El PSPV pregunta en el Congreso sobre las autorizaciones para aplicar el 'fracking' en la Comunitat

48
0
48
  • Susana Ros ha recordado que Montero Energy Co. presentó tres proyectos y solicitó licencia a la Generalitat para la investigación sobre la aplicación de esta técnica en las comarcas de El Maestrat y Els Ports

El PSPV ha presentado una batería de preguntas en el Congreso dirigidas al Gobierno respecto a las autorizaciones para la aplicación de la técnica del 'fracking' --fractura hidráulica para extraer petróleo-- en cualquiera de los municipios de la Comunitat Valenciana.

Así lo ha anunciado en un comunicado la diputada socialista por Castellón en el Congreso de los Diputados Susana Ros, quien ha recordado que la empresa Montero Energy Corporation presentó a finales de 2012 tres proyectos y solicitó licencia a la Generalitat para la investigación sobre la aplicación de esta técnica en las comarcas castellonenses de El Maestrat y Els Ports.

En esta línea, ha resaltado que se trata de una zona "que supera las 195.000 hectáreas y afecta a 41 municipios de la provincia de Castellón, lo que supone el 29,4 por ciento de la superficie de la provincia".

Además, la diputada ha alertado de que existen "numerosos estudios" que señalan "la peligrosidad" de este método en cuanto a la contaminación de los acuíferos, "así como la posibilidad de que pudieran provocarse seísmos debido a estas perforaciones".

En este sentido, ha indicado que el 'fracking' ha llegado a provocar "graves problemas medioambientales, como aguas contaminadas de ríos, lagos y acuíferos, así como en el suministro de agua potable para el consumo humano en las regiones donde se ha utilizado". Por estas razones, desde el PSPV reivindican que la Comunitat sea un territorio "libre" de esta técnica de extracción.

"Modelo Tóxico"

Susana Ros ha incidido en que la aplicación de la fractura hidráulica es "inoportuna" para la provincia de Castellón, ya que "buscar la existencia del petróleo en el interior de Castellón pone en riesgo la salud de las aguas subterráneas y eso es sagrado, intocable".

"El futuro no se construye sobre la base de un modelo peligroso y tóxico", ha advertido la socialista, que ha agregado que "las instituciones democráticas han de saber interpretar cuál es el sentimiento de los ciudadanos". 

Comentarios