluido refrigerante, impacten en el aislante del estator del motor. En ambos casos hay que rebobinar el motor, siendo el coste del mantenimiento muy distinto al mero cambio del cojinete d​esgastado.

En bombas de superficie, el desgaste se suele monitorizar mediante un sensor de proximidad entre los elementos fijo y móvil del cojinete. No obstante, en las bombas que trabajan completamente sumergidas en su fluido de trabajo, como en pozos de agua potable, en plantas depuradoras o extracciones petrolíferas, donde los sensores de proximidad no pueden ser utilizados y tampoco es viable la medida de vibraciones.

La solución que a día de hoy aplica la industria es la monitorización de la temperatura de trabajo del motor, pero esta depende de otros factores, además de no tener una sensibilidad suficiente respecto al estado del cojinete.​

Redacción iAgua

La redacción recomienda