Fernando Fernández-Polanco aboga porque los planes para racionalizar el agua empiecen por atacar el consumo agrícola

206
0
206
  • El catedrático Fernando Fernández-Polanco
  • El catedrático de Ingeniería Química de la Universidad de Valladolid Fernando Fernández-Polanco ha abogado este miércoles porque los planes para racionalizar el agua en España empiecen por atacar el consumo que realiza de este bien la agricultura.
  • Así lo ha afirmado con motivo de su conferencia 'Las huellas del agua' dentro del ciclo que desarrolla la Universidad de Cantabria (UC) en su actividad estival en Laredo.

(Europa Press) El catedrático de Ingeniería Química de la Universidad de Valladolid Fernando Fernández-Polanco ha abogado este miércoles porque los planes para racionalizar el agua en España empiecen por atacar el consumo que realiza de este bien la agricultura.

Así lo ha afirmado con motivo de su conferencia 'Las huellas del agua' dentro del ciclo que desarrolla la Universidad de Cantabria (UC) en su actividad estival en Laredo.

Fernández-Polanco ha asegurado que "el gran consumo de agua de nuestro país" - más del 80% - "se utiliza en agricultura", explicando que la mayor parte de la superficie de España es seca y que, por tanto, "se emplean ingentes cantidades de agua para el regadío", cuando muchos de esos usos "son de bajo valor añadido".

el gran consumo de agua de nuestro país, más del 80%, se utiliza en agricultura

El catedrático ha manifestado que España "hace un uso doméstico del agua más elevado que el resto de Europa" y ha puesto de ejemplo a Dinamarca y Noruega, cuyo consumo es de 100 litros diarios, mientras que en España, ha asegurado Fernández-Polanco, se ronda los 200 litros. "Estamos usando el agua de forma no adecuada", ha añadido.

El problema, ha señalado Fernández-Polanco -quien recibió en el año 2000 el Premio Internacional Augusto González de Linares de Medio Ambiente otorgado por la UC y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria- radica en que "el agua es demasiado barata" y por eso, ha continuado, "no tenemos ningún cuidado y hacemos un consumo poco racional".

Para el catedrático, una de las soluciones pasa por hacer un control mediante contadores en cada hogar. "Todo lo que te pases per cápita queda perfectamente reflejado", ha expresado. Además ha hablado de las piscinas como "grandes consumidoras de agua", no solo porque tengan que llenarse o vaciarse de vez en cuando, sino "por todo el agua que se evapora y hay que reponer". Respecto al papel que juegan los órganos locales o regionales para controlar el mal uso del agua, ha asegurado que "existe permisividad".

Campos de golf

Todos los años, en la época estival, surge el debate sobre si se debería o no utilizar agua para regar campos de golf dada la sequía que usualmente asola el Sur de España. Bajo la opinión de Fernández-Polanco, "regar campos de golf con agua de calidad, que podría ser el que nosotros utilizamos para beber, es una aberración completa".

el agua es demasiado barata

En cambio, ha explicado que "regarlos con el agua residual tratada es una opción técnicamente viable y socialmente aceptada". Los usos recreativos del agua en general, ha afirmado el catedrático, "se tienen que hacer con agua de menos calidad, porque el tema fundamental es hacer un uso racional" y ha asegurado que "ya se está haciendo en varios sitios".

En España, además, existe un problema añadido: las construcciones de viviendas realizadas en el Sur cerca de los cauces de los ríos que se inundan en épocas de altas precipitaciones, en las que hay una planificación "absolutamente nefasta" de la construcción y se ha edificado en lugares que estaban "totalmente desaconsejados".

"Estamos pagando el cretinismo de edificar donde no se podía edificar", ha expresado el catedrático, indicando que "la culpa es de que el arquitecto municipal de turno es un sinvergüenza" y dio permiso para levantar viviendas en cauces y riveras que "tradicionalmente cuando llueve alcanzan un nivel que es en el que ahora hay hogares".

Reparto desigual

Fernández-Polanco ha explicado que el agua en África y algunos lugares de Latinoamérica "es un vector de transmisión de enfermedades" que provoca, junto con la falta de este bien, que en estos momentos "muera más gente por enfermedades transmitidas por el agua que por cualquier otra causa, incluso por encima de las hambrunas".

"La ingeniería hidráulica no ha evolucionado desde la época Romana", ha considerado el catedrático, pues "la forma de transportar agua sigue siendo básicamente la de acueductos y poco más". Incluso las cloacas romanas, ha explicado , "son exactamente iguales que las redes de saneamiento que se hacen en estos momentos en las ciudades".

Parece lógico pensar que es una forma sencilla de que el agua llegue a toda la población mundial, pero, en palabras de este experto, "es una cuestión socio político económica". "No podemos hablar solo de agua, también de alimento, salud, educación", ya que, "la realidad es que a los países desarrollados no les interesa que los del Tercer Mundo que salgan de su miseria", ha concluido. 

Comentarios