Connecting Waterpeople
Premios iAgua 2020

Filtralite® Air, la tecnología para el tratamiento de olores en EDAR ya implantada en Europa

1
489
  • Filtralite® Air, tecnología tratamiento olores EDAR ya implantada Europa
    Detalle de los gránulos de Filtralite® Air.
  • Sus bajos costes operativos, gran rendimiento y baja inversión inicial lo hacen imbatible.
Un contenido de:Carlos de Juan
Descargar artículo en PDF
Iniciar sesión

Sobre la Entidad

Filtralite
Filtralite® es la marca registrada de todos los productos de arcilla expandida utilizados como medio filtrante fabricados por Leca Noruega en su planta de Rælingen (Noruega).

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
· 489
1

Uno de los hándicaps de la depuración de aguas residual es la generación de malos olores. Esto ha dado pie a que las EDAR de nueva construcción, y aquellas existentes en zonas sensibles, hayan instalado sistemas de tratamiento de olores. Mayoritariamente los compuestos que causan olores provienen de los procesos de digestión biológica de la propia EDAR. El sulfuro de hidrógeno (H2S) y los mercaptanos son los principales responsables. Además de ser un riesgo para la salud del personal de la EDAR, estos compuestos tienen un fuerte poder de corrosión.

Los países nórdicos han aprobado hace más de una década regulaciones estrictas sobre olores de aplicación en EDAR, que serán de aplicación en España y Latinoamérica a corto y medio plazo. La gestión del mal olor se ha convertido en un importante reto ambiental y económico. En este marco, y desde prácticamente el comienzo del desarrollo de la tecnología de desodorización en las EDAR nórdicas, el lecho Filtralite® Air bajo un enfoque de biofiltro percolador (biotrickling), ha sido la alternativa a las limitaciones de las tecnologías existentes.

Las tecnologías de tratamiento de olores se encuadran en dos categorías: físico-químicas (lavado químico o sistemas de adsorción) y biológicas (biofiltros y biofiltros percoladores). De forma predominante –por familiaridad con la industria química tradicional– se ha impuesto el enfoque químico en España: lavado químico y el carbón activo. Ambas soluciones presentan unos costes operativos muy elevados que las vuelven insostenibles. Esto ha derivado en que los operadores en muchos casos se vean obligados a dejar fuera de servicio los sistemas de desodorización.

El lecho Filtralite® Air bajo un enfoque de biofiltro percolador ha sido la alternativa a las limitaciones de las tecnologías existentes

Los datos sobre valor actual neto (VAN) que aportan diversos estudios técnicos comparativos entre tecnologías, revelan que el enfoque químico tiene costes anuales de explotación entre un 250% y 450% superiores a las soluciones biológicas. En contrapartida, los costes operacionales anuales por capacidad de tratamiento instalada de los biofiltros percoladores en EDAR, con la tecnología Filtralite® Air, rondan el 1 €/m3h. Este valor se aleja de los 7 €/m3h del carbón activo. La disponibilidad de agua proveniente de la salida del secundario de la EDAR, con los nutrientes que esta aporta, hacen que el enfoque de biofiltro percolador con Filtralite® Air haya sido prevalente en el norte de Europa. En lo referente a rendimientos, la tecnología Filtralite® Air en biofiltración es especialmente resiliente a incrementos de H2S, a diferencia de las soluciones químicas.

La correcta elección del lecho filtrante es la clave de la biofiltración. Hay tres factores fundamentales a tener en cuenta, y en los que Filtralite® Air es sobresaliente: disponibilidad de una gran área de contacto superficial, baja pérdida de carga para poder filtrar grandes volúmenes de aire y, finalmente, estabilidad y durabilidad en el tiempo.


Detalle de la superficie porosa de Filtralite® Air.

Filtralite® Air está compuesto por gránulos de material a base de una arcilla expandida, altamente porosos y con una superficie específica enorme. Es, en pocas palabras, el carrier perfecto para el crecimiento de una biopelícula. Se trata de un material transformado industrialmente, del cual se obtienen 5 m3 de producto final a partir de 1 m3 de materia prima. Esta relación de uno a cinco tiene un impacto muy positivo en el ciclo de vida del producto, lo que se potencia al tratarse de un material reciclable terminada su vida útil.

Tradicionalmente, en España y Latinoamérica en la biofiltración de aire se han utilizado materiales de origen vegetal –normalmente subproductos de actividad forestal– con el objeto de hacer el aporte de nutrientes y materia orgánica. Sin embargo, estos se descomponen muy rápidamente, produciendo obstrucciones, colmataciones y colapsos del sistema en poco tiempo. Lo que redunda en la necesidad de reemplazar el material de relleno, con una frecuencia muy alta y unos costes operativos disparados. Por contra, Filtralite® Air, al ser un material cerámico, tiene una durabilidad garantizada de más de 15 años.

A nivel de ejecución, la ligereza del material reduce los costes de construcción, llenado y remplazo, ya que puede ser bombeado

A nivel de ejecución, la ligereza del material reduce los costes de construcción, llenado y remplazo, ya que puede ser bombeado. Esta misma propiedad minimiza también el empuje vertical y horizontal del relleno, posibilitando que los materiales de las paredes del biofiltro no sean de hormigón armado.

Filtralite® Air, además de trabajar como carrier para la formación de una biopelícula, gracias a su composición superficial, tiene capacidad auto-catalítica que da lugar a la adsorción de contaminantes, especialmente de H2S. La adsorción de H2S comienza desde el primer día, aunque la biopelícula no se haya formado. Esto optimiza el arranque del biofiltro y también la caída de rendimiento por paradas. Estructuralmente, Filtralite® Air está compuesto por diferentes óxidos metálicos que pueden adsorber H2S y otras moléculas orgánicas. En condiciones adecuadas de humedad y tiempos de contacto, Filtralite® Air puede emplearse en el tratamiento de olores con enfoque puramente químico, sin biopelícula.

Filtralite® Air, gracias a su composición superficial, tiene capacidad auto-catalítica que da lugar a la adsorción de contaminantes

Filtralite® Air tiene un dilatado número de referencias tratando aire en EDAR del norte y centro Europa, con plantas en operación desde hace dos décadas y un histórico de costes operativos y rendimientos sobradamente respaldado. Una de las primeras referencias de su aplicación es la EDAR de BEVAS (Oslo) que trata 300.000 m3/día de aguas residual urbana. El sistema de tratamiento de malos olores depura bajo el enfoque de filtro (humectación puntual) más de 50.000 Nm3/hora en un biofiltro con una superficie de 500 m2 y 1 metro de profundidad de lecho. En BEAS se opera con un rendimiento de remoción altísimo y unos costes operativos mínimos desde 2001.

En conclusión, Filtralite® Air es la tecnología más promisoria para la remoción de olores bajo un enfoque de sostenibilidad económica en EDAR.

La redacción recomienda

13/11/2019 · Digitalización · 44 2

"Llevamos 350 años en el mercado porque parte de nuestro ADN pasa por la innovación"

14/07/2019 · Tratamiento del Agua · 122 1

Claves del tratamiento del agua en la agricultura