Aqualia
Connecting Waterpeople
ISMedioambiente
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Blue Gold
Fundación CONAMA
Insituform
NOVAGRIC
Kamstrup
Control Techniques
Fundación Botín
ESAMUR
FENACORE
AECID
GS Inima Environment
Gestagua
AZUD
BACCARA
Xylem Water Solutions España
Filtralite
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Red Control
Aganova
Almar Water Solutions
Molecor
Lama Sistemas de Filtrado
Catalan Water Partnership
Isle Utilities
ITC Dosing Pumps
VisualNAcert
Idrica
Minsait
biv Innova
Sacyr Agua
Redexia network
ABB
TecnoConverting
EMALSA
Saleplas
Elliot Cloud
ICEX España Exportación e Inversiones
Bentley Systems
Confederación Hidrográfica del Segura
Cajamar Innova
Elmasa Tecnología del Agua
Barmatec
TEDAGUA
HANNA instruments
EPG Salinas
Grupo Mejoras
Baseform
Vector Motor Control
J. Huesa Water Technology
DuPont Water Solutions
Miya Water
CAF
IAPsolutions
s::can Iberia Sistemas de Medición
FLOVAC
UNOPS
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Fundación Biodiversidad
Agencia Vasca del Agua
Schneider Electric
Hach
ACCIONA
Prefabricados Delta
Likitech
Rädlinger primus line GmbH
AGENDA 21500
Asociación de Ciencias Ambientales
Regaber
LACROIX
IIAMA
Ulbios
Saint Gobain PAM
Consorcio de Aguas de Asturias
Aigües Segarra Garrigues
BELGICAST by TALIS
Fundación We Are Water
DAM-Aguas
Grundfos
Hidroconta
Ingeteam
Cibernos
SCRATS
Aqualia
STF
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Global Omnium
UPM Water
NaanDanJain Ibérica
ADECAGUA

¿Está Asia mejor preparada para hacer frente a los desastres naturales?

  • Pero hay que seguir trabajando para reforzar la resiliencia.

Sobre la Entidad

FAO
Alcanzar la seguridad alimentaria para todos y asegurar que las personas tengan acceso a alimentos de buena calidad que les permitan llevar una vida activa y saludable es la esencia de las actividades de la FAO.
ABB

Diez años después de que el peor desastre natural que se recuerda en el mundo azotase las costas del sur y sudeste de Asia, los países de la región están mejor preparados para hacer frente a tragedias como el tsunami del Océano Índico, pero todavía hay margen de mejora, afirmó hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En diciembre de 2004, el tsunami se cobró la vida de más de 200.000 personas y destrozó los medios de subsistencia de alrededor de 1,4 millones de supervivientes, al dañar o destruir campos, estanques de peces, barcos, artes de pesca y ganado de los que dependían en su totalidad los sistemas de producción alimentaria.

En muchos casos, comunidades pesqueras enteras fueron destruidas –al igual que la agricultura costera- cuando las poderosas olas del tsunami aplastaron barcos de pesca e incluso arrojaron grandes buques arrastreros al interior, para dejarles donde una vez pastaban los animales y donde se cultivaban arroz y hortalizas.

Todavía hay margen de mejora

"Una década más tarde, mientras que los eventos que conmemoran el aniversario del tsunami recuerdan la tragedia humana, la FAO examina las lecciones aprendidas en la mitigación de daños a los medios de vida agrícolas, la seguridad alimentaria y la nutrición provocados por este tipo de eventos naturales y climáticos", señaló Hiroyuki Konuma, Director General Adjunto de la FAO y Representante regional para Asia y el Pacífico.

"Lo que nosotros y nuestros países miembros –añadió- hemos aprendido y lo que vemos realizado, es impresionante, pero todavía hay mucho que se puede y se debe hacer para prevenir y mitigar los desastres".

Publicidad

La región de Asia y el Pacífico, la más vulnerable a los desastres naturales y climáticos

Durante el período de diez años entre 2003 y 2013, unos 200 millones de personas en Asia y el Pacífico se vieron afectados cada año por desastres naturales que van desde el tsunami de 2004 a ciclones, inundaciones y tifones. En aproximadamente el mismo período (2001-2010), el costo de estos desastres para la región tuvo un promedio de 34 000 millones de dólares EEUU al año.

Mientras que algunos de los países miembros más afectados por el tsunami del Océano Índico están ahora mejor preparados ante los desastres y en mejor posición para responder, un reciente taller patrocinado por la FAO con los miembros de la Asociación de naciones del Sudeste asiático (ASEAN) puso de relieve las acciones adicionales que se necesitan para aumentar aún más la resiliencia ante los desastres.

El taller concluyó que los efectos del rápido crecimiento demográfico y la urbanización, junto con una base de recursos naturales erosionada y el cambio climático, implican que los eventos provocados por el clima plantean el mayor riesgo para la región de la ASEAN.

Durante el período entre 2003 y 2013, unos 200 millones de personas en Asia y el Pacífico se vieron afectados cada año por desastres naturales

Entre sus recomendaciones, el taller realizó un llamamiento para una mayor participación de todos los sectores afectados: agricultura, ganadería, pesca, acuicultura y silvicultura -sectores productivos especialmente críticos en las que el progreso debe ser firme- en la construcción de procesos de políticas nacionales y regionales proactivos para la reducción y gestión de los riesgos de desastre. También se señaló que es necesario un claro compromiso financiero para promover el desarrollo de capacidad en los organismos competentes de los distintos sectores.

Una prioridad debe ser mejorar el desglose de datos sobre los sectores y medios de vida afectados y mejores evaluaciones y monitoreo de riesgos. El taller también instó a los países a ir más allá de los peligros naturales al abordar la exposición al riesgo y la vulnerabilidad de los agricultores, pescadores y las comunidades dependientes de los bosques, y considerar otras amenazas como la degradación de los ecosistemas marinos y del medio ambiente. Se requiere transferir el conocimiento y la tecnología sobre la reducción del riesgo a nivel local para empoderar a las personas más vulnerables y en mayor riesgo.

Muchas lecciones aprendidas

Antes del tsunami, las actuaciones de los países eran más reactivas que proactivas, enfocadas en el ahorro de vidas humanas y luego en la recuperación. Desde entonces, se ha producido un cambio de paradigma hacia dar igual importancia a la reducción anticipada del riesgo de peligros múltiples y la prevención y mitigación de desastres naturales.

Los sistemas de alerta temprana ante desastres y las rutas de evacuación para tsunamis bien señaladas existen ahora en algunos países, como Tailandia, que, después del tsunami, estableció el Departamento Nacional de Prevención y Mitigación de Desastres.

Los sistemas de alerta temprana ante desastres y las rutas de evacuación para tsunamis bien señaladas existen ahora en algunos países

"Está claro que muchos países de la región están ahora mejor preparados para reducir los riesgos y mitigar los daños de desastres naturales como tsunamis y tifones y proteger sus sistemas agrícolas y alimentarios", explicó Konuma. "El ejemplo más reciente es el tifón Hagupit, que azotó Filipinas a principios de este mes, donde los primeros avisos de las autoridades a agricultores y pescadores para tomar acciones preventivas contribuyeron a asegurar que el daño haya sido mucho menos grave que un año antes, cuando el tifón Haiyan arrasó el centro del país".

Otros países en la región de la ASEAN han tomado medidas sobre reducción y mitigación del riesgo de desastres. En la capital camboyana, Phnom Penh, se han construido diques de protección contra las crecidas y existe un sistema nacional de alerta temprana para inundaciones. En 2010, el Primer Ministro de la República Democrática Popular Lao emitió un Decreto sobre la Estrategia Nacional de Cambio Climático. En Viet Nam, ha sido aprobada una ley de Prevención y Control de Desastres Naturales y en 2007 se desarrolló una estrategia nacional para la prevención, respuesta y mitigación de desastres naturales.

Respuestas de la FAO

Al igual que otras organizaciones, la FAO no tardó en responder a las necesidades de los países afectados tras el tsunami de 2004. Gracias a la generosa contribución de sus socios, la FAO puso en marcha un amplio programa de respuesta de emergencia y recuperación para apoyar a los gobiernos de Indonesia, Sri Lanka, Tailandia, Maldivas, Myanmar, Seychelles y Somalia.

La FAO no tardó en responder a las necesidades de los países afectados tras el tsunami de 2004

La experiencia técnica de la FAO se centró en la protección, restauración y mejora de los medios de subsistencia agrícolas y pesqueros de las comunidades costeras afectadas. Este apoyo estuvo dirigido principalmente a remplazar los activos perdidos y, al mismo tiempo, promover el uso racional de los recursos naturales, ayudando a evitar la restauración de la capacidad de pesca excesiva antes del tsunami en Aceh (Indonesia) y en Sri Lanka, y con ello un mayor agotamiento de las poblaciones de peces.

En las Maldivas, la FAO trabajó con las autoridades locales para ayudar a los isleños a recuperar los suelos contaminados con agua salada, que mató a muchos árboles frutales.  Aunque estaban todavía disponibles peces y cocos, esta pérdida de fruta suponía una grave amenaza para la nutrición.

La FAO, junto con sus socios, ayudó a los pescadores y los agricultores a reconstruir sus medios de vida para hacerlos mejor que antes, fortaleciendo a la vez su resiliencia y las economías locales.

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda

23/07/2021 · Agro · 51

Luis Nicolás Loyola (FAO): "En Latinoamérica tenemos un déficit importante de infraestructuras"